Inicio » Opinión » Análisis » La nueva alianza judeo-cristiana

La nueva alianza judeo-cristiana

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Columna de opinión: En un período en el que judíos y cristianos tienen un enemigo común en forma de islamismo radical, los funcionarios israelíes deben entender el gran potencial de la construcción de relaciones con la Iglesia Católica.

Por Yossi Shain

Papa Fco IsraelEn todo Oriente Medio, en África y Asia, los cristianos están expuestos a la violencia y el terror por parte de grupos islámicos radicales. El asesinato en masa de los cristianos y el secuestro de niñas cristianas por Boko Haram en Nigeria, la masacre de los cristianos y la esclavitud de las hijas de Siria e Irak, así como el horrible asesinato de los estudiantes cristianos en un campus en el este de Kenia – después de una brutal selección entre ellos y los identificados como musulmanes – son sólo una parte de las dificultades de las minorías cristianas en el mundo.

Durante muchos años, los elementos de la Iglesia Católica y Jesuíticas en los campus de Estados Unidos han tratado de restar importancia a la batalla del Islam radical contra el cristianismo, optando por tratar el asesinato de cristianos de mala gana, por el deseo de proporcionar un ejemplo de evitar la violencia, de neutralidad y de amor al prójimo y alentando el diálogo intra-religioso. Pero todo eso se convirtió en clichés de rendición moral y debilidad política vis-à-vis grupos islámicos crueles, y algunos dicen que la moderación de la Iglesia, de hecho, autorizó la matanza en curso.

 

Recientemente se han producido señales de que el mundo cristiano en general, y la Iglesia Católica, en particular, están cambiando de dirección. El representante del Vaticano en las Naciones Unidas ha pedido la intervención militar contra las fuerzas del Estado Islámico en Irak, e incluso el Papa Francisco ha dado a entender que existe la necesidad de usar la fuerza militar.

 

La reciente declaración del Papa sobre el holocausto armenio durante la época del imperio otomano es particularmente interesante: Fuentes del Vaticano creen que la Iglesia ve su fracaso actual en el tratamiento de la violencia anti-cristiana como una continuación de su fracaso en el pasado para condenar la matanza de armenios como un genocidio por motivos religiosos.

 

Por otro lado, parece que hay una construcción de relaciones con el pueblo judío y el Estado de Israel. En 1904, cuando Theodor Herzl se volvió hacia el Papa Pío X y pidió a la Iglesia que reconociera el sionismo, el Papa respondió: “Los judíos no han reconocido a nuestro Señor, por lo tanto no podemos reconocer al pueblo judío.”

 

Papa Fco Monte herzlDespués del Holocausto, y desde el establecimiento del Estado de Israel, la Iglesia ha experimentado una revolución teológica-política: En 1964 reconoció las injusticias del antisemitismo. Más tarde, la aceptación de los judíos llevó al reconocimiento y la normalización de relaciones con el Estado de Israel y visitas de Papas a Jerusalén.

La visita del Papa Francisco a la tumba de Herzl en 2014 llevaba un significado histórico especial de reconocimiento Católica del derecho del pueblo judío a la soberanía en su tierra.

 

No todo el mundo en Israel entiende la profundidad del cambio y sus ramificaciones internacionales. “Nuestra relación con la Iglesia es muy importante”, dice de Roma el rabino jefe Riccardo Di Segni, “pero Israel se está ocupando de este tema a nivel de escuela primaria.”

 

Fuentes en el Vaticano y en el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí también han subrayando el gran potencial de la construcción de relaciones, que apunta a la creciente curiosidad entre los creyentes católicos sobre “sus hermanos judíos”.

 

Pero el establecimiento rabínico en Israel apenas se ocupa de los cristianos. Di Segni dijo que los rabinos que se supone que deben manejar las relaciones entre las religiones “carecen de la comprensión histórica”, mientras que los diplomáticos “carecen de la comprensión teológica”.

 

Israel tiene un embajador en el Vaticano, pero los funcionarios del Estado deben entender que en muchos lugares del mundo se nos percibe como una entidad soberana con una enorme importancia teológica. En Europa y en el Tercer Mundo, el Papa Francisco es un jugador importante en la condena del nuevo antisemitismo. “Debido a nuestras raíces comunes”, dijo recientemente, “un verdadero cristiano no puede ser antisemita”.

 

En un período en el que nosotros y los cristianos tenemos un enemigo común en forma de islamismo radical, debemos recordar la importante declaración del teólogo Joseph Dan: “Una sociedad que conforma su propia imagen también debe prestar atención a la forma en que es percibida por aquellos que la observan desde el exterior”.

Fuente: Ynetnews

Traducción: Silvia Schnessel

Silvia Schnessel

Silvia Schnessel es corresponsal de Enlace Judío en España. Docente y traductora, maneja el español, el hebreo, el francés, el inglés y el catalán. Es amante del periodismo, del sionismo y de Israel. seguir leyendo

Artículos de Silvia Schnessel

1 Comment

  1. Ephrain Diaz Saianz dice:

    quiero que asi se comente pues es la verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend