Inicio » Judaísmo » Segulot: los beneficios de la actividad física según Maimónides

Segulot: los beneficios de la actividad física según Maimónides

En el cuarto capítulo de MT, Hiljot De’ot, Maimónides dice que mantener un cuerpo fuerte y saludable ayuda a prevenir la enfermedad, permitiéndonos servir a HaShem con todas nuestras fuerzas. “Siendo que mantener un cuerpo sano y saludable es parte de nuestro servicio a Dios , ya que uno no puede entender o tener conocimiento del Creador si está enfermo, por lo tanto, uno debe evitar todo aquello que daña al cuerpo y acostumbrarse a lo que es saludable y ayuda al cuerpo fortalecerse.” Hiljot De’ot, 4:1

RABI YOSEF BITON

En ese mismo capítulo, Halajá 14, el gran rabino y médico cordobés, explica la importancia de la actividad física regular.

Hiljot De’ot 4, Halajá 14

“Hay otro principio con respecto al bienestar físico: Si uno hace ejercicio, y se esfuerza [físicamente], y no come hasta el punto de saciarse … no sufrirá enfermedades y aumentará su fuerza física…”.

Esta Halajá, escrita hace más de 800 años, suena muy familiar en nuestros oídos modernos y nos permite apreciar que nuestros Rabinos conocían desde hace mucho tiempo los principios básicos de la medicina preventiva.

Maimónides también escribió, Hiljot De’ot 4, Halajá 15

“… quien se sienta ocioso y no hace ejercicio, … aunque coma los alimentos apropiados y tenga cuidado de seguir las reglas de la medicina, sufrirá dolores [y enfermedades] … y su fuerza física disminuirá.

Me gustaría compartir con los lectores otros consejos de Maimónides, menos conocidos, donde también se refiere a la importancia de la actividad física. Citaré a continuación las palabras de Maimónides del libro “La dieta transformadora de la vida”, de David J. Zulberg, un libro moderno de consejos médicos que se basa en los principios médicos de HaRambam.

“Hipócrates [medico griego, 460 – 370 a.e.c, considerado el padre de la medicina moderna] enseñó que el ejercicio es la piedra angular de la preservación de la salud y de la prevención de la mayoría de las enfermedades. No hay nada, en absoluto, que pueda sustituir al ejercicio físico “(página 99)

“La dieta sola, sin ejercicio físico no es suficiente para la preservación de la salud, y con el tiempo la persona que no hace ejercicios físicos, necesitará tratamiento médico” (p. 100)

“… alguien que está acostumbrado a la actividad física, incluso si tiene un cuerpo enfermo o es ya una persona mayor, es capaz de tolerar [la enfermedad y recuperarse de ella] mejor que una persona sana que no está acostumbrada a la actividad física” (p. 102)

Este texto es de una carta de Maimónides enviada a uno de sus pacientes

“En cuanto a lo que usted mencionó, que se siente débil después de realizar actividad física, la causa de esto es la omisión de los ejercicios regulares. Si comienza una rutina de ejercicios gradualmente, poco a poco, logrará fuerza y vitalidad (p. 102)”.

 

Fuente:halaja.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend