Inicio » Opinión » Análisis » Cinco razones de por qué la crisis de Qatar importa a Israel

Cinco razones de por qué la crisis de Qatar importa a Israel

SETH J. FRANTZMAN

La imagen de Israel puede mejorar en la región en medio de los actuales acontecimientos.

1. Duele a Hamas

Qatar ha apoyado a Hamas durante la última década y ha albergado al ex líder de Hamas Khaled Mashaal en Doha durante los últimos cinco años. En 2012, el Emir de Qatar, Sheikh Hamad bin Khalifa al-Thani, visitó Gaza y prometió cientos de millones de dólares para la Franja. Por lo tanto, Qatar proporcionó a Hamas no sólo un hogar en Doha, sino también apoyo financiero y soporte diplomático. La nueva presión sobre Qatar lo ha animado a expulsar a los miembros de Hamas y reducirá su apoyo al grupo. Esto también puede aislar las relaciones de Turquía con Hamas. Los qataris ahora se centran en las líneas aéreas que seguirán volando al país mañana; gastar dinero en la Franja de Gaza y acoger a Hamas puede parecer una responsabilidad que no necesitan ahora. Hamas se encontrará con aún menos aliados, lo que podría darle a Israel la influencia necesaria para alentar al grupo a cambiar sus direcciones. Más probable es que Hamas ataque a Israel para mostrar su relevancia.

2. Acerca a Israel a Arabia Saudita, Egipto y el Golfo

Israel tiene intereses compartidos con Arabia Saudita y los estados del Golfo en la oposición a Irán. Dado que Qatar ha apoyado a Hamas, la nueva crisis alienta a los estados que se oponen a Qatar a ver a Israel como un socio contra Hamas e Irán. Esta relación ya ha estado creciendo lentamente en los últimos años, pero la crisis con Qatar permite a los escritores de Arabia Saudí y del Golfo alzar más la voz contra Hamas. Al Arabiya, de Arabia Saudita, ha presentado entrevistas con Gal Gadot, de Wonder Woman.

3. Muestra que la influencia estadounidense está de regreso en la región

El antecedente de la crisis actual era el sentimiento de que el discurso del presidente estadounidense, Donald Trump, de “expulsar” el terrorismo daba un cheque en blanco a los estados locales para actuar. Con Barack Obama, Israel a veces se sentía aislado, especialmente cuando EE.UU. persiguió el acuerdo de Irán. Ahora Israel siente que los estadounidenses están de vuelta en la región y se mantendrán al lado de sus aliados.

4. Deslegitima el terrorismo

Los regímenes que han roto las relaciones con Qatar prestan atención a la lucha contra el terrorismo y la inestabilidad. Israel prefiere una región estable sin grupos terroristas socavando a los estados vecinos. Sin embargo, ISIS está en el Sinaí, Hamas en Gaza, yihadistas cerca del Golán y Hezbolá en el Golán y el Líbano. En ese sentido, Israel sabe que cualquier mayor inestabilidad puede ser una amenaza. Mientras Egipto, Jordania, Arabia Saudita y otros estados trabajen en concierto, los vientos de estabilidad también soplarán en la dirección de Israel. El dicho “todos los barcos suben con la marea” es válido. Todos los países estables de la región se levantarán si se reducen los grupos extremistas.

5. Refuerza la mano de Israel en general y al gobierno de Israel en particular

Israel se beneficia cuando no es el centro de atención y ciertamente cuando no está bajo presión. Esto es una bendición para el gobierno. Esto se debe a que el primer ministro Benjamin Netanyahu ha hablado durante mucho tiempo de trabajar para cultivar tranquilamente las relaciones regionales más allá de Egipto y Jordania que se extienden hasta el Golfo. Ha hablado de la amenaza iraní durante dos décadas. Si los estados árabes están más preocupados con Irán y Qatar que con los palestinos, eso resta presión a Israel en un momento en que los palestinos están tratando de recordar a la región que llevan 50 años viviendo bajo el gobierno militar de Israel. En el transcurso de los años, Israel ha pasado de ser visto como el centro de los problemas de la región hasta hoy, cuando la cuestión palestina se ve empequeñecida por conflictos más amplios en Siria, Irak, Yemen, Libia y ahora en el Golfo. Eso juega a favor de la narrativa de Netanyahu y saca el viento de todas las velas que esperaban que el paso de 50 años desde 1967 tuviera algún tipo de efecto impactante. Esto tendrá cierto revés porque las voces en la región acusarán a los estados del Golfo y a los saudíes de trabajar “por Israel”. Siria e Irán ya los acusan de trabajar con Israel. Pero estas voces ya se oponen a Israel, lo que significa que su imagen en la región probablemente mejorará en medio de la crisis actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend