Inicio » Destacado » Los iraníes están a las fronteras de Israel

Los iraníes están a las fronteras de Israel

Con su influencia en Siria, los iraníes de la República Islámica intentan consolidar su posición contra Israel y EE.UU.

AVI ISSACHAROFF

Han pasado once años desde que estalló la Segunda Guerra del Líbano, que comenzó con el secuestro de dos soldados israelíes, Ehud Goldwasser y Eldad Regev. Terminó 34 días más tarde con un toque de trompeta de Hezbolá, que había perdido aproximadamente 700 de sus tropas.

Pero esas pérdidas eran algo pequeño a la luz de las muertes de 164 israelíes, que formaban parte de la “victoria dada por Dios”, al menos según las enormes vallas publicitarias colocadas por todo el Líbano para establecer la narrativa que mucha gente allí y en todo el Medio Oriente, creía.

Aquellos fueron los días de gloria del líder de Hezbolá, Hassan Nasrala, quien se describió a sí mismo enfrentando al ejército más fuerte de la región y golpeando al Estado de Israel. Nasrala era el líder árabe más admirado de la época, tanto en el Líbano como en el exterior, y entre sunitas y chiítas por igual.

Sigue siendo uno de los líderes más prominentes en Oriente Medio, pero su estatus entre los diversos países árabes ha disminuido drásticamente. Muchos, incluso en Líbano (excepto sus seguidores chiítas), ven a Nasrala como una marioneta de Irán, que se apresura a obedecer las órdenes de sus amos en Teherán. Las cadenas de televisión árabes que lo abrazaron con tanta rapidez después de su “victoria” sobre los israelíes, ahora lo critican severamente y lo acusan a él y a sus asociados nada menos que de crímenes contra la humanidad.

Nasrala es la razón principal de la participación de Hezbolá en la guerra civil siria. Mientras que esto tiene bastantes ventajas, también tiene desventajas.

Después de la derrota del grupo terrorista islámico en Irak y de la admisión del ejército estadounidense de que está operando en Raqqa, capital de ISIS en Siria, Nasrala se ha convertido en una parte muy importante del campo de los vencedores y, como tal, obtiene una parte del botín.

Aunque Hezbolá y el ejército del presidente sirio Bashar Assad han retomado grandes partes de Siria (con ayuda de los rusos), el primero no tiene prisa por llevar sus tropas al Líbano. Esto tiene un amplio significado. Las posiciones militares transitorias de Hezbolá en toda Siria se han convertido en temporales y los puestos temporarios están en proceso de hacerse permanentes, con cuarteles de soldados, estructuras prefabricadas y todo lo que indica una posición establecida o una transición a una presencia permanente sobre el terreno.

El líder de Hezbolá, Hassan Nasrala, se dirige a los partidarios en Beirut, Líbano, el 3 de noviembre de 2014. (AFP / STR)

Nasrala y su organización están convirtiendo a Siria en el patio trasero de Hezbolá como parte de la campaña de Irán para crear una media luna chiíta entre Teherán y el Mar Mediterráneo. Para Israel, esto significa que Hezbolá, junto con Irán, podrá establecer un ejército chiíta local en Siria o en las Alturas del Golán sirio, un ejército que operará contra objetivos israelíes sin hacer que el Líbano pague el precio.

Mientras los tomadores de decisiones en Israel proclaman una política de que “Líbano pagará” por cualquier escalada de Hezbolá, la propia organización podría tratar de sacar el fuego del Líbano y usar Siria como terreno de preparación para sus ataques terroristas, permitiendo que Hezbolá la tenga en ambos sentidos. Las ventajas no terminan ahí, sin embargo: Hezbolá tendrá acceso y adquirirá la propiedad de armas avanzadas y la inteligencia anteriormente en posesión del ejército sirio. Ganará equipo tecnológico, armas que “violen el equilibrio de poder”, y casi todo lo demás.

Sin embargo, pertenecer al campo ganador lleva consigo un precio pesado, e incluso muy pesado. Esto tiene que ver no sólo con la pérdida de popularidad pública, sino también con el hecho de que su público, los chiítas, debe pagar tan caro en sangre para que Assad se salve. El número de tropas caídas de Hezbolá se estima entre 1.800 y 2.000. Un periodista sirio publicó fotografías esta semana de dos adolescentes libaneses, de unos 15 años de edad, que murieron en una batalla en Siria mientras peleaban en las filas de Hezbolá. Aproximadamente 6.000 soldados de Hezbolá han sido heridos.

En otras palabras, la fuerza de combate de Hezbolá ha sido severamente comprometida. Un ejército que ha perdido aproximadamente un tercio de sus tropas de combate y debe proporcionar asistencia financiera a sus heridos y las familias de sus caídos, naturalmente, pierde enormes sumas de dinero, además de apoyo. Pasarán años hasta que Hezbolá se recupere de las lesiones que sufrió en las batallas en Siria, y por el momento es probable que no esté en absoluto ansioso por una escalada con Israel.

La batalla por la hegemonía regional

Combatientes del grupo terrorista chiita Hezbolá en el funeral de un camarada muerto en combate en Siria en la ciudad libanesa del sur de Kfar Hatta el 18 de marzo de 2017. (AFP Photo / Mahmoud Zayyat)

Una escalada con Israel no es una cuestión de la más alta prioridad para Hezbolá. Por ahora, sus líderes ven la lucha del eje chiíta-ruso contra los sunitas en Oriente Medio y principalmente contra Estados Unidos y sus aliados como la lucha crítica.

Hezbolá se da cuenta de que es sólo una milicia más trabajando al servicio de los iraníes en la guerra real por la división de las áreas de influencia de lo que queda de Siria. La batalla, o la carrera, es contra los americanos, no contra Israel; esta puede ser la razón por la que Hezbolá se haya establecido en Siria.

Dos frentes completamente separados han estado operando en el sector sirio durante aproximadamente dos años. Uno pertenece al ejército sirio en la parte occidental del país, junto con sus aliados de Rusia, Irán y Hezbolá. El foco estaba en la oposición siria “ordinaria”, es decir, desde la al-Qaeda vinculada a Jabhat Fateh al-Sham (antes conocida como Frente al-Nusra) a grupos más moderados.

El segundo frente está en la parte oriental del país bajo el liderazgo de EE.UU. y sus aliados contra ISIS. El despliegue del régimen de Assad en la parte occidental de Siria y a lo largo de la ruta que conecta Damasco y Homs con la costa liberó recursos y energía para hacer frente a la toma de posesión de los aliados de los territorios de Estados Unidos en la parte oriental. Los estadounidenses, por su parte, están ayudando a varias tribus árabes en el sureste organizadas en el Ejército Sirio Libre cerca de la región de Deir ez-Zor, y los kurdos y otras tropas árabes organizadas bajo el paraguas de las Fuerzas Democráticas Sirias.

Los últimos grupos, que son los que lideran la batalla en Raqqa junto con las fuerzas especiales de Estados Unidos, han logrado rodear la capital de ISIS. Pero los estadounidenses ya saben cuál es la trampa: luchando contra el Estado Islámico, están permitiendo que el eje de Rusia, Assad, Irán y Hezbolá ganen fuerza, establezcan su control, e incluso se distraigan luchando contra EE.UU. y la oposición moderada siria por territorio que ISIS acabará cediendo en el futuro.

El esfuerzo militar estadounidense, para todos los propósitos prácticos, está allanando el camino para que los iraníes tomen control de la zona con una estrecha ayuda rusa. Esta es la razón por la que los iraníes intentan trasladar a las milicias chiítas a esta zona de Siria -la parte sureste- para prepararse para una posible confrontación con el Ejército Sirio Libre.

Fuerzas estadounidenses, acompañadas por combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), conducen sus vehículos blindados cerca de la aldea siria del norte de Darbasiya el 28 de abril de 2017. (AFP / Delil Souleiman)

Irán ya está tratando a Siria como su provincia número 15 (la 14a es Bahrein). Mantiene allí cerca de 15.000 tropas chiítas de Afganistán y Pakistán. Aproximadamente 8.000 soldados de combate de Hezbolá y varios cientos de asesores militares de la Guardia Revolucionaria también están desplegados en Siria.

Irán recibió recientemente el consentimiento de Assad, en principio, a su petición de construir un puerto marítimo propio en la costa, como el puerto que los rusos mantienen allí. El puerto debe ser iraní en todos los sentidos, sin posibilidad de que operen los sirios.

Los iraníes actualmente tienen inversiones en proyectos inmobiliarios en Siria, así como en la industria de fosfatos y redes de comunicaciones, y se espera que ganen mucho dinero con la reconstrucción de Siria.

También han estado dirigiendo milicias chiítas cerca de la frontera con Jordania e Israel, en las Alturas del Golán sirio y en el distrito de Daraa, aunque no a gran escala. No porque lo quisieran, sino principalmente porque el enfoque actual, como se dijo, es competir con los estadounidenses en lugar de con Israel. Paradójicamente, el alto el fuego que entró en vigor la semana pasada en las Alturas del Golán sirio y en Daraa y As-Suwayda ayudará al eje chiíta mucho más que a sus oponentes.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend