Inicio » Opinión » Análisis » La principal exportación de Irán a América Latina: el Islam radical

La principal exportación de Irán a América Latina: el Islam radical

Enlace Judío México.- El ayatolá Mohsen Araki, que abiertamente llama a la “aniquilación del sionismo” y ha promovido relaciones amistosas con los talibanes, llegó a São Paulo, Brasil, y discutió cómo los musulmanes pueden combatir el “terrorismo radical”.

Araki ocupa un alto cargo dentro del régimen clerical de Irán; Su pretensión de ser un oponente del extremismo capta perfectamente cómo Irán ha tratado de describirse como un aliado de Occidente en su batalla contra el Estado Islámico y Al-Qaeda. De hecho, lo opuesto es verdad. La visita de Araki es otra demostración de cómo el régimen iraní está ocupado exportando su propia marca de islamismo radical, con el fin de radicalizar las comunidades de expatriados chiítas mientras difunde la influencia de Teherán en la región.

Los anfitriones de la conferencia de Araki en Brasil el 29 de julio fueron nada menos que centros religiosos vinculados con Hezbolá que promueven la revolución islámica de Irán. Entre los invitados de todo el continente se encontraban clérigos latinoamericanos e iraníes, discípulos de Mohsen Rabbani, antiguo agregado cultural iraní en América Latina y el autor intelectual del atentado terrorista AMIA de 1994 en Argentina, que dejó 85 muertos en un centro judío.

Antecedentes

Desde los años 80, Teherán ha trabajado diligentemente para crear la infraestructura para operaciones abiertas y encubiertas en el Hemisferio Occidental. La visita de Araki es parte de un plan bien orquestado para adoctrinar y radicalizar las comunidades chiítas existentes mientras busca nuevos acólitos entre los simpatizantes locales de la agenda política de Irán.

Brasil no es el único blanco de los esfuerzos de Irán. En toda la región, los predicadores iraníes y sus activistas locales se han presentado como defensores de los derechos humanos y la justicia social para ganar puntos de apoyo entre las comunidades marginadas de Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, México y Perú. Confiando en aliados como Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, Irán ha establecido bases de operaciones avanzadas para difundir su propaganda.

Un caso concreto es Edwar Quiroga Vargas, un activista peruano de derechos indígenas que ha adoptado la retórica incendiaria de Irán al convertirse al Islam chiíta. A través de las presentaciones hechas por un diplomático iraní, Quiroga descubrió el Islam chiíta en una conferencia de 2009 en Bolivia patrocinada por la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), un bloque comercial fundado por Fidel Castro y Hugo Chávez en el que Irán participa como un estado observador . Poco después, Quiroga viajó a Irán durante tres meses, donde estudió bajo Rabbani. Al regresar al Perú, Quiroga estableció Inkarri-Islam, el primer centro cultural islámico chií.

Aproximaciones en Latinoamérica

Inkarri-Islam encapsula perfectamente la estrategia iraní de combinar las enseñanzas indígenas tradicionales con el islamismo revolucionario chiíta, capitalizando los paralelos sueltos en las narrativas históricas. Al yuxtaponer relatos similares como la creencia de los musulmanes chiíes en el regreso del Mahdi con mitos indígenas como el retorno del Inca, Quiroga construyó su centro cultural, una fachada de legitimidad, mientras perseguía una agenda radical en nombre de Irán. Como se ve en su declaración de la misión, Inkarri-Islam pide la liberación de los Incas de la “colonización sionista” y espera que la “limpieza y extinción del estado sionista” propiciará el ascenso de su redentor político.

El antisemitismo nunca está lejos de odiar a Israel. Fiel a su forma, Quiroga ha acusado públicamente a “300 banqueros sionistas judíos” de retener a la economía de 31 millones de peruanos como rehenes. Está acusando a agentes israelíes del Mossad de haber llevado a cabo el bombardeo de la AMIA. Y ha declarado su disposición a servir como “un soldado del Islam” en nombre de la revolución de Irán, una promesa que puede tratar de cumplir a través del partido político que estableció recientemente en Perú, que él llamó el Partido de Dios o Hezbolá en español.

Quiroga no es un fenómeno aislado, y no sólo porque desde 2011 abrió cinco centros culturales más en todo el Perú y supervisó a casi veinticinco estudiantes que han viajado a Irán para asistir a los programas religiosos de Rabbani en Qom. Los centros culturales iraníes y sus conversos locales entrenados por Irán promueven una agenda radical similar en toda América Latina y, de hecho, a nivel mundial. El centro iraní de Santiago de Chile, por ejemplo, ofrece una traducción al español de escritos del denunciante del Holocausto francés Roger Garaudy y muchos centros en todo el continente rutinariamente promueven teorías de conspiración a través de las redes sociales y glorifican a la organización terrorista Hezbolá. Mientras tanto, los medios de comunicación en español de apoyo a Irán, como HispanTV, difundieron temas revolucionarios y antiimperialistas.

Seguridad Nacional

En última instancia, Irán amenaza la seguridad nacional de los Estados Unidos y sus aliados con su propagación del odio antisionista y la retórica revolucionaria islámica al hemisferio occidental. Las redes establecidas por Irán no sólo promueven el discurso de odio; Están íntimamente involucrados en empresas criminales como el narcotráfico para generar decenas de millones de dólares para financiar a Hezbolá y  otros clientes iraníes.

A pesar de la fuerte intolerancia religiosa y las leyes de discurso de odio, el gobierno- brasileño permitió la visita de Araki, provocando indignación en las comunidades religiosas del país. Este viaje debe ser el último de su clase para cualquier clérigo iraní que promueva la radicalización y el odio. Los gobiernos latinoamericanos deberían hacer un balance de las actividades radicales respaldadas por Irán, como su gira de conferencias, y trabajar estrechamente con los gobiernos y organizaciones locales para evitar la propagación del extremismo respaldado por Irán en América Latina, especialmente bajo la presunción de moderación.

 

 

 

 

Fuente:mercadomilitar.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend