Inicio » Opinión » Análisis » Es hora de que Abbas pase a la acción positiva

Es hora de que Abbas pase a la acción positiva

Enlace Judío México. ¿Está Mahmoud Abbas, como Yasser Arafat antes que él, deteniendo el proceso de paz por temor a que ningún acuerdo sea suficientemente amplio? A estas alturas debería haber aprendido que las mejores ofertas son aquellas firmadas con confianza, confianza mutua y buena voluntad; Y que él tiene más probabilidades de ganar mucho con la acción constructiva más que las excentricidades destructivas. Los líderes saben que los viajes decisivos comienzan con un primer paso arriesgado.

JOSE V CIPRUT

Los estados de ánimo erráticos del Presidente Mahmoud Abbas hacen que su supuesta búsqueda de una “paz justa y duradera” con Israel sea más sospechosa que nunca. El enredo israelí-palestino se ha visto afectado por décadas por una AP reacia a resolver asuntos directamente con Israel o con la ayuda de Estados Unidos o el Cuarteto.

Tras el reciente asesinato en el Monte del Templo de dos policías israelíes por parte de árabes israelíes que habían introducido armas letales en la mezquita de Al Aqsa, Abbas optó por “congelar” las relaciones con Israel en lugar de concertar consultas tripartitas con Israel y el Waqf. Al hacerlo, actuó de acuerdo con las advertencias de la Liga Árabe sobre “líneas rojas” y al unísono con las declaraciones incendiarias del actual presidente de la Organización de la Conferencia Islámica, el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, quien ordenó a la “umma” en todo el mundo no solo rezar en Jerusalem, sino también “protegerla”.

En lugar de descalificarse a sí mismo de la confianza del Estado judío democrático de Israel, que sigue siendo su único interlocutor directo para cualquier “asociación de paz” digna del nombre, Abbas debe desistir de aliarse con transeúntes, a los que confunde como capaces de intimidar a Israel a la sumisión. Debe cesar sus estratagemas en la ONU y a través de UNESCO, y debe hablar cara a cara con el primer ministro Netanyahu. Si Abbas hace esas elecciones y las lleva a su conclusión natural, puede entrar en la historia como una figura gigante.

Abbas tiene edad para haber visto Infierno en el Pacífico, una película de la Segunda Guerra Mundial de 1968 dirigida por John Boorman y con Lee Marvin y Toshirō Mifune. Son los dos únicos protagonistas de la película: soldados enemigos atrapados en una pequeña isla que no saben que la guerra ha terminado. Tratan de neutralizarse mutuamente, utilizando cualquier medio que puedan encontrar en el desierto confinado en el que están varados.

Por falta de una salida honorable, por la cual ninguna de las partes podría reprocharse más tarde haberse rendido demasiado pronto, este pueril tirón de la guerra poco a poco se vuelve menos existencial. A medida que los antagonistas aflojan su control sobre el principio de no perder nunca la dignidad, comienzan a dar cabida a la colaboración.

Una vez que dan este paso, descubren la dicha inherente en la sabiduría de desafiar la rigidez basada en principios en favor de la flexibilidad resiliente. Pasan de la negación al reconocimiento mutuo a la vinculación y, en última instancia, a la coexistencia pacífica para el bien común.

Esta trama es factible en un entorno insular, en el que los dos protagonistas no tienen otra alternativa más que mirarse a los ojos y decidir la mejor manera de salir de su miseria. Es cierto que este escenario tiene poca o ninguna coincidencia con el estado de cosas en Oriente Medio, que contiene una multitud de intrusos sesgados y personas ajenas con opinión. Además, en el contexto Israel-Palestina, no hay circunstancia que permita la admiración pública mutua. La paz a través de negociaciones directas parece más esquiva que nunca.

Sin embargo, la historia de Infierno en el Pacífico es relevante de varias maneras.

Cuando el estadounidense descubre que el japonés está construyendo en secreto una balsa para él solo, lo regaña por ello. Como él posee habilidades técnicas más grandes, sugiere ensamblar fuerzas para construir una balsa para dos. Esto cambia el enfoque del antagonismo a la esperanza. Al centrar su atención en el tamaño y la estabilidad de la balsa que están construyendo, sus relaciones se fortalecen.

Su confianza mutua se justifica una vez que navegan, cuando superan las olas agitadas del arrecife y entran en aguas profundas.

Al aterrizar en un archipiélago, encuentran cuarteles que de hecho son campos de tiro militares de posguerra. En pocas palabras, sus diferencias primarias se levantan, ya que cada uno asume que “la base” pertenece a las fuerzas armadas de su nación. Rápidamente superan estas primeras reacciones – tanto que, imaginando que las fuerzas estadounidenses están ocultas, los estadounidenses gritan advertencias contra disparar al otro hombre al que ahora considera un amigo.

Al darse cuenta de que están en terreno abandonado, los dos enemigos jurados buscan artículos de primera necesidad: suministros de afeitar, una botella de vino, cigarrillos. Se afeitan, luego brindan por primera vez como seres humanos civilizados. Lo hacen sin tener conocimiento de lo que le depara el futuro a ninguno de los dos.

La moraleja de esta historia es que Mahmoud Abbas comprenda el bien de su propio pueblo. El tiempo es corto, y las opciones se están volviendo más escasas. El camino de un estado apátrida a la salvación es áspero y largo. Es hora de ponerse en camino.

Fuente: BESA – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Silvia Schnessel

Silvia Schnessel es corresponsal de Enlace Judío en España. Docente y traductora, maneja el español, el hebreo, el francés, el inglés y el catalán. Es amante del periodismo, del sionismo y de Israel. seguir leyendo

Artículos de Silvia Schnessel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend