Inicio » Opinión » Ciencia y Tecnología » Centro Médico Cedar’s Sinai: la medicina regenerativa recupera corazones dañados

Centro Médico Cedar’s Sinai: la medicina regenerativa recupera corazones dañados

Enlace Judío México.- Los resultados de un importante estudio clínico realizado por el Instituto del Corazón Cedars-Sinai concluyeron que el tratamiento de pacientes con ataque cardíaco con una infusión de sus propias células derivadas del corazón ayudó a los corazones a volver a crecer el músculo dañado. El primer estudio clínico de esta envergadura que augura un buen futuro para la medicina regenerativa en el campo de las enfermedades cardiovasculares.

Los pacientes que se sometieron al procedimiento de células madre demostraron una reducción significativa en el tamaño de la cicatriz en el músculo del corazón que sufrió el ataque al corazón. Los pacientes también experimentaron un aumento considerable en el músculo cardíaco sano después de los tratamientos experimentales con las células madre.

Un año después de recibir el tratamiento con las células madre, el tamaño de la cicatriz se redujo de 24 por ciento a 12 por ciento del corazón en los pacientes tratados con células (una caída promedio de alrededor del 50 por ciento). Los pacientes del grupo control, que no recibieron las células madre, no experimentaron una reducción en sus cicatrices posteriores al ataque al corazón. Los experimentos incluso superan los resultados obtenidos en ratas de laboratorio y llevados a cabo por el mismo grupo.

Estos resultados apuntan hacia un cambio de paradigma acerca de la atención de los pacientes con ataque cardiaco. En el pasado, todo lo que podía hacerse era tratar de minimizar el daño al corazón de inmediato a la apertura de una arteria ocluida. Ahora, este estudio demuestra que existe una terapia regenerativa que en realidad puede revertir el daño causado por un ataque al corazón.

El ensayo clínico, llamado CADUCEUS, formaba parte de un estudio de fase I de investigación aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) y apoyado por el Instituto Nacional de Salud (NIH) de los Estados Unidos.

Como parte inicial del estudio, en 2009, el equipo completó el primer procedimiento en el mundo en el que se utilizó el tejido del corazón de un paciente afectado por un infarto para crecer células madre especializadas de corazón (cardiocitos). Las células especializadas se inyectaron de nuevo en el corazón del paciente, en un esfuerzo para reparar y volver a crecer los músculos sanos en un corazón que había sido herido por un ataque al corazón.

Los 25 pacientes, edad promedio de 53 – que participaron en este estudio completaron los ataques cardíacos experimentados que los dejaron con el músculo cardíaco dañado. Cada paciente fue sometido a extensas exploraciones de imagen para que los médicos pudieran determinar la ubicación exacta y la gravedad de las cicatrices provocadas por el ataque al corazón. Los pacientes fueron tratados en el hospital Cedars-Sinai y en el Hospital Johns Hopkins en Baltimore.

Paralelamente ocho pacientes sirvieron como controles en el estudio, recibiendo la atención médica convencional para los sobrevivientes de un ataque al corazón, incluyendo medicamentos recetados, las recomendaciones de ejercicios y consejos dietéticos.

Los otros 17 pacientes que fueron randomizados para recibir las células madre se sometieron a una biopsia mínimamente invasiva, con anestesia local.

El uso de un catéter insertado a través de una vena en el cuello del paciente, los médicos eliminaron pequeñas piezas de tejido cardíaco, aproximadamente la mitad del tamaño de una pasa. La biopsia del tejido del corazón fue llevada al laboratorio y utilizada para los métodos que inventaron de cultivo y multiplicación de las células madre.

En el tercer y último paso, las ahora multiplicadas células madre derivadas de corazón (aproximadamente 12 millones a 25 millones) se volvieron a introducir en las arterias coronarias del paciente mediante un segundo procedimiento de catéter mínimamente invasivo.

Los pacientes que recibieron el tratamiento con células madre experimentaron un promedio de reducción del 50 por ciento en sus cicatrices de ataque al corazón a los 12 meses después de la infusión de células madre, mientras que los pacientes que recibieron tratamiento médico estándar no experimentaron la contracción en el tejido dañado.

Este descubrimiento desafía la creencia convencional de que, una vez establecida, la cicatriz es permanente y que, una vez perdida, el músculo cardíaco no se pueden recuperar.

Fuente:el news semanal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend