Inicio » Entretenimiento » Deportes » Abraham Grant y su huella en la “Liga de Campeones”

Abraham Grant y su huella en la “Liga de Campeones”

Enlace Judío México.- Con este inicio de la Champions League, recordamos la historia de Abraham Grant, más conocido como Avram, uno de los judíos más recordados en la “Liga de Campeones”.

ISAAC SHAMAH EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Apenas a inicios de esta semana, comenzó la famosa Champions League, conocida por ser el torneo con mayor nivel futbolístico en Europa y en el mundo. La realidad es que pocos jugadores judíos han podido disputar este torneo y menos tenido éxito en él; sin embargo, en el caso de los entrenadores es diferente, ya que Avram Grant se quedó a milímetros de hacer historia en esta copa.

Para contarles el paso de Avram por la Champions, tengo que remontarme a 1986, año en el que recibe la oportunidad de convertirse en entrenador del modesto equipo israelí Hapoel Petah-Tikvah, cabe recalcar que desde 1972, con tan sólo 18 años, Grant comenzó a trabajar en la institución como entrenador de categorías inferiores. Con este equipo, Grant logró ganar 2 copas Toto en 1990 y 1991; como consecuencia de sus resultados, el Maccabi Tel Aviv, uno de los equipos más fuertes de Israel, se interesó por él en 1991.

Para la temporada de 1991/1992, Grant, recién contratado por el Maccabi Tel Aviv, logró ganar la Liga Leumit, que en ese momento era el campeonato más importante de Israel. En su estancia en el equipo de Tel Aviv, Grant ganó dos copas más en 1994 y 1995.

Para la temporada 95/96, Grant decidió cambiar de equipo y firmó con el Hapoel Haifa, con quienes no pudo ganar nada.

Para 1997, Grant regresó al Maccabi Tel Aviv, con quienes estuvo hasta el 2000 y ganó una Copa Toto.

Para el año 2000, la carrera de Grant tomaría un giro importante, ya que con su nuevo club, el Maccabi Haifa, Avram logró dos campeonatos de liga además de otra copa Toto. Pero su paso con el equipo de Haifa le dio mucho más que títulos, ya que en la temporada de 2001, Avram tuvo su primera experiencia en la Champions League y a pesar de que no llegó lejos, dio un buen papel y terminó siendo eliminado por el Liverpool de Inglaterra, uno de los mejores equipos en Europa. Desde ese momento Avram quería volver y triunfar en la Champions.

Gracias a su exitosa carrera en el futbol israelí, Avram se convirtió en el entrenador de la selección de Israel. En su paso por la selección, Grant intentó debutar muchos jóvenes y reconstruir un equipo que fuese capaz de tener un gran futuro y acceder al mundial de 2010; sin embargo, al no pasar a la Eurocopa de 2004 y al mundial de 2006, las críticas de la prensa por su cambio generacional fueron muchas y Avram decidió hacerse a un lado.

Para 2007, Avram pensaba que su carera había llegado al máximo y que el hecho de no poder triunfar con la selección sería un fracaso que cargaría por mucho tiempo; sin embargo, Roman Abramovich, dueño del Chelsea de Inglaterra, se dio cuenta que Avram era un gran entrenador y ante la salida de José Mourinho, decidió darle una oportunidad de dirigir al equipo Inglés, con la condición de que si no ganaba nada en un año sería despedido.

Abraham Grant sabía que la oportunidad era única y que aunque era una condición fuerte, no podía rechazar la oportunidad de ser el primer entrenador israelí en dirigir a un equipo inglés y menos al Chelsea, que era uno de los mejores.

Su paso por el Chelsea parecía ir demasiado bien, ya que peleaba por la Liga y Copa de Inglaterra y porque después de una accesible ronda de grupos en la Champions, el Chelsea le había ganado al Olympiacos, al Fenerbahce y al Liverpool, y había llegado a su primer final de la Liga de Campeones, de la mano de Grant.

Todo iba excelente, pero el Chelsea se había quedado a dos puntos de ganar la liga y había sido eliminado de la Copa, así que si Abraham quería seguir en el Chelsea tenía que ganar la Champions a como diera lugar.

La final soñada comenzó, y digo soñada porque era en contra del Manchester United, el mejor equipo de Inglaterra en esos tiempos, y se convertía en la primera final de dos equipos ingleses en la historia del mejor torneo del mundo.

Tan sólo al minuto 26, Cristiano Ronaldo, le daba el 1 a 0 al Manchester United, sin embargo, Grant logró hacer ajustes y para el minuto 45, Franck Lampard, empataba el marcador.

Después de un segundo tiempo más que parejo, el partido se alargó, y a tan sólo minutos del final, el mismo Lampard estrelló un balón al travesaño que se quedó a milímetros de darle el campeonato al Chelsea.

Posteriormente el partido se fue a los penales. Los primeros 4 tiradores del Chelsea habían metido su penal; por parte del United, de 5 había fallado sólo 1, Cristiano Ronaldo. Por lo que el quinto penal podría resultar en el campeonato del equipo londinense. El estadio se encontraba empapado por la lluvia que había caído, John Terry pateó el que podía ser el último penal del torneo, y en uno de los momentos más penosos del futbol, Terry se resbaló, falló el penal y dejó al Manchester con vida. Los siguientes dos penales fueron acertados por el equipo de Manchester y los de Grant sólo pudieron conectar uno.

Después de este partido, Abramovich cumplió su condición y aunque Grant tuvo una gran temporada, en la que casi gana la Champions League, no le renovó el contrato.

Aunque Grant no logró permanecer con el equipo de Roman, su buen desempeño le dio la oportunidad de dirigir al Portsmouth, al West Ham de Inglaterra y al Partizan de Belgrado, con el equipo de Belgrado, Grant también fue campeón de liga en Serbia.

En 2014, Grant firmó para ser el técnico de la selección de Ghana, con quienes renunció a principios de 2017 debido a que no pudo ser campeón de la Copa África, el cual era uno de sus principales objetivos.

En la actualidad Grant práctica el judaísmo en Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend