Inicio » Opinión » Ciencia y Tecnología » Científicos de la universidad de Ben-Gurión derriban el mito del desorden obsesivo compulsivo

Científicos de la universidad de Ben-Gurión derriban el mito del desorden obsesivo compulsivo

Enlace Judío México.- El mito de que el desorden obsesivo-compulsivo se asocia con la inteligencia superior ha sido derribado por científicos de la universidad de Ben-Gurión e investigadores de Carolina del Norte y Texas.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) no está asociado con un mayor cociente de inteligencia (QI), un mito popularizado por Sigmund Freud en su momento, y ahora desarticulado según investigadores de la Universidad Ben-Gurión del Negev (BGU ), la Universidad Estatal de Texas y la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

El estudio, publicado en la Neuropsychology Review, puede ser el primer análisis de los datos existentes sobre el vínculo entre IQ y los pacientes con TOC frente a la población en general.

Los autores rastrearon los orígenes del mito al filósofo, médico y psicólogo francés Pierre Janet en 1903, pero fue Freud, el padre del psicoanálisis, quien popularizó la hipótesis en 1909.

“Aunque este mito nunca fue estudiado empíricamente hasta ahora, sigue siendo una creencia generalizada entre los profesionales de salud mental, los pacientes con TOC y el público en general”, dice el Dr. Gideon Anholt, profesor titular en el Departamento de Psicología de BGU.

Los investigadores realizaron un meta-análisis de toda la literatura disponible sobre el CI en las muestras de TOC versus controles no psiquiátricos (98 estudios), y encontraron que, contrariamente al mito prevaleciente, el TOC no está asociado con un CI superior, sino ligeramente inferior en comparación con las muestras de control.

Los autores sugirieron que la pequeña reducción en las puntuaciones de CI en los pacientes con TOC puede atribuirse en gran medida a la lentitud relacionada con el TOC y no a la capacidad intelectual.

El malentendido popular acerca del TOC ha sido promovido por programas de televisión como “Monk”, que muestran a un individuo con TOC usando su inteligencia superior para resolver misterios desafiantes.

Sin embargo, tales creencias sobre el TOC pueden facilitar la idea errónea de que hay ventajas asociadas con el trastorno, lo que podría disminuir la motivación para buscar ayuda profesional.

“Las evaluaciones IQ futuras de las personas con TOC deberían centrarse en el QI verbal y no en el rendimiento, una puntuación fuertemente influenciada por la lentitud”, dicen los investigadores.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend