Inicio » Noticias » Mundo judío y Diáspora » Renacimiento de una Sión soviética: Birobidzhan celebra su herencia judía

Renacimiento de una Sión soviética: Birobidzhan celebra su herencia judía

Enlace Judío México.- La región autónoma judía en el lejano oriente de Rusia es ahora apenas un 1% judía, pero los funcionarios esperan atraer a las personas que se fueron después del colapso soviético

Delante de la estación de ferrocarril de Birobidzhan, los altavoces hacen estallar baladas en lengua yidish mientras centenares de escolares en trajes populares bailan círculos alrededor del monumento de la menorá que domina la plaza.

En la ciudad, los trabajadores están construyendo un restaurante kosher, el primero de la ciudad. Un edificio de dos plantas en construcción al lado alberga una mikve, la piscina ritual en la que los judíos religiosos deben bañarse.

El renacimiento judío en Birobidzhan es el último capítulo de la historia surrealista de esta Sión Siberiana, fundada hace casi un siglo.

Ubicado en la frontera con China, siete zonas horarias al este de Moscú y un viaje de seis días en el ferrocarril transiberiano, la región se estableció primero en masa a principios de los años 30 como parte de un plan para crear una patria soviética para los judíos durante el gobierno de Josef Stalin.

Su historia desde entonces ha reflejado las vicisitudes de la historia rusa soviética y, luego, la moderna. La población de la zona, aún oficialmente llamada Región Autónoma Judía, es apenas un 1% judía, pero las autoridades están tratando de cultivar la memoria de las costumbres judías y la historia entre los residentes e incluso la esperanza de atraer nuevos inmigrantes judíos.

Eli Riss, rabino de 27 años de Birobidzhan, dijo que la comunidad judía local en la actualidad cuenta con 3.000 como máximo, y que sólo 30 eran regulares en la sinagoga. Sus padres emigraron a Israel cuando él era joven pero después de la escuela religiosa él volvió a su lugar de nacimiento como rabino.

“Estamos muy lejos de Israel aquí y a un largo camino incluso de Moscú, donde hay grandes comunidades judías”, dijo. “Mi tarea es que la gente entienda lo que significa ser judío”.

Cuando la zona fue oficialmente establecida como la Región Autónoma Judía en 1934, 14 años antes de la fundación de Israel, fue el primer territorio explícitamente judío en los tiempos modernos. En 1939, el 18% de la población era judía y Birobidzhan tenía un teatro yídish y un periódico yídish. El trabajo del departamento de policía, los tribunales y la administración de la ciudad se llevaba a cabo al menos parcialmente en yídish.

Los visitantes son bienvenidos a la ciudad en ruso y en yidish. Fotografía: Shaun Walker para The Guardian

Algunos historiadores han sugerido que el proyecto de Birobidzhan estuvo contaminado con antisemitismo desde el principio, creando un “vertedero” para judíos a miles de kilómetros de cualquier área donde tradicionalmente habían vivido y en terreno que era miserablemente difícil para la vida humana.

Pero en la década de 1930 muchos intelectuales judíos promovieron el proyecto con vigor. Los judíos viajaron a Birobidzhan desde el interior de la Unión Soviética, Europa occidental e incluso más lejos – infectados con un fervor revolucionario que dio un sabor judío al utopismo que caracterizó a muchos de los involucrados en el proyecto bolchevique temprano.

Estatua de Josef Stalin. Un monumento al líder soviético Josef Stalin en Birobidzhan. Fotografía: AP

El optimismo fue de corta duración. Durante las purgas de Stalin, gran parte de la dirección local del partido fue ejecutada y las expresiones de judeidad eran desalentadas. Después de la segunda guerra mundial, la región vio una nueva afluencia de judíos que habían escapado del Holocausto y no tenían hogares a los que volver. Una nueva ola de purgas antisemitas fue seguida por décadas de desinterés en la identidad judía.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó, mercancías baratas de la frontera en China inundaron el mercado a o que siguió la miseria económica, como en casi todas las tierras soviéticas anteriores. Pero a diferencia de la mayoría de los demás ciudadanos soviéticos, los judíos tenían una salida de la miseria: irse a Israel. Iosif Brener, un historiador local, estima que 20.000 judíos dejaron Birobidzhan a finales de los 80 y principios de los 90, la mayoría para Israel.

Alexander Levintal, gobernador de la región, dijo que Birobidzhan seguía sufriendo los efectos de la emigración judía masiva. “Cuando la Unión Soviética se derrumbó y las fronteras se abrieron, unas 70 familias de médicos judíos se fueron y la medicina en la región todavía no se ha recuperado del todo”, dijo.

Riss, el rabino, dijo que entre los pocos miles de judíos que permanecían allí había poca identidad cultural judía. “Nuestra comunidad ha perdido la comprensión de lo que significa ser judío”.

Birobidzhan Stern, el periódico en idioma yidish de la ciudad, se publica ahora en ruso, pero tiene dos páginas en yidish cada semana. La editora del periódico, Elena Sarashevskaya, se enamoró del yidish de niña, lo estudió en la universidad y ahora escribe las páginas en yidish.

Elena Sarashevskaya, editora de Birobidzhan Shtern, con las páginas en yidish del periódico. Fotografía: Shaun Walker para The Guardian

Sarashevskaya, que no es judía, dijo que tenía la intención de seguir publicando las páginas en yidish a pesar de que la mayoría de la gente en la ciudad no podía leerlas.

“El yidish está imbuido de una verdadera fuerza vital; tal vez esté vinculado al sufrimiento del pueblo judío”, dijo. “La gente siempre dice que el yidish está muerto, pero sigue muy vivo, siempre encuentra nuevas formas de sobrevivir”.

En Birobidzhan ciertamente hay un intento de mantener vivos el yidish y otros elementos de la herencia judía. Las señales de la calle usan el ruso y el yidish, y una escuela todavía ofrece lecciones de Yidish, aunque la facultad universitaria de Yidish cerró hace algunos años.

Un festival cultural judío de cuatro días celebrado este mes en la ciudad ofreció un concierto de un cantor de la principal sinagoga de Viena y la inauguración de una exposición sobre la historia de la ciudad, organizada por un diplomático austríaco y con artistas rusos, estadounidenses e israelíes.

Las fotografías de archivo en la exposición muestran el entusiasmo con el que muchos judíos tomaron el proyecto, incluyendo franquicias con señalización yídish y los primeros años de Valdgeym, una granja colectiva judía establecida a pocos kilómetros fuera de la ciudad.

Foto de archivo que muestra el agricultor colectivo Michael Gefen y su esposa Sheina y su hija que cuidan su granja en Birobidzhan. (Fotografía: Archivo Bettmann)

Una de las partes más extrañas de la historia de Birobidzhan es que, aunque se trataba de un estado judío, el judaísmo religioso era ajeno al ateísmo soviético y, por tanto, frunció el ceño. El museo local contiene folletos en yidish que advierten a los lugareños de que no celebran la Pascua, y Sarashevskaya hojeó los números anteriores de Birobidzhan Shtern de los años 80, señalando que aunque el periódico estaba en yidish no contenía discusión ni de judaísmo ni de Israel.

Con tan pocos judíos viviendo ahora en Birobidzhan, las masivas danzas y maniquíes yidish de los judíos que dan la bienvenida a los visitantes del centro cultural judío dan la impresión de una Disneylandia judía más que de una comunidad viva y que respira.

Si el gobierno local lo consigue, más judíos se mudarían a la región, especialmente algunos de los que se fueron a principios de los 90. Rostislav Goldstein, senador por la región en la cámara alta del parlamento ruso, dijo que la proximidad de Birobidzhan con China podría ofrecer ventajas a los negocios israelíes que quieren romper el mercado chino.

Dijo que quería crear una versión local de la aliá, el nombre dado al proceso de atraer a judíos de la diáspora a Israel. “Tenemos una gran ventaja sobre Israel, y es que no hay árabes disparando aquí”, dijo.

Livental, el gobernador local, fue más circunspecto, pero dijo que su chófer personal había emigrado de Birobidzhan a Israel a principios de la década de 1990, pero que recientemente regresó, ya que no podía acostumbrarse a la mentalidad local. “Si la situación económica mejora aquí, más gente querrá regresar”, dijo.

Fuente: The Guardian – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend