Inicio » Comunidad » Espíritu de servicio: David Sarfati es candidato a la Presidencia de la Comunidad Sefaradí

Espíritu de servicio: David Sarfati es candidato a la Presidencia de la Comunidad Sefaradí

Enlace Judío México- Este 16 de octubre, a las 19.00 horas, se llevarán a cabo elecciones para presidente de la Comunidad Sefaradí. La presencia de todos los miembros de la Comunidad será crucial para esta votación.

David Sarfati es uno de los candidatos a este puesto y trae consigo una larga trayectoria de servicio a la colectividad, así como un amplio conocimiento de la misma. Quisimos saber cuáles son sus propuestas y te las damos a conocer en nuestra entrevista.

Enlace Judío México: ¿Por qué quieres ser presidente de la Comunidad Sefaradí? ¿Qué cualidades son necesarias para ser presidente?

David Sarfati: Antes que nada gracias a ti y a Enlace Judío por esta entrevista. Yo quiero ser presidente porque tengo una historia muy larga de askan en la Comunidad Sefaradí. Mi experiencia empieza desde muy jovencito en el Dor Jadash donde comencé siendo madrij. Pasé por todas las Vaadot, luego fui maskir.

Después fui uno de los fundadores del Milat Ameinu que estuvo vigente durante 10 años. Refundé el coro de la Comunidad Sefaradí donde estuvimos 16 años trabajando en él. Siempre he sido activo y he trabajado en muchas mesas directivas.

Y creo tener los conocimientos y la capacidad necesaria y sobre todo un equipo muy importante para poder presidir y hacer un trabajo para la Comunidad en pro de nuestros socios.

EJ: ¿Qué se necesita para ser presidente comunitario?

DS: Yo creo que primero se necesita tener una sólida identidad judía y una pertenencia a la comunidad que uno pretende presidir. Se necesita tener conocimiento de la comunidad y de su funcionamiento para poder contribuir con eficacia. Se necesita tener habilidades directivas para poder presidir a un equipo de trabajo, que entre los askanim nos denominados un equipo de líderes, gente de alto nivel con capacidades muy bien formadas.

Por supuesto también capacidades en relaciones públicas y en distintos ámbitos institucionales, no solamente dentro de la Comunidad Sefaradí, sino también ante el Comité Central, con las demás comunidades y con todas las instituciones de la comunidad judía de México y las vinculaciones con Israel.

La empatía también es muy importante y yo creo que una característica también es saber ser humilde. No buscar un puesto por buscar reconocimiento, sino por un sentido de servicio.

Dicen que hay que saber servir en nuestro tiempo y servir a nuestros congéneres. Creo que eso es fundamental. Y además buscar un propósito elevado. Si uno va solamente por unas metas cortas o por cuestiones personales muy individualistas, las cosas no funcionan bien.

Hay que tener un propósito elevado y querer contribuir al bienestar y desarrollo de la Comunidad como institución y de todos nuestros socios.

EJ: ¿Cuáles son los 5 propósitos más importantes que tienes para tu gestión?

DS: Tenemos varias líneas rectoras en nuestro plan de trabajo. La primera de ellas es la continuidad. Somos un equipo de askanim que afortunadamente hemos trabajado juntos ya por varios años, con mucha experiencia y con un verdadero interés por dar una continuidad a todos los proyectos e instituciones exitosas que tenemos dentro de la Comunidad.

A la segunda la hemos llamado cohesión o fraternidad. En nuestra misma visión comunitaria está el mantenernos unidos. Mantener unidos a los muestros (“nuestros” en ladino) porque finalmente ese es uno de los principios fundamentales como Comunidad. Somos una comuna, tenemos que estar juntos.

La tercera es buscar el progreso, que en nuestra visión es buscar la vanguardia, que per se invita a la mejora, a la creatividad y a la innovación de nuestros sistemas de trabajo, de los servicios a nuestros socios para que tengan más beneficios, etc.

Uno de los proyectos que creemos fundamentales es la preparación de nuestros propios líderes y de los nuevos líderes jóvenes. Tenemos una idea que le hemos llamado “mesa paralela”, que agrupará a jóvenes de entre 30 y 40 años.

Vamos a invitar a parejas para que hagan talleres y diplomados para su formación y para su conocimiento de la Comunidad y para su vinculación con la mesa directiva en funciones, dándoles asignaturas para que ellos ayuden a resolverlas. Que den ideas, que formulen proyectos, etc. Cosas que sean de su interés y de su etapa de vida.

También formaremos mejor a nuestros askanim a través de diplomados. Tenemos ya las ideas, y primero Dios, a partir de enero las vamos a arrancar. Todos los askanim con nuestros cónyuges nos vamos a reunir una vez al mes con temas de la Comunidad pero también con temas de desarrollo humano que nos den mejores elementos para desarrollar mejor nuestras funciones.

Eso nos va a dar más cohesión, más integración y vamos a crear sinergías muy importantes en todo el equipo de trabajo.

Una de las áreas nodales de la Comunidad es la educación en valores. Tenemos la fortuna como Comunidad de ser sólida y contar con un colegio, el Colegio Hebreo Sefaradí. Tenemos un grupo de patronato muy activo con un proyecto llamado “CHS 20-20” que es para la transformación del modelo educativo de la escuela que busca obtener lo mejor de cada niño y joven.

Se han inspirado en diferentes teorías educativas, está bien planteado y hemos estado en pláticas. Vamos a constituir primeramente un consejo educativo que va a ayudar al patronato para vislumbrar estrategicamente el futuro, crear contactos de alto nivel y dar aportación de ideas y de metodologías que puedan ayudar mucho a la escuela.

Y lo segundo es un consejo patrimonial que va a ayudar a la mejora de infraestructura del Colegio porque sus instalaciones ya tienen 30 años. Se ha mejorado mucho, han habido innovaciones pero también los modelos educativos y las herramientas cambian. Hay que traerlo más a la modernidad para llevarlo al futuro.

Ellos formularon la visión “20-20, ahorita estamos trabajando y vamos a trabajar de la mano con ellos en la visión “20-30”.

Por supuesto que otra área nodal de la Comunidad es la religión. Si nos preguntamos cuál es la misión central de la Comunidad Sefaradí de México o de la Comunidad Judía en México o en la golá, es mantenernos judíos. Ser parte indisoluble del Pueblo Judío. Para eso creamos toda la infraestructura, todas las instituciones.

En la Comunidad Sefaradí nos definimos como una con rito ortodoxo en nuestros templos. Y un anhelo de nuestros socios es mantenerlo. Afortunadamente estamos trabajando muy fuerte en el área religiosa. Tenemos a un excelente rabino, Moisés Chicurel, que ha formado a un equipo muy importante de rabinos y de jazanim que están bajo su mando y haciendo un trabajo brillante.

No solamente nos definimos bajo el rito ortodoxo sino que también somos una comunidad sionista. Estamos ya en pláticas con la Organización Sionista Sefaradí para tener una mejor interacción y promover varios proyectos juntos. El próximo año vienen los 70 años de Israel, entonces, además del festejo inter comunitario al cual nos adherimos, vamos a hacer una serie de acciones para festejar y promover el sionismo y el vínculo con Israel, desde nuestros pequeños hasta los adultos mayores.

En la comunidad sefaradí, al igual que en la comunidad judía de México en lo general, es una comunidad con una alta proporción de adultos mayores de 60 años. En México este sector de la población es solo del 10%, mientras que en la comunidad judía es del 19%, y de la comunidad sefaradí es del 21.5%.

Por lo que debemos de tener evidentemente los servicios y los mecanismos para server bien a este segmento de población, pero a su vez ser lo suficientemente creativos e innovadores para atraer y retener a todas las parejas jóvenes en edad de procrear familias y tenerlas en el seno comunitario. Eso implica todo un reto.

EJ: ¿Qué tiene de especial la comunidad sefaradí?

DS: El próximo año la Comunidad Sefaradí cumple 95 años del inicio de su vida institucional. La primera institución creada fue Bikur Jolim. Es decir, ahí se nota cuál es el perfil de la Comunidad: la ayuda mutua, fraterna. Una función que hoy continúa y que actualmente la hace la Fundación Sefaradí.

Fue fundada por judíos provenientes de Turquía y de los países balcánicos. No obstante en el tiempo nos hemos vuelto más multi comunitarios.

En el censo que terminamos el año pasado, el 50% de los matrimonios totales de la Comunidad Sefaradí son entre sefaradíes. El otro 50% viene de las demás comunidades. En especial el 25% o 27% viene de la Kehilá Ashkenazí, y los demás de Maguén David de Monte Sinaí, etc.

Además, promovemos muy fuerte el sionismo.

Contamos con una infraestructura fuerte. Tenemos una escuela. Tenemos una Fundación Sefaradí con varios fideicomisos. Tenemos CADIS (Centro de Atención y Desarrollo Integral Sefaradí), que da terapias de corto plazo, regulación académica que se pone al servicio también de las demás comunidades.

Y tenemos la verdad un grupo muy integrado de askanim que desean seguir trabajando, continuar con esta labor, gente con vocación.

Somos una Comunidad que da la bienvenida a toda la gente que desea integrarse a ella.

EJ: En este momento tan difícil que atraviesa México ¿Qué es lo que tiene que hacer la comunidad judía en tu opinión?

DS: Algo fundamental de la filosofía judía es la ayuda, la Tzedaká. Pero es la ayuda desinteresada. Ser empáticos, pero ser solidarios. Yo creo que es una característica muy importante de la comunidad judía de México.

La comunidad ha adoptado una posición muy loable dentro de los desastres que hemos vivido recientemente y a través del tiempo, esto se ha demostrado una y otra vez, brindando ayuda a la gente que más lo necesita.

Hay instituciones muy sólidas como CADENA que ha hecho una brillante labor. Y atrás del Comité Central se ha solicitado la ayuda solidaria de todas las comunidades y ha habido un desbordamiento de ayuda.

Como mexicanos tenemos esa obligación de hacerlo, no solamente como comunidad judía, de ser solidarios con nuestro país donde vivimos.

EJ: ¿Cuál sería tu mensaje a la comunidad?

DS: Tenemos un equipo muy bien estructurado. Tenemos más de 50 askanim en el equipo. Gente con solvencia moral, con capacidad de trabajo, con entrega, con disposición de hacer lo que quieren seguir haciendo.

Agradeceríamos y nos honraría poder continuar con el trabajo dentro de la comunidad sefaradí y les solicitamos la confianza de su voto. No vamos a defraudar a su voto, somos gente conocida por nuestros socios y tenemos planes sólidos de trabajo y además de mejora.

EJ: ¿Quiénes conforman tu equipo?

DS: Somos más de 50. Si vamos a lo que es la presidencia con su staff directo tenemos: en la vicepresidencia de asuntos internos a Hans Penjas; en asuntos externos a Beto Sarfati Cohen; en vicepresidencia de asuntos religiosos a Meir Rafael; en administración a Salomón Sadi; en educación a Benito Rebaj; en juventud y actividades a Isaac Wakil; en responsabilidad social a Esther Nisán; en socios a Ruben Bros; como tesorero a Bensión Sades; como pro tesorero a Bernardo Rozenbaum; como secretario a Moisés Mitrani y como pro secretario a Óscar Calderón.

Y de ahí tenemos la fortuna de contar con mucha gente, y un muy amplio y nutrido grupo de mujeres que están trabajando y que siempre aportan su talento y su sensibilidad para que nuestros proyectos ocurran de manera satisfactoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend