Inicio » Entretenimiento » Deportes » La gran huella roja en la NBA

La gran huella roja en la NBA

Enlace Judío México.- A pocos días de que comience la temporada 2017/2018 del mejor basquetbol del mundo, recordamos al judío que revolucionó la NBA en todos los sentidos.

ISAAC SHAMAH EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Para contarles la historia de nuestro protagonista y de cómo él transformó una de las ligas deportivas más poderosas del universo, me tengo que remontar a las décadas de los 20’s y los 30’s, donde, para estos tiempos, Arnold Auerbach pasaba de ser un niño judío, hijo de inmigrantes rusos que buscaba destacar en el baloncesto, a un joven enamorado del deporte que se estaba convirtiendo en boga en los Estados Unidos, ya que para mediados de los 30’s se convirtió en deporte olímpico.

Para 1941, después de intentar ser basquetbolista, Arnold Jacob, mejor conocido como “Red” gracias a su cabello pelirrojo, se dio cuenta que su talento estaba como entrenador y no como jugador; gracias a esto, consiguió su primer trabajo entrenando al equipo de la Escuela de St. Albans.

Después de años de entrenar en escuelas y posteriormente en la Marina, a Red se le presentaría su primer gran oportunidad para dirigir a un equipo profesional, ya que para 1946, Mike Uline, el dueño de los Washington Capitols, que formaban parte de la recién establecida liga BAA, decidió darle las riendas del equipo.

Tras años de disputar finales y de llevar al equipo a puras temporadas ganadoras, para la temporada que comenzaba en 1949, Auerbach quería buscar el campeonato a toda costa, por lo que le propuso a Uline renovar por completo al conjunto, sin embargo, a Uline no le encantó la idea, por lo que Auerbach renunció a su puesto.

Poco tiempo después de su renuncia, los Tri- Cities Blackhawks contrataron a Red para que llevara al equipo como él quisiera; cosa que demostró de inmediato, ya que en tan sólo dos semanas de haber sido contratado, Red modificó la plantilla por completo. Pero al terminar la temporada no obtuvo los resultados que anhelaba y la institución le quitó un poco de poder e intercambió a su jugador favorito, John Mahnken. Al enterarse de la partida de Mahnken, un enojado Auerbach, volvió a renunciar.

En su momento, parecía que la renuncia de Auerbach a los Blackhawks era una pésima idea, la temporada de 1950 ya estaba por comenzar y el no contar con estabilidad podía poner en peligro la carrera de Red, pero la realidad es que este suceso fue lo mejor que pudo pasarle en su carrera, ya que al empezar la temporada los Celtics de Boston no contaban con un buen entrenador y les urgía alguien experimentado que pudiera darle vuelta a una franquicia que se conocía por ser perdedora, en la cual el dueño no tenía ni la menor idea del baloncesto y quería que alguien llevara el equipo por él. Parecía que los Celtics y Arnold estaban hechos el uno para el otro y cuando Walter Brown, dueño de la franquicia de Boston vio esto, de inmediato decidió darle el control total de su equipo a Red.

Al llegar a su nuevo equipo, de inmediato Red dejó su huella, ya que además de intercambiar varios jugadores, seleccionó a Chuck Cooper en el Draft de la NBA (centro de reclutamiento de talentos universitarios) Chuck fue el primer jugador afroamericano en ser seleccionado en el draft, la gente no lo podía creer y aunque en su momento hubo polémica, esto cambió la igualdad de la liga para siempre.

Poco a poco, los Celtics se estaban convirtiendo en una franquicia, que si bien aún no ganaba un campeonato, llegaba a la postemporada y hacía un papel decente en la liga, hasta el draft de 1956, donde todo cambiaría para siempre.

En el draft del 56, Auerbach estaba “vuelto loco” por un centro que era una eminencia a la defensiva y lo quería seleccionar a como diera lugar, sin embargo, para poder “atraparlo” tendría que intercambiar varios jugadores para poder seleccionar antes. El deseo de Auerbach de seleccionar a dicho jugador era tan alto, que no le importó deshacerse de varias piezas claves en su equipo para poder tenerlo. Y así fue como los Celtics seleccionaron a Bill Rusell, considerado por muchos como uno de los mejores basquetbolistas de todas las épocas.

Ya con Bill Rusell, los Celtics parecían imparables, jugaban un baloncesto espectacular que era caracterizado por el contragolpe. La realidad es que fueron un equipo fuera de serie, quizá el mejor de la historia. De la temporada de 1956- 57 a la temporada de 1965- 66, el equipo de Red, ganó 9 títulos y llegó a 10 finales.

Tras su retiro en 1966, Auerbach, ya como directivo de los Celtics, nombró a Bill Rusell como el entrenador que lo reemplazaría, Rusell se convirtió en el primer entrenador de Raza negra en la historia de los deportes estadounidenses y con esto, gracias a ambos, se rompió la barrera de color en puestos fuera de las canchas en cualquier deporte norteamericano.

Para la temporada de 1967, la NBA, nombró “Red Auerbach” al premio al mejor entrenador del año, el mismo Red ganó dicho laurel en la temporada de 1965.

En 1968, Red fue seleccionado para ser parte del Salón de la Fama de la NBA. Para 1979, Arnold fue seleccionado para ser parte del Salón de la Fama del Judaísmo en el Deporte.

Para 1985, los Celtics retiraron el número 2 en honor a Red, nombrándolo el segundo Celtic más grande de la historia, detrás de Walter Brown, quien fundó la franquicia y lo había contratado, a quien le retiraron el número 1.
Después de dejar el puesto como entrenador, Red se quedó como directivo de los Celtics por toda su vida. En sus mandatos como presidente el club también ganó 7 campeonatos.

Hasta la fecha, a Red se le considera como uno de los mejores entrenadores y como una de las personas más influyentes en la NBA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend