Inicio » Mujer Judía » Con diseñadores israelíes y artesanos ‘enemigos’, la colaboración se pone de moda

Con diseñadores israelíes y artesanos ‘enemigos’, la colaboración se pone de moda

Enlace Judío México.- La plataforma VIDA permite a artistas y trabajadores de todo el mundo trabajar en colaboración para crear productos, reducir costos y potenciar a todos

ELISSA EINHORN

Cual Torre de Babel de creativos internacionales: Con más de 100,000 artistas, el proyecto de colaboración colaborativo VIDA con base en San Francisco conecta a pintores, escultores, joyeros, fotógrafos, estilistas, pasteleros y otros de 83 países con fabricantes de productos de todo el mundo.

Armada con una pasión por el arte y un MBA de Harvard, Umaimah Mendhro creó la startup de moda en línea en 2014. Con el objetivo de casarse con un estilo impecable con responsabilidad global, la fundadora y CEO desarrolló un modelo comercial que empodera a los artistas al reducir costos asociados con grandes inventarios y trabajadores de fábricas. Y lo hace financiando programas de alfabetización y educación en lugares como India, Turquía y Pakistán, donde fue criada.

Umaimah Mendhro, fundadora y CEO de VIDA. (Curtesía)

Estos esfuerzos, dice Maggie Kovacs, jefa de estrategia y retención comunitaria, combinan la misión de VIDA de “traer más belleza al mundo creando productos ingeniosos de manera responsable“.

The Startup Nation no es ajeno al sitio. Kovacs informa que 662 productos han sido diseñados por 61 artistas israelíes.

Con estilos tan diversos como sus antecedentes, la sabra Rivka Sheffer, la argentina Liliana Orbach y Patricia Abramovich nacida en París están entre los creativos israelíes.

La cadena de suministro es simple. Los diseñadores se inscriben en el sitio web de VIDA y cargan imágenes de sus creaciones en alta resolución. Los trabajadores o, como VIDA se refiere a ellos, “fabricantes”, usan las fotografías para crear los productos a pedido. Una vez que el artista finaliza el producto, se pone en marcha.

Es la singularidad de cada producto lo que atrae a la gente a VIDA. Kovacs describe el perfil del cliente como mayormente mujeres de entre 25 y 65 años, siendo la franja 32-45 el punto más dulce.

Son educadas, sofisticadas e interesadas en el mundo que las rodea y expresan su individualidad“, agrega.

Bufanda de Patricia Abramovich (Cortesía)

Aunque la compañía aún es joven, algo está funcionando. Con precios que van de $ 40 por una bufanda a $ 400 por una pulsera, las ganancias de VIDA se han multiplicado por diez desde su lanzamiento: de $ 300,000 en 2014 a $ 3 millones en pedidos durante 2016. También están creciendo las ideas. Además de utilizar tecnologías como la impresión 3D, las nuevas técnicas permiten imprimir obras de arte en metal para joyería y otros productos.

No todos pueden permitirse una pintura“, explica Kovacs, “por lo que VIDA lleva el arte a la moda. Hacemos que sea más accesible y traiga más belleza y exclusividad para que los consumidores se expresen. El objetivo final es tener un lugar para descubrir nuevos artistas, tener una base de consumidores que toman una decisión consciente sobre el apoyo a artistas y trabajadores de fábricas, y llevar algo de lo que estar orgullosos“.

Dada la naturaleza global de la empresa, Kovacs confirma que las situaciones surgen inevitablemente cuando un artista está emparejado con un fabricante cuyos países están en conflicto.

Definitivamente nos hemos topado con situaciones en las que los países no se hablan, pero no hemos tenido problemas“, dice Kovacs.

El fabricante siempre sabe de dónde es el artista“, dice ella. “Nuestros productos incluyen la firma del artista, así como la ubicación donde se fabricó y diseñó el producto. Gran parte de nuestras camisas y abrigos tendrán etiquetas que digan: ‘Diseñado en Israel. Hecho en Pakistan’.

Mosaico de Rivka-Sheffer (Cortesía)

Kovacs también enfatiza que una fábrica nunca se ha negado a crear un artículo. VIDA es selectiva respecto a sus socios, agrega, y no elegiría a alguien que no se alineara con su visión de “difundir amor, esperanza y aceptación a través del arte al mundo“.

Estamos dispuestas a dar voz a todos“, explica Kovacs. “Aceptamos las diferencias. Está tan integrado en lo que somos en la comunidad de arte. El mensaje es de esperanza“.

He aquí un breve perfil de los tres artistas israelíes destacados. Aunque sus antecedentes son variados, todos se sienten orgullosos de identificarse con la patria judía mientras trabajan con productores y clientes de todo el mundo.

Rivka Sheffer se unió a VIDA porque “le gusta la oportunidad de exponer sus creaciones al mundo y a otros mercados“.

Una profesora de educación artística jubilada que se ríe cuando dice que ha sido artista desde que nació, Sheffer descubrió su pasión actual después de un accidente automovilístico hace 15 años. Incapaz de sentir plenamente sus brazos y con tratamientos que no muestran ningún éxito, la artista recurrió a la creación de mosaicos. No contenta con usar baldosas precortadas, descubrió que romper las piedras grandes ayudaba a fortalecer sus manos.

Es mi terapia“, dice de su singular técnica.

Sheffer crea mosaicos decorativos y utilitarios inspirados en la naturaleza y en tradiciones y símbolos judíos, como las granadas. Los tamaños varían desde piezas pequeñas que pueden colgarse en una pared hasta mesas de tamaño completo. Su objetivo inicial era vender una variedad de productos, sin embargo, debido a los altos costos de envío asociados con el peso, comenzó a imprimir sus diseños de mosaico en prendas y accesorios.

Puedes ver tu arte de manera tan diferente a lo real”, dice sobre la transformación. “Es única. Nadie más lo tiene“.

Liliana Orbach fue reclutada por VIDA a finales de 2016. La invitación por correo electrónico despertó su curiosidad, por lo que visitó el sitio y le gustó lo que vio. Comenzó a diseñar una línea de bufandas, blusas y bolsas inspiradas en la naturaleza.

La idea es genial“, dice de la plataforma. “Debido a mi vida, he sido muy global. Eso es lo que me atrajo a VIDA, que es global“.

Refiriéndose a su pasado argentino, Orbach explica: “Más que el territorio de Argentina, lo que informa mi trabajo es mi historia personal, no el lugar donde nací“.

La artesanía de la artista incluye grabado, fotolitografía, joyería, video, escultura y fotografía. Con una licenciatura de la Universidad de La Plata en Argentina, una maestría de la Universidad del Estado de California, Fullerton y un doctorado de la Universidad de Arte de Poznan en Polonia, relaciona su trabajo a la condición humana con, como dice, “pura belleza de línea y color”.

Cuando pinto, esto es para mí una especie de meditación“, dice Patricia Abramovich. “Siento que estoy sola con mi lienzo y los colores. Entonces comienza la creación. Viene desde adentro“.

Abramovich dice que además de inspirarse en la libertad, los colores y paisajes, reconoce la integración de sus raíces parisinas y su vida en Israel, que comenzó cuando hizo aliá con su familia a los 15 años.

No estoy segura de poder afirmarlo, pero decimos que un humano es su paisaje nativo”. Ciertamente guardé las escenas de mi infancia en mi memoria y aparecieron en mi trabajo, al igual que mis experiencias de vida israelíes“.

Las artistas aprendieron el diseño de patrones en 2015 y buscaban una forma de ingresar al mundo de la moda. Descubrió VIDA después de ver una colección de artistas publicada en LinkedIn. Entró al sitio y “supe que era el fabricante de mis próximas creaciones“.

Dice: “VIDA hizo realidad mi sueño“.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend