Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Israel intenta combatir la poligamia de los beduinos pero el plan despierta poca simpatía

Israel intenta combatir la poligamia de los beduinos pero el plan despierta poca simpatía

Enlace Judío México.- Aunque tres mujeres describen un horrible maltrato bajo el sistema de matrimonio, la mayoría de los beduinos dicen que la nueva iniciativa del gobierno para enfrentar el fenómeno fracasará

DOV LIEBER y VIDEO POR LUKE TRESS

Cuando Fatma se casó por la fuerza con su primo a los 19 años, se convirtió en su segunda esposa. Él bebía y la golpeaba. Su propio padre, que la había casado con su primo, no creía su historia de abusos, descartándolos como las quejas de alguien que nunca quiso el matrimonio en primer lugar.

Eventualmente, el hospital que trató a Fatma después de las palizas la puso en manos de los trabajadores sociales. Fue llevada a un refugio para mujeres. Pudo divorciarse sin presentarse a la corte, debido a sus palizas documentadas.

Un año después, la enviaron a vivir con una familia judía en el norte (su “mishpajá” (familia), como los llama, cambiando repentinamente del árabe al hebreo). Fatma le pidió que no usáramos su verdadero nombre por su seguridad.

Mientras vivía en el norte, se las arregló para conocer a otro beduino del entorno de Beersheba, que casualmente vivía allí. Se enamoraron, se casaron y criaron a una familia feliz con cinco hijos. Daba clases de computadoras en una escuela primaria.

Veinte años después, dijo, su segundo marido decidió tomar a una joven de 18 años como su segunda esposa, por lo que la dejó “para proteger mi dignidad“.

Ilustrativo: mujeres beduinas caminan pasando la ciudad beduina de Rahat, en el sur de Israel, el 16 de febrero de 2014. (Hadas Parush / Flash 90)

Fatma no está sola. Alrededor de un tercio de los beduinos practican la poligamia en Israel, según un cálculo de la Knesset, aunque un portavoz beduino calculó ese número en un 20 por ciento, y otro activista beduino de los derechos de las mujeres a favor de la poligamia lo calculó en un 18 por ciento.

La pena por la poligamia, que ha sido ilegal en Israel desde 1977, es una sentencia de cinco años de cárcel y multa, pero rara vez se ha aplicado. Dos legisladores árabes israelíes se encuentran actualmente en relaciones polígamas.

Sin embargo, en enero, el gabinete dio su respaldo a un plan para reducir la poligamia en Israel, relacionándolo con la violencia doméstica y una serie de trastornos psicológicos.

Sus principales víctimas son las mujeres y los niños que viven en familias polígamas“, dice la propuesta de la Knesset. “La literatura profesional indica que las mujeres en estas familias sufren, entre otras cosas, violencia física y emocional, crisis psicológica, depresión, ansiedad, baja autoestima, falta de satisfacción en la vida conyugal, disminución del funcionamiento familiar y dificultades económicas“.

La propuesta proporcionaría bienestar, salud y servicios sociales a mujeres y niños en matrimonios polígamos en Israel, incorporaría educación anti-bigamia en el sistema escolar israelí, y crearía programas de extensión, en un intento por crear conciencia sobre el fenómeno.

Los comités interministeriales encargados de llevar a cabo el plan aún están en fase de investigación y discusión, y, según un miembro de uno de los comités, presentarán sus recomendaciones para su aprobación a fines de noviembre.

También hay indicios de que las autoridades están empezando a hacer cumplir las leyes contra la poligamia en los libros.

El 3 de octubre, los fiscales acusaron formalmente a un beduino por cargos de poligamia, el primero desde que las nuevas directrices se aprobaron en enero.

El sitio de noticias de Ynet informó que la policía abrió 15 casos relacionados con la poligamia desde que el gabinete aprobó el plan en enero.

Tanto los oponentes beduinos como los defensores de la poligamia son profundamente escépticos o rechazan abiertamente el plan, que está siendo encabezado por la ministra de Justicia, Ayelet Shaked, argumentando que realmente tiene como objetivo disminuir la alta tasa de fertilidad beduina y garantizar así una mayoría judía en el desierto del Neguev, donde viven la mayoría de los beduinos.

Atieh Al Asam, un portavoz de los pueblos beduinos en el Neguev)

Sostienen además que si a Israel realmente le preocupara el destino de las mujeres beduinas, primero abordaría lo que consideran problemas más dañinos, como la falta de educación, las oportunidades de trabajo y la demolición de casas.

La minoría árabe de Israel ha sostenido durante mucho tiempo que la discriminación patrocinada por el estado les imposibilita obtener un permiso de planificación para expandir sus comunidades. El resultado es que muchas familias recurren a la construcción de viviendas sin permiso, lo que las hace vulnerables a la demolición.

En febrero, la ministra de Justicia Shaked defendió la iniciativa ante The Times of Israel.

El bienestar de las mujeres y los niños que viven en familias polígamas es el tema central que me guía“, dijo.

Mujeres beduinas reaccionan ante la destrucción de las casas el 18 de enero de 2017, en un pueblo beduino de Umm al-Hiran, en el desierto del Néguev, no reconocido. (AFP Photo / Menahem Kahana)

Un informe de televisión, sin embargo, afirmó que el primer ministro Benjamin Netanyahu se había referido a la tasa de natalidad de los beduinos como una “amenaza existencial” para Israel.

Según el sitio web de la Knesset, la tasa de fecundidad total de los beduinos en Israel es de alrededor del 5,5% por año, la más alta del mundo.

Israel también ha dicho que está tratando de acabar con el fenómeno de los beduinos israelíes que se casan con mujeres palestinas de Cisjordania, que luego se registran como divorciadas, aunque siguen casados, para reclamar subsidios de bienestar y recibir subsidios para niños del Instituto Nacional de seguros.

Forzada a tener 12 hijos

Fatma y otras dos mujeres describieron recientemente a un grupo de periodistas en Beersheba cómo la práctica de la poligamia entre la población musulmana en Israel, pero especialmente dentro de la sociedad beduina, les había perjudicado la vida.

Khadra, de 46 años, dijo que tiene una “vida muy dura” cuidando a sus 12 hijos. Se casó cuando tenía 16 años. Dijo que planeaba tener solo cinco hijos, pero que su esposo tenía otros planes.

Él la envió de regreso a la casa de su familia durante años, tiempo durante el cual ella no podía ver a los niños que habían tenido juntos. Sus familias finalmente se reconciliaron, y ella regresó a casa para dar a luz a otros siete hijos.

Sin embargo, dijo, casi no ven a su padre actualmente y ella los mantiene principalmente por sus escasos pagos de asistencia social, que según ella ascienden a NIS 160 ($ 45) mensuales por niño. Cuando era más joven, trabajó en agricultura.

La mayoría de las veces, el marido de Khadra, dijo, está con su segunda esposa, a quien tomó solo seis años después de casarse ella. La segunda esposa, cinco años mayor que él, dio a luz siete hijos.

Me deprimí después del segundo matrimonio“, dijo Khadra. Pero se quedó con su esposo para estar con sus hijos. Temía que sus hijos “salgan a la calle, beban o consuman drogas sin ella.

Las mujeres beduinas son tratadas “como autos

Sulum, de 40 años, no tiene identificación o residencia israelí. Lleva consigo el folleto de vacunación de sus hijos como su única prueba de vida en Israel, en caso de que un policía decida hablar con ella. Su cuerpo está completamente cubierto con el vestido negro islámico tradicional y el velo de la cara.

Nació en la Península del Sinaí, hoy parte de Egipto, pero estaba controlada por Israel cuando ella nació. A diferencia de Fatma y Khadra, no puede registrarse para recibir ningún beneficio, ya que nunca adquirió la ciudadanía israelí, y solo se mudó a Israel a los 20 años. Vende vegetales para ganarse la vida.

Sulum, de 40 años, una mujer beduina del Sinaí, sostiene el folleto de vacunación de sus hijos, que usa como su única identificación del gobierno. (Luke Tress / Times of Israel)

Sulum es la sexta de un total de siete esposas que se casaron con su esposo. El Islam tradicional permite que un hombre se case con un máximo de cuatro esposas a la vez, por lo que antes de casarse con Sulum, se divorció de sus primeras cuatro esposas. Más tarde se casó con dos más después de Sulum, pero años más tarde se divorció de ellas, dijo, a petición suya.

Sulum no quería estar en una relación polígama, pero cuando su esposo se casó con dos mujeres más, ella dijo que no protestó, para poder quedarse con sus hijos.

Sulum, Fatma y Khadra dijeron que sus hijos se volvieron emocionalmente confusos y, a veces, se distanciaban de sus padres tras agregarse más esposas e hijos a la mezcla.

Khadra, 46, una mujer beduina, toma sus manos, mientras describe los desafíos de estar en un matrimonio polígamo. (Luke Tress / Times of Israel)

Fatma dijo que está feliz hoy, a pesar de estar divorciada dos veces. Siente que tiene control de su vida. Dijo que tiene una gran deuda con el estado por la ayuda que recibió de la policía y los trabajadores sociales.

Habló con los periodistas para enviar un mensaje a las mujeres: “Puede haber vida fuera de su casa. Puedes hacerlo sin un hombre“.

Al describir la situación de la mujer beduina atrapada en la cultura de la poligamia, comparó sus situaciones con automóviles.

Cuando la esposa ya no funciona, los hombres toman una nueva“.

En condiciones adecuadas, la poligamia desaparecería en su mayoría de forma natural

Atieh Al Asam, portavoz y jefe de aldeas beduinas no reconocidas en el Neguev, argumentó que la poligamia y muchos de sus efectos nocivos desaparecerían si el estado proporcionara a los beduinos más oportunidades de trabajo y educación.

En un mundo perfecto, dijo, solo alrededor del 4% de los beduinos continuaría la práctica, por lealtad a la cultura tradicional.

Sabemos que es un problema tener tantos hijos“, dijo. “Debido a la mala situación, crea malos resultados.

La Oficina Central de Estadísticas (CBS) en 2015 dijo que la tasa de empleo de los hombres beduinos es del 60%, muy por debajo de la de los árabes y los judíos. Entre las mujeres beduinas la tasa es del 22%.

Los hombres que sienten que no hay esperanza para el trabajo, dijo, tienden a casarse con más esposas y encuentran sentido al tener más hijos.

Amal Abu Al Thoum, directora del centro Nisa Badawiyat, una ONG que trabaja para empoderar a la mujer beduina, probablemente sería una de ese 4% que continúan promoviendo la poligamia si la comunidad beduina alcanza los estándares socioeconómicos deseados.

Con el lenguaje salpicado de frases religiosas tales como “la paz sea con Él” y “alabado sea Dios“, ella argumentó que la poligamia debe ser una práctica beneficiosa porque estaba ordenada en el Corán.

Primero y principal, dijo: “Es una regla de Dios que nos da el Corán“.

(Amal Abu Al Thoum, directora del centro Nisa Badawiyat)

Ninguna ley me puede impedir algo que Dios me dio“, agregó.

Sin embargo, aparte de su supuesto origen divino, argumentó que la poligamia era una forma de proteger a las mujeres.

La poligamia asegura que a las mujeres se les concedan derechos bajo un marco legal“, dijo, en lugar de “amigas extramaritales” que no heredan los derechos que Dios les otorgó. Admitió que la mayoría de las chicas, naturalmente, quieren ser la única esposa.

Dijo en su propio hogar de nacimiento polígamo, todos se llevaban bien, y ese es generalmente el caso de la mayoría.

En una pregunta sobre qué le diría a Fatma, quien comparó el tratamiento de las mujeres beduinas con los autos, admitió que hay algunos matrimonios polígamos que tienen problemas.

Sin embargo, replicó, “¿no hay problemas con muchos matrimonios monógamos también?

Marissa Newman y Melanie Lidman contribuyeron a este informe.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend