Inicio » Opinión » Literatura » Nuestra Jerusalem: Hemos vuelto

Nuestra Jerusalem: Hemos vuelto

Enlace Judío México.- El año Fulbright de mi esposo en 1961 fue mágico, vagando por las calles de Jerusalem con un bebé, leyendo la historia en letreros de calles.

BLU GREENBERG

Me enamoré de Jerusalem de niña criada en una casa religiosa sionista, con una preciosa pintura del Kotel en terciopelo negro colgada en el pasillo. Jerusalem estaba en nuestras oraciones. Nos sentíamos honrados de tenerlo en nuestra casa en Seattle.

Me enamoré de nuevo cuando, a los diecinueve años, vine a estudiar. Nuestro majón (instituto) se alojó en el Palatin en la calle Agripas; la extraordinaria Nechama Leibowitz fue nuestra maestra. En un momento, nuestra guía dividió a nuestro pequeño grupo. “Ustedes“, dijo apuntando a la mitad del grupo, “están con el joven David, y ustedes“, señalando a la otra mitad, “estarán en aquella colina con Goliat“. Fue un momento electrizante, la sensación visceral de conectar con la historia judía. Jerusalem, Ir David – la ciudad de David; por primera vez realmente lo capto.

Fuente de los Leones en los Jardines del barrio Yemón Moshé en Jerusalem.

El año del programa Fulbright de mi esposo en 1961 fue mágico, vagando por las calles de Jerusalem con un bebé, leyendo la historia en los carteles de las calles. Yitz y yo nos prometimos regresar haciendo aliá al cabo de dos años, una promesa que se repetía descaradamente cada dos años.

Una tarde, dejé mi bolso (llaves, dinero y pasaporte) en una repisa en la parada de autobús más concurrida de Ben-Yehuda. Me apresuré a regresar cuatro horas y dos mil transeúntes intermedios más tarde y allí estaba. Un día en Meá Shearim, vi a una madre comprar un pretzel en un quiosco para su bebé, con la kipá atada bajo la barbilla. Se inclinó y le tendió el pretzel: “Baruj”. “Babu”, intentó. “Ata”. “Ta.” Con su “mezonot” final y su “mo”, ella le dio un abrazo y el pretzel. Mis ojos brillaron, había algo sobre el pacto entre las generaciones.

Con los años volvimos periódicamente. En 1974, un año triste para Israel, nuestros hijos de siete a doce años de edad, sin embargo, prosperaban en la escuela en el idioma de nuestro pueblo. Justo antes de Shavuot, la Fiesta de las Primicias, me di cuenta de que había olvidado los zapatos de los muchachos y corrí al zapatero al mediodía. Él ya había bajado su puerta de estaño. “Por favor, por favor, son sus zapatos de Shabat”. Subió por la puerta mientras recitaba: “Si tu hermano se cae, debes levantarlo” (Levítico 25:35).

Las ocasiones para visitar se multiplicaron cuando nuestros hijos hicieron aliá. En 1991, vinimos por el brit de nuestro nieto, un descendiente de levitas y sacerdotes. Sentado allí, me pregunté: ¿fue este el primer brit de Jerusalem en nuestra familia desde que el Templo fue destruido? Me invadió una sensación de “hemos vuelto”.

Desde 2016, finalmente tenemos nuestro propio hogar aquí. Recientemente, caminando hacia la panadería de Ángel al mediodía, estallaron sirenas lejanas. Me detuve en seco y me esforcé por oír: ¿una ambulancia o varias? Una. Bendije a Dios y seguí mi camino, una jerosolimitana.

Blu Greenberg es escritora, su libro How to Run a Traditional House Jewish se convirtió en un clásico; fue cofundadora y primera presidenta de la Alianza Feminista Ortodoxa Judía.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend