Enlace Judío

Amenaza antisemitismo y racismo a las próximas elecciones de Italia

Enlace Judío México – El incremento en el número de inmigrantes que han llegado a Italia en los últimos años ha provocado un creciente sentimiento de antisemitismo en sectores de la población.

Las expresiones racistas y antisemitas en Italia se han vuelto más audaces, generalizadas y violentas, de acuerdo a un reporte de la agencia AFP. La retórica antinmigrante está desempeñando un papel sin precedentes en la configuración de la campaña para las elecciones nacionales del 4 de marzo en el país, que muchos dicen que está empeorando las tensiones e incluso fomentando la violencia.

Los crímenes de odio motivados por prejuicios raciales o religiosos en Italia aumentaron más de 10 veces, de 71 incidentes en 2012 a un total de 803 en 2016, según las estadísticas de la policía. El período de cinco años corresponde a la época en que han llegado más refugiados.

El último episodio de violencia se produjo el pasado 3 de febrero cuando un extremista de derecha disparó e hirió a seis inmigrantes africanos en la pequeña ciudad de Macerata, en el centro de Italia. La policía dice que el sospechoso afirma haber actuado por venganza luego de que un inmigrante nigeriano fuera arrestado bajo sospecha de matar y descuartizar a un adolescente de 18 años.

El ataque también arrastra a la política. El supuesto pistolero, Luca Traini, fue un candidato fallido para la Liga del Norte de derecha y con ideología antimigrante el año pasado. La policía se apoderó de la propaganda nazi y de supremacía blanca que tenía almacenada en su dormitorio.

La noche antes del tiroteo, el líder de la Liga, Matteo Salvini, había citado el asesinato del adolescente en una aparición de campaña en Verona, comprometiéndose a enviar a casa a 150 mil inmigrantes si resultaba elegido.

El ex primer ministro Silvio Berlusconi, quien está compitiendo con Salvini por el liderazgo de la coalición de centro derecha, aumentó significativamente la apuesta política después del tiroteo. Afirmó que 600 mil inmigrantes estaban en Italia ilegalmente, llamándolos “una bomba social lista para explotar, porque están listos para cometer crímenes”, y amenazó con deportar a muchos más.

“Los hechos de Macerata de alguna manera muestran que en los últimos años ha habido un proceso de legitimación cultural, social y política del racismo que está creando un daño enorme, sobre todo a expensas de la vida de las personas”, dijo a la AFP Grazia Naletto, presidenta de Lunaria, una agencia no gubernamental con sede en Roma que compila una base de datos de incidentes racistas en Italia.

Lunaria cuenta con 84 casos de violencia racista contra personas en los últimos tres años, incluidos 11 asesinatos por motivos raciales, una estadística que Naletto calificó sin precedentes en Italia.

Un informe sobre el odio del parlamento italiano el verano pasado informó que el 40% de los italianos creen que otras religiones representan una amenaza, especialmente el islam. También dijo que las creencias antisemitas son compartidas por uno de cada cinco italianos. La compañía encuestadora IPSOS MORI descubrió que Italia es el país menos informado del mundo en materia de inmigración, ya que la mayoría de las personas sobreestima en más de tres veces el número de inmigrantes que viven en Italia.

Los hallazgos del Instituto de Investigación SWG con sede en Trieste, publicado en enero, dijeron que los grupos demográficos más vulnerables a los ideales neonazis son aquellos con edades comprendidas entre los 25 y los 34 años, y que entre los italianos en general con ingresos más bajos, el 55% de ellos no prestan atención o no se oponen a combatir las ideologías neonazis.

Los expertos citan muchas razones para la propagación del extremismo y las expresiones racistas que hasta hace poco estaban relegadas a los márgenes de la sociedad. Entre ellas, una comprensión superficial de la historia, así como una economía debilitada por una larga crisis que marginó a muchos trabajadores comunes y prohibió a muchos jóvenes ingresar en la fuerza de trabajo.

El jefe de la oficina de inmigración de la diócesis de Verona reconoce que muchos italianos no han aceptado que la suya se haya convertido en una sociedad multicultural, a pesar de que alrededor del 9% de los residentes del país son extranjeros.

“Los jóvenes rumanos tienen menos problemas para integrarse que los de Ghana o Sri Lanka“, dijo a AFP el reverendo Giuseppe Mirandola. “Es decir, todavía tenemos dificultades con el color de la piel”.

La audiencia de alrededor de 500 personas en la presentación de Salvini en Verona incluyó a agricultores, familias con niños, estudiantes universitarios, artistas y activistas políticos. Muchos hablaron en contra de los migrantes, incluso antes de que el candidato subiera al escenario.

 

En el campo alrededor de Verona, todavía es posible leer inscripciones de los lemas más infames del líder fascista de Italia, Benito Mussolini, en los costados de los edificios, con algunas aparentemente pintadas. Las fotografías de Mussolini se pueden encontrar fácilmente en los mercados callejeros y los calendarios recién acuñados con su imagen se venden en pequeños locales.

Y aunque tales artículos pueden no ser una apología del fascismo, un crimen en Italia, su exhibición pública sin contexto puede alimentar un malentendido de la historia, dice Carmi, el líder judío de Verona.

“No fue un período dorado para todos en Italia“, dijo Carmi, cuyos tíos se encontraban entre los 8 mil judíos italianos deportados a los campos de exterminio nazis, donde la mayoría perecieron. “Para algunos fue. Ciertamente no para nosotros”.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico