avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El 8 de enero se conmemora el nacimiento de Elvis Presley, lo que marca hoy en el 85 aniversario del nacimiento de uno de los artistas más adorados del mundo occidental, un hombre cuya aportación musical cambió la dirección de cultura popular en los EE. UU.

Hay buenas razones para creer que “el Rey” era judío. Si bien no fue un judío observante ni siquiera identificado, sino halájico, un judío según la ley religiosa.

Entra la tatarabuela

Aunque la evidencia circunstancial que apunta a la conexión de Elvis con los judíos y su cultura es significativa, el caso de los “judíos halájicos” se basa solo en un poco de información.

En Gladys and Elvis, una biografía de Presley de 1985, Elaine Dundy citó a un primo de Presley, Oscar Tackett, quien le dijo que la tatarabuela materna de Elvis, Nancy Burdine Tackett, también antepasado de Oscar, era judía.

Eso significaría que la hija de Nancy, Martha Tackett Mansell, y su hija, Octavia Mansell Smith, y su hija, Gladys Love Smith Presley, eran todas judías, según la ley judía tradicional.

Lo que habría convertido al único hijo sobreviviente de Gladys, Elvis Aron Presley, también en judío. El hermano gemelo de Elvis nació muerto 30 minutos antes que él.

Presley también tenía herencia escocesa-irlandesa, francesa-normanda e india cherokee, “y cuando superpone todo esto con sus circunstancias, condicionamiento social y educación religiosa, específicamente su crianza de blancos pobres del sur, la Primera Asamblea de Dios”, escribió Dundy, “tienes el enigma que era Elvis”.

Un Chai y una cruz

En la Web, se pueden encontrar innumerables anécdotas que testifican las conexiones judías de Elvis. Está la piedra original que marcó la tumba de Gladys Presley, quien murió en agosto de 1958.

Diseñada por su amado hijo, ese marcador, en el cementerio Forest Park de Memphis, le dio el mismo peso a una cruz y a una estrella de David.

En 1977, cuando la volvieron a enterrar en Graceland junto con Elvis, que ya no estaba vivo para supervisar la inscripción en el marcador, no se incluyó el símbolo judío.

El mismo Elvis a menudo usaba un collar Chai, un colgante con las letras hebreas het y yod, que deletrean la palabra hebrea para “vida”. De hecho, se dice que llevaba un símbolo de Chai y una cruz la noche en que murió, el 16 de agosto de 1977.

Con motivo del yahrzeit de Presley el año pasado, el columnista de Forward J.J. Goldberg reunió estos y muchos otros vínculos judíos del artista.

El difunto padre de Harold, Albert Fruchter, era rabino. Debido a que la familia observaba el Shabat, Elvis a veces servía como su goy de Shabbes, encendiendo y apagando las luces o la estufa para ellos en Shabat, cuando tales aparatos están fuera del alcance de los judíos. No hace falta decir que el rabino Fruchter no conocía la ascendencia judía de su joven vecino.

Harold dice que su madre, Jeannette, quería mucho a su vecina. Ella le dijo que en 1953, cuando Elvis hizo su primera grabación, subió las escaleras para pedir prestado el tocadiscos de los Fruchters. “Oh Elvis, puedes tenerlo durante todo el verano”, respondió Jeanette Fruchter.

Según el sitio web Elvis Presley News, el Rey donó 150 mil dólares a la Academia Hebrea de Memphis.

Y Goldberg informa que Presley dedicó una habitación en el Centro Comunitario Judío de Memphis en honor a Meyer y Pauline Fortas, padres de su buen amigo Alan Fortas  quien fue sobrino del ex juez de la Corte Suprema de EE. UU., Abe Fortas.

Alan Fortas formó parte de la llamada Memphis Mafia, un grupo de amigos, varios de ellos judíos, que se congregaron alrededor de Presley durante su juventud y también en sus convulsos años finales.

Otro miembro de la “mafia”, Larry Geller, tenía la dudosa distinción de ser el estilista de Presley y también lo instruyó en la cábala.

Fuente: Haaretz.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí