avatar_default

Enlace Judío – Casi la mitad de las personas que contraen casos leves o moderados de COVID-19 aún experimentan síntomas seis meses después, según un nuevo estudio publicado por investigadores israelíes.

La investigación, que se publicará este mes en el Journal of Clinical Microbiology and Infection, evaluó a 103 personas mayores de 18 años que tuvieron coronavirus entre abril y octubre de 2020, de acuerdo con The Jerusalem Post.

Las personas tuvieron síntomas de leves a moderados, lo que significa que, si bien no estaban asintomáticos, no fueron hospitalizados con un caso más grave de la enfermedad.

Los participantes fueron entrevistados hasta cuatro veces durante el transcurso del estudio.

“Da mucho miedo que después de seis meses, los jóvenes que estaban sanos y se sentían bien antes del coronavirus todavía tengan síntomas”, dijo la Dra. Sarah Israel del Centro Médico de la Universidad Hadassah, quien participó en el estudio.

A los seis meses, el 46 por ciento de los pacientes tenía al menos un síntoma no resuelto, más comúnmente fatiga (22 por ciento), cambios en el olfato y el gusto (15 por ciento) o dificultades respiratorias (8 por ciento).

El estudio mostró que el 44 por ciento de las personas experimentaron dolor de cabeza, 41 por ciento fiebre, 39 por ciento dolores musculares y 38 por ciento tos seca como primer síntoma de COVID-19, generalmente alrededor del segundo día del inicio de la enfermedad.

Pero muchos de esos síntomas se resolvieron por sí solos con relativa rapidez.

Por el contrario, los cambios en el olfato y el gusto, que generalmente aparecen alrededor del cuarto día después del inicio de la enfermedad, se encuentran entre los más duraderos.

Se incluyeron un total de 14 síntomas en el análisis final, 12 de los cuales fueron enumerados como síntomas de COVID-19 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC) a diciembre de 2020.

Estos incluyen cambio de gusto, cambio en el olfato, fiebre, tos seca, dolores musculares, dolor de cabeza, secreción nasal, dolor de garganta, diarrea, dificultad para respirar, vómitos y náuseas.

Además, más de la mitad de los participantes (53 por ciento) se quejaron de un síntoma no relacionado con los CDC: pérdida de apetito.

Finalmente, la fatiga, que ahora se incluye como un síntoma de los CDC, no apareció explícitamente en el cuestionario original, pero fue informada por el 18 por ciento de los pacientes bajo “cualquier otro síntoma”.

Otros síntomas que mencionaron algunos de los pacientes incluyeron pérdida de memoria, caída del cabello y depresión, “muchos síntomas por los cuales es difícil entender por qué los pacientes experimentaban estos síntomas posteriores al COVID-19”, dijo Israel.

“El COVID largo está emergiendo como un fenómeno en el que los pacientes tienen síntomas no resueltos a largo plazo”, dijo el informe.

“Estos podrían ser síntomas prolongados de COVID-19, o un síndrome post-COVID para el cual se ha propuesto una disfunción del sistema nervioso autónomo, aunque se necesita más investigación para establecer las causas”.

La mayoría de los pacientes estaban sanos en general antes de contraer el virus. Dos de ellos tenían presión arterial alta, seis tenían enfermedades respiratorias, dos tenían enfermedades cardíacas y 16 eran clínicamente obesos.

El estudio tenía varias limitaciones, según el informe, incluido que el método de recopilación de datos utilizado, llamar a los pacientes en varios intervalos, podría haber causado un sesgo de memoria.

Además, los pacientes fueron reclutados a través de las redes sociales y de boca en boca; por lo tanto, constituían una cohorte mayoritariamente más joven con mayores ingresos y niveles de educación.

La Dra. Israel dijo que espera que la información del estudio permita a los médicos comprender mejor las complicaciones de salud a largo plazo del COVID-19 y que sirva para alentar a los jóvenes a vacunarse.

“Creo que la gente ahora sabe que este no es un virus fácil”, dijo. “Incluso si casi no se enferma, el virus puede afectarlo durante meses. El riesgo de los efectos secundarios de la vacuna es pequeño en comparación con los síntomas del virus”.

Se debe realizar un trabajo adicional para evaluar si los pacientes asintomáticos experimentan síntomas similares después de la recuperación, dijo la Dra. Israel.

El equipo espera continuar encuestando a las personas involucradas en el estudio actual para determinar cuándo desaparecen los síntomas existentes, agregó.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí