avatar_default

INFOMEDIO

Una imagen de un adolescente quitando el cadalso a un ahorcado es, según las organizaciones humanitarias, el último acto denunciable del régimen iraní

Varias ONG han denunciado que el régimen de Teherán está usando a ciudadanos comunes y a niños para ejecutar las sentencias a muerte por ahorcamiento en aquel país. Solo en el mes de mayo han sentenciado a 9 personas a morir ahorcadas.

La página web de Human Rights Iran, publica la imagen del último ahorcamiento realizado en la ciudad de Qazvin, al oeste de Teheran. En ella aparece un hombre en el momento de ser ahorcado y quien le quita la escalerilla para que cuelgue de la soga, es apenas un muchacho, que está rodeado de cuatro adultos que miran la escena.

Es el ajusticiamiento de Mehdi Faraji de 37 años sentenciado por matar a cinco mujeres el año pasado. Es el noveno ahorcamiento público que ha tenido lugar en Irán este mes.

Según informa esta página y posteriormente su filial internacional junto con Amnistía Internacional, es un niño el que lleva a cabo la ejecución barbárica.

Para este tipo de acciones, el régimen iraní usa a ciudadanos normales, y ya lo hemos denunciado varias veces, dice Mahmood Amiry portavoz de Human Rights Iran, pero el que ahora incluyan a menores debe ser denunciado en los organismos humanitarios a nivel internacional. Los líderes iraníes deben dar cuenta de sus delitos por promover la cultura del asesinato y la brutalidad en Irán.

Irán es el único país que además ejecuta a menores y hasta el año 2000, hubo muertes por el delito de practicar la homosexualidad.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí