Inicio » Comunidad » Salomón Presburger, presidente CONCAMIN: México es una buena apuesta

Salomón Presburger, presidente CONCAMIN: México es una buena apuesta

ENLACE JUDÍO

El Presidente de la CONCAMIN (Confederación de Cámaras industriales de los Estados Unidos Mexicanos), Salomón Presburger, se mostró muy optimista ante el futuro de la industria en nuestro país y expresó:

“México tiene ventajas corporativas muy importantes: una situación demográfica benéfica al tener a EEUU al norte, una gran diversidad natural que da muchas ventajas y mano de obra muy dispuesta a trabajar… México es un gran país … Los problemas de seguridad en algún momento van a disminuir… Por lo tanto, a quienes le apostemos a México, nos va a ir bien”.

Un judío mexicano encabeza la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos. Enlace Judío acudió a entrevistarlo.

Enlace Judío: ¿A qué le atribuyes al debacle de la industria judía textil en México?

Salomón Presburger: Hablar de la industria judía textil en México no es la mejor forma de ver el tema. Hubo una concentración de la industria textil en el DF y el Estado de México, pero también existe industria textil y de vestido muy importante en otras partes de la República como Torreón, Durango, Puebla, Yucatán, etc. La debacle de  la industria textil se debe al ataque del Oriente, de China, quien logró penetrar en los mercado.

Sin embargo, si estudiamos  la historia, desde 1960 a la fecha, vemos que sí existió un crecimiento en la industria de textil y vestido: es una industria en la que, hoy,  trabajan cerca de medio millón de personas, entre los dos sectores (empresario e industrial).

¿Puede el gobierno hacer algo en contra de la economía informal y en contra del contrabando de prendas y telas?

Éste es uno de los grandes temas a trabajar: el gobierno tiene la disposición de hacerlo; no se ha logrado el éxito deseado, pero a diario se hacen cosas diferentes en contra del contrabando, la piratería, la subvaluación, los mercados informales, el dumping: es un campo muy abierto en el que la CONCAMIN lucha en varios frentes.

¿Has encontrado antisemitismo en el nicho empresario – industrial?

No, jamás lo he sentido,  creo que el tema de antisemitismo en México ya no es un tema relevante; simplemente no es un problema, ni un tema que se toca. Hay empresarios mexicanos con diferentes religiones. una cosa es la nacionalidad y otra la religión.

Dices “ya no es un tema…”. Entonces, ¿ antes sí lo era?

Desde que yo estaba en la universidad ha habido pocos casos… Posiblemente en provincia, haya un desconocimiento de la cultura judía. Sin embargo,  no experimenté ninguna agresión de este tipo dentro de la CONCAMIN ni en el ambiente empresarial.

¿Cómo ves el desarrollo de la empresa judía en México?

Eso no lo veo, no lo mido y no lo sé. Yo veo el desarrollo de las empresas en general: se puede crecer más, pero no vamos mal. La industria sigue creciendo y avanzando, pero no hay alguien o algo que mida el progreso empresarial de la comunidad judía- y no creo que sea algo que se deba hacer.

¿Y la empresa y la industria en general después de la crisis?

Después de la crisis del ´98, volvimos a los niveles que se tenían antes de la crisis, y ahora estamos esperando que se den las reformas estructurales: la Reforma Laboral, la Ley de Asociaciones Público – Privada, la Reforma Política, la Reforma Energética; al lograr todo esto, podríamos crecer mucho más rápido.

¿Cómo  beneficiarían estas reformas a los empresarios?

Con la Reforma Laboral, estamos buscando mayor flexibilidad en la contratación de los obreros, que las barreras de entrada y de salida sean menos costosas, que tengamos un mercado informal más pequeño  y vayamos induciendo la formalidad.

Acerca de  la Ley de Asociación Público – Privada, estamos buscando invertir, junto con el gobierno, en proyectos grandes de infraestructura, enfocados, sobre todo, al crecimiento del país.

En cuanto a  la Reforma Energética, estamos viendo cómo invertimos en temas de energía que, hoy, son monopolio del gobierno.

En la Reforma Política, estamos pidiendo que los diferentes partidos políticos se pongan de acuerdo para trabajar.

Todos estos cambios son para que el país pueda crecer más . Este año se espera un crecimiento del producto interno bruto de alrededor de 4.5%,; si se logran estas reformas podremos crecer más, crear más empleos, tendremos menor inseguridad y nos irá mejor a todos.

¿Ha afectado el clima de violencia e inseguridad a las empresas?

Sí,  la violencia ha ahuyentado la inversión. Estamos viendo que en los Estados con mayor seguridad están aumentando las inversiones y en Estados con problemas como Tamaulipas, Durango, Nuevo León, Coahuila, la tendencia se invierte. ¡Por supuesto que la inseguridad ha afectado!

¿En qué porcentaje ha bajado la inversión debido a la inseguridad?

No hay medidas, es percepción de lo que se oye de la gente y vamos a estar viendo el crecimiento de cada uno de los Estados.

¿Según tu opinión, se está capacitando el empresario judío para enfrentar al futuro, o sigue con el modelo patriarcal, antiguo, de la empresa familiar?

Creo que el tema de la educación es la apuesta, entre más preparado estés mejor te va a ir. Sería aconsejable que se de más educación para que los alumnos conozcan las opciones que tienen antes de elegir carrera.

¿Crees que la comunidad va hacia allá?

No lo sé, espero que sí.

Siempre creemos que el pasto del vecino es más verde…

Conozco gente que ha dicho “yo me voy”: muchos amigos (empresarios e industriales) emigraron a Miami o San Diego. Después de unos años regresan, habiendo perdido tiempo y dinero: hay pocos casos de éxito.

¿Cuál es, entonces, la ventaja de México?

México no ha crecido lo que podría crecer por que no se han implementado las reformas necesarias. Sin embargo, sigue creciendo: podemos ver la diferencia entre México de hace 40 años y el de ahora. Se puede notar el crecimiento en las zonas turísticas, empresariales e industriales. A veces, nos gusta chillar y eso  es un problema.

¿Cuál es la ventaja de ser empresario industrial en México, comparado con los EEUU?

Por el nivel de educación que aun existe en México, la competencia es mucho menos dura en nuestro país. Aun así, cada vez es más complicado ser empresario o industrial: por ello, es aconsejable preparase más y estudiar, pues la competencia va a ser mayor cada vez.

¿Algún mensaje a los industriales judíos y las nuevas generaciones?

México es una buena apuesta, en México nos ha ido bien, le debemos mucho; hay que invertir y generar empleos:  ésta sería la mejor manera de pagar lo que hemos recibido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *