Inicio » Noticias » Israel » Las cartas secretas de Ron Arad

Las cartas secretas de Ron Arad

GUYSEN NEWS/ TRADUCCIÓN DEL FRANCÉS MAY SAMRA

El sábado pasado, 5 de noviembre, las cartas escritas por Ron Arad a su familia fueron dadas a conocer, por primera vez, al público .

El 16 de octubre marcó el 25 aniversario de la captura y desaparición de piloto israelí Ron Arad, teniente coronel de la Fuerza Aérea Israelí, desaparecido en 1986 durante una misión hacia objetivos de la OLP, cerca de Sidón, en el sur de Líbano.

Ese día, un desperfecto técnico obligó a Ron Arad y al piloto, Yishai Aviram, que realizaban maniobras sobre Líbano, a auto expulsarse de la cabina de su caza-bombardero Phantom. Aviram fue recuperado por un helicóptero israelí que cruzaba el campo de batalla. En cambio, Arad fue capturado por la milicia libanesa Amal y trasladado de un grupo terrorista a otro, hasta que los servicios de seguridad israelíes le perdieron la pista.

El gobierno israelí intentó negociar su liberación, pero las conversaciones se rompieron definitivamente en 1988. Según fuentes no oficiales, el piloto cautivo fue finalmente trasladado a Irán.

En 2008, un informe del grupo terrorista Hezbollah libanés informó de la muerte del aviador israelí. Según dicho informe, fue ejecutado dos años después de su captura.

El sábado pasado, 5 de noviembre 2011, el Canal 2 de Israel emitió un programa en su honor, en el cual se leyeron algunas de sus cartas y su diario, cuya copia fue entregada al Estado de Israel en un intercambio firmado con Hezbollah.

Tres cartas escritas en las primeras semanas de su cautiverio y dos fotos de él ya habían sido recibidas en 1987 por el Estado de Israel. Fueron enviadas a su familia como prueba de vida.

En ellas,intentaba tranquilizar a su familia, transmitiéndoles su amor y su esperanza de encontrarlos:

“Querida Tami y Yuval, trato de olvidar, porque los recuerdos son demasiados para mí, pero sé que los amo. Ustedes son lo único que me impide pensar en lo peor”, escribió en una carta fechada 1 º de noviembre de 1986.

En otra carta, añadió:

“Les prometo lo siguiente:
Volveré en un año o dos.
Nunca los dejaré, nunca más, incluso si eso significa que tenga que dejar de volar.
Reconstruiremos nuestro hogar con amor y será aun mejor que antes. ”

Por último, en una carta del 3 de noviembre de 1986, dijo a su esposa Tami, “Soñé contigo ayer por la noche y fue maravilloso. Nos reuníamos después del trabajo y hablábamos como siempre, de todo y de nada. Estaba de vuelta con ustedes. El despertar fue muy duro … pero, créeme, el sueño me dio unos momentos de felicidad. ”

Tras el anuncio de la liberación de Gilad Shalit, Tami Arad, habló en una ceremonia para conmemorar el 25 aniversario del secuestro de su marido:

“Durante el primer año después de su captura, podía sentir su presencia. En el segundo año de cautiverio, todavía podía oír su voz. A lo largo del tercer año, aun podía imaginar que se me acercaba caminando, descalzo en la calle, con un cigarrillo en la mano y las botas por encima del hombro”.

Añadió en un tono de desilusión que “la esperanza de su regreso desapareció años atrás. Las altas expectativas se redujeron a una mínima esperanza. ”

Tami Arad cree que ningún líder tuvo “muchas ganas” de traer de vuelta a su esposo. Según ella, cuando se hicieron esfuerzos, no hubo “nadie a quien recurrir”: todas las oportunidades para traerlo de vuelta a Israel se esfumaron.

En 1989 y 1994, Israel capturó a los dos terroristas libaneses principales involucrados en la captura de Ron Arad. El propósito de esta operación era reunir información sobre el ex teniente coronel de la Fuerza Aérea. Uno de ellos, Mustafa Dirani, un terrorista de Hezbollah, admitió haberlo tenido cautivo durante años.

Dirani fue liberado en 2004 a cambio de Elchanan Tenenbaum, un empresario secuestrado, y de los cuerpos de tres soldados israelíes capturados anteriormente. Desde el momento en que pisó suelo libanés, Dirani anunció que se comprometía a “luchar con Hezbollah para destruir a Israel.”

2 Comments

  1. oscareladio dice:

    Esas cartas emocionan y conmueven a cualquier persona sincera de corazón que desee un mundo de justicia, donde reine la paz y el sosiego. Lástima para nosotros los humanos que siempre buscamos la paz por medios políticos. Siempre que se logró alguna paz así, hubo muertes e injusticias incluídas. ¿Eso es paz, eso es justicia? De verdad sospecho que no…!!!!

    “EN ESTE mundo no hay nada tan seguro como la muerte y los impuestos.” Estas palabras, escritas en 1789 por el político estadounidense Benjamín Franklin, han impresionado a algunos por su crudeza. No obstante, numerosas personas hacen trampas y no pagan impuestos.
    La muerte, en cambio, parece mucho más segura, pues nadie por sí mismo escapa de sus garras; a la larga nos atrapa a todos. Con su hambre insaciable, el Seol (es decir, la sepultura colectiva adonde va la gente al morir) se traga a nuestros seres queridos (Proverbios 27:20).
    ¿Existirá alguna esperanza para los millones de personas que murieron en el Holocausto por ejemplo? ¿Puede esperarse que Dios efectúe algún acto supremo de justicia en favor de estas víctimas del nazismo, de innumerables muertes injustas en las guerras de la actualidad?
    Estos actos injustos el hombre trata de resolverlos con más muerte.!!!! Por lo tanto se anula la justicia divina cuando el hombre no espera los tiempos de Dios…!!! Dios en el pasado también ha considerado que algunos seres humanos no merecían la tierra y los juzgó severamente, trayendo juicios sobre la tierra habitada (el diluvio, juicio a los egipcios, babilonos, medopersas, asirios, hasta la mismísima Jerusalén no se libró, etc, etc.)

    Las Escrituras Hebreas ofrecen una esperanza que sostuvo a los fieles profetas y siervos de Dios que vivieron hace miles de años.

    ¿Se basaba en el antiguo concepto griego de un alma inmortal que sobrevive a la persona en el momento de la muerte? Difícilmente, pues los escritos y las enseñanzas hebreas son cientos de años anteriores a la filosofía griega.

    Si seguimos este sencillo argumento, las Escrituras Hebreas nos dicen: “Los muertos no saben nada, ni tienen más galardón, porque (hasta) la memoria de ellos ya se ha olvidado. Haz todo lo que puedas hacer con tu fuerza, porque no hay obra, ni empresa, ni conocimiento, ni sabiduría en la tumba a la que te diriges”. (Eclesiastés 9:5, 10, Versión Moisés Katznelson.)

    Esto concuerda con lo que Job pensaba durante sus sufrimientos: “¿Por qué no morí desde el seno? ¿Por qué no morí al nacer? Pues ahora yacería tranquilo. Estaría durmiendo y descansando”. (Job 3:11, 13, Versión Moisés Katznelson.)

    Es indudable que Job no pensaba en términos de encontrarse “tangiblemente vivo” como un alma inmortal después de la muerte, como afirma la “Declaración de Principios del Judaísmo Conservador”.

    ¿Significa esto, entonces, que la muerte supone un olvido total? Hoy día muy pocas personas pueden recordar los nombres de sus antepasados de hace cinco o diez generaciones; ¿le sucede lo mismo a Dios? ¿Recuerda Él a esas personas? ¿Las recordará? ¿Recordará Él a los millones de víctimas de la persecución nazi y a los millones que han muerto en tantas guerras sin sentido? ¿Pasarán inadvertidas para Dios, cientos de miles de experiencias conmovedoras como la de Ron Arad? ¿Quedarán sin ningun consuelo millones de familias destrozadas?

    Yo creo definitivamente que no…!!!!! De lo contrario daría por pensar que Dios olvidó a los seres humanos para que se destruyan solos y sin remedio.!!!!!!

    El profeta Daniel creía que Dios puede recordar a los muertos. Su profecía indicó que habría una resurrección, pues dijo: “Muchos de ellos que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, algunos para la vida eterna, y otros para el oprobio eterno”. (Daniel 12:2, Versión Moisés Katznelson.)

    La verdadera esperanza que abrigaban los fieles profetas y reyes del antiguo Israel era una resurrección futura a vida terrenal. No tenían el concepto de estar revoloteando como un alma inmortal e inmaterial en el más allá. Hoy día sigue en vigor esta misma esperanza de resucitar a vida perfecta en la Tierra. ¿Cómo lo sabemos?
    Hace más de mil novecientos años, un maestro judío ofreció tal esperanza cuando dijo: “No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio”. (Juan 5:28, 29.)
    La expresión “tumbas conmemorativas” indica que a los que estén en ellas, Dios los retiene en su memoria hasta el día de su resurrección y restauración a la vida en la Tierra.

    De modo que en este sentido es cierto lo que dice la “Declaración de Principios” emitida por el Judaísmo Conservador de Estados Unidos: “La imagen de olam ha-ba (un más allá) puede ofrecer esperanza de que no seremos abandonados en la sepultura, de que no se nos olvidará para siempre”.

    El olivo, árbol prácticamente indestructible que da fruto un año tras otro, nos recuerda esta promesa de Dios: “Como los días de un árbol serán los días de mi pueblo; y la obra de sus propias manos mis escogidos usarán a grado cabal” (Isaías 65:22).
    Si Ron Arad pudo escribir y desear esto:

    “Les prometo lo siguiente:
    Volveré en un año o dos.
    Nunca los dejaré, nunca más, incluso si eso significa que tenga que dejar de volar.
    Reconstruiremos nuestro hogar con amor y será aun mejor que antes. ”

    ¿No les parece que al estar hechos a imagen y semejanza Dios desea lo mismo
    reconstruir nuestro hogar terrestre y ser mejor que antes?

    Por eso de todo corazón deseo compartir lo anterior. Pensamientos extraídos de las escrituras, considerando que los pensamientos de Dios son superiores a los nuestros y que pueden consolar a víctimas de cualquier parte de la tierra, incluso a la familia de Ron Arad.

    (Isaías 55:8-11) 8 “Porque los pensamientos de ustedes no son mis pensamientos, ni son mis caminos los caminos de ustedes —es la expresión de Jehová—. 9 Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que los caminos de ustedes, y mis pensamientos que los pensamientos de ustedes. 10 Porque tal como la lluvia fuerte desciende, y la nieve, desde los cielos, y no vuelve a ese lugar, a menos que realmente sature la tierra y la haga producir y brotar, y realmente se dé semilla al sembrador y pan al que come, 11 así resultará ser mi palabra que sale de mi boca. No volverá a mí sin resultados, sino que ciertamente hará aquello en que me he deleitado, y tendrá éxito seguro en aquello para lo cual la he enviado.

    Po lo tanto el único que puede sacar ese cuchillo del corazón del pueblo israelí es Jehová Dios, el mismísimo Dios de los hebreos…!!!!!!
    Mis respetos y cariños a esta familia de todo corazón. Y para todas las familias víctimas de las injusticias de este mundo.
    Gracias por dejarnos expresar con libertad…!!!!

    Atte.Oscar Peralta

  2. Alegra dice:

    Te felicito por la carta tan bien documentada de los que es la escritura.
    Y de la importancia de las palabras en momentos tan difíciles.

    Gracias,

    Alegra Smeke

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *