LA VOZ DE RUSIA

Las autoridades israelíes han comenzado a examinar la posibilidad de construir un ferrocarril entre la costa mediterránea y el Mar Rojo. El primer ministro Benjamín Netanyahu en la reunión del comité ha comunicado que la ruta por el desierto permitirá superar la distancia de trescientos cincuenta kilómetros en dos horas en tren desde el puerto de Eilat a Tel Aviv.

El camino, según el primer ministro, también permitirá transportar cargas de Europa a Asia sin utilizar rutas marítimas. Se supone que empresas estatales chinas tomarán parte en la construcción del ferrocarril.