avatar_default

PETER KATZ
EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO

Marc Chagall es uno de los pintores judíos del siglo pasado, más conocidos por el gran público internacional. Nace en Vitebsk en 1887, llega a temprana edad a Paris, ciudad en la que se encontraba “el Taller”, la escuela, para todos los pintores, o aquellos que querían ser pintores y que llegaban, con o sin recomendación, a la gran urbe francesa.

Chagall ya había aprendido a pintar en su natal Rusia. Se había inspirado en la vida de su pueblo en las aldeas ucranianas. En los personajes fascinantes de los judíos de los “Shtetlaj”, en sus rituales y costumbres. En sus “Rebbes” vestidos con Caftanes, pero también en sus vacas y otros animales que poblaban las atractivas aldeas. Su estilo era diferente desde un principio, más realista. Eso fue, relativamente su rápido éxito.

Aprendió sobre todo a pintar la pobreza, con colores atractivos, y a veces hirientes que convertían sus telas en una amalgama de colores.

Su nombre original era Moishe Shagal y en 1915 se casa con Bella Rosenfeld y el siguiente año tienen una hija a la que llamaron Ida.

En París vivía como todos los pintores de esta época en Montmartre donde era también el nido y el cunero del arte impresionista. No necesitaba modelos, por que estos estaban grabados en su mente. Tuvo éxito, sin tener que esperar, como muchos otros pintores, años para tener una clientela. Fue un éxito porque sus cuadros eran diferentes a lo que había en el mercado en esta época.

Esto no era usual, ya que los jóvenes pintores de todas partes de Europa, tenían que esperar, muchas veces años, para poder vender su obra.

En 1907 se traslada de su natal Vitebsk a San Petesburgo, capital del Imperio Ruso, donde estaban los clientes potenciales a los que podía aspirar a venderles su obra.

Efectivamente, tres coleccionistas judíos le encargan una serie de pinturas y lo renumeran bien, luego lo visitan en Paris y le compran mas obras, que son enviadas a Rusia. Estos cuadros se encuentran actualmente en el museo del Hermitage de San Petersburgo, después de que fueron confiscados por las guardias rojas y los marineros revoltosos que se encontraban a bordo del acorazado “Aurora”, anclado en el río Neva.

Es interesante notar que en las turbulentas semanas de la revolución de 1917, Lenin y Trotski dieron ordenes de cuidar y proteger cuadros y objetos valiosos que ya estaban en los museos existentes y aquellos que se requisionaban de particulares burgueses y nobles, precisamente ahora que iban a pertenecer al pueblo liberado, quién tenía que aprender a cuidar lo que era suyo.

En 1921 el Ministro de Cultura Soviética lo invita a regresar a Vitebsk y hacerse cargo como Comisario cultural y fundar una escuela para aspirantes a ser pintores.

Puso inmediatamente manos a la obra, con gran entusiasmo, pero después de tres años, en 1924, a la muerte de Vladimir Lenin, renuncia y regresa a Paris.

Sus obras principales se encuentran en los grandes museos de Europa, Estados Unidos y en Israel. El museo Artemisa en Madrid, España. El museo Metropolitan en Nueva York, en el Museo de Arte Moderno de la misma ciudad. Museo Municipal de Tossa de Mar en España. En Paris hay obras suyas en el museo Quai D´orsey.

Por encargo del gobierno francés, pinta la bóveda principal de la Opera de Paris. Realiza lo mismo en la bóveda de la Metropolitan House Opera de Nueva York. En 1959 entregó doce vitrales para decorar la entrada principal del Hospital Hadassa en Jerusalem.

Se relaciona con el pintor judío italiano Amadeo Modigliani, una amistad que iba a durar toda una vida.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes ocuparon más de la mitad del territorio francés. Marc Chagall abandona Paris y se refugia primero en Marsella, desde donde logra salir a los Estados Unidos con la ayuda del periodista estadounidense Varian Fry y del State Department quiénes le ayudan a escapar y llegar a Nueva York, ciudad en la que pasa los años de la guerra. Inmediatamente después de la liberación de Paris regresa a su estudio en Montmartre.

Después de una larga, fructífera y productiva vida de trabajo, muere en Saint-Paul de Vence, Francia, el 28 de marzo de 1985.

Es, definitivamente, una de las glorias del pueblo judío, su trabajo se puede encontrar en los museos más importantes del mundo. Una aportación del pueblo judío a la cultura de la humanidad.

Este año, tras un gigantesco esfuerzo se mostrarán 169 obras del artista en el Museo Thyssen- Bornemisza de Madrid. Es la primera vez que se reúne una cantidad tan grande de sus pinturas para exhibirlas simultáneamente. Dice el curador de la exposición Jean Louis Prat: “Marc Chagall es un artista atípico. Desarrolló a lo largo de todo el siglo XX una obra externa a todo el movimiento, a todas las escuelas”.

La exposición estará abierta del 14 de febrero al 20 de mayo del 2012.

Fue probablemente uno de los pintores más productivos. Algunos lo comparan con los pintores Españoles como Pablo Picasso y Jean Miró.
Todos estamos orgullosos y agradecidos.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí