Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » 500 personas sin pantalones en el metro: Isaac Salame

500 personas sin pantalones en el metro: Isaac Salame

Este artículo se publicó en enero 2011
ENRIQUE RIVERA

A las 13:00 hrs, los escalones del Auditorio Nacional mostraban a una gran cantidad de personas, en su mayoría jóvenes que esperaban … Al principio, no estaba muy claro el objetivo, per comprendimos que era el resultado de una convocatoria, desde el sitio flashmobmexico.com.mx, dirigido por Isaac Salame, para un paseo en metro, partiendo del Metro Auditorio hasta  Bellas Artes.

Isaac Salame culminó sus estudios en la Naye y estudió actuación en Televisa y en distintos planteles de la Ciudad de México. Descubrió el proyecto Flashmob en un programa de la locutora Oprah Winfrey, y le gustó su frescura y su aspecto lúdico.

enlacejudio.com quiso adentrarse en este evento que, a simple vista, era una mera concentración. Al entrevistar a varios de los asistentes, quedó claro el objetivo: las personas durante el viaje, en los vagones, se quitaría los pantalones o las faldas, quedándose en calzoncillo o ropa interior.

La convocatoria  fue atendido por diferentes sectores de la sociedad, así como por extranjeros. Una joven vietnamita, que estudia comunicaciones en México, señaló que un paseo donde la gente se quite de pronto los pantalones, no podría darse en su país, simplemente por una cuestión cultural.

Siguiendo una estrategia preestablecida, las personas se dividieron en varios grupos, se dirigieron al metro, y, siguiendo las instrucciones de un jefe de grupo, se quitaron los pantalones. Las reacciones de los espectadores iban desde el disimulo hasta la sorpresa. En el Metro Tacubaya trasbordaron para ir hacia la estación Bellas Artes. Ahí, en las escaleras mecánicas, los usuarios, de pronto se daban cuenta de lo inusual de la escena. Ignoro si las hubo, pero a mí no me tocó ver una sola falta de respeto en contra de ninguno de los integrantes, hombre o mujer, en el recorrido que enlacejudio.com realizó.

Tal vez, estemos frente a un fenómeno social donde estas y otras actividades, organizadas por entes sociales, nos den la pauta a los ciudadanos para presentar un frente más unido, organizado y enfocado a objetivos específicos.

No sería descabellado pensar que este tipo de ejercicio lúdico de organización, podría dar paso a acciones más importantes, demandas sociales por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *