avatar_default

Entrevista de febrero de 2011

Hanoch Rosenn, mimo israelí de fama internacional, estuvo en México, en el Centro Telmex. Enlace Judío lo hizo ¡hablar!

Enlace Judío: Qué te hizo convertirte en mimo?

Hanoch Rosenn: Bueno, yo tenía 16 años y medio, viajaba por el norte de Europa con dos amigos, no teníamos mucho dinero, sólo 5 dólares al día. Después de poco tiempo nuestro capital se terminó , así que pensamos: ¿Qué vamos a hacer ahora? Aún nos quedaba un mes más en el extranjero. Entonces vimos a muchas personas en la calle dando espectáculos, tocando guitarra, actuando de payaso. Eso fue en Múnich Alemania y me dije: “Puedo hacer eso”. Empecé a hacer un show sin palabras, porque no sabía alemán, y de repente la gente se empezó a juntar. Usé algunas cosas que aprendí en la escuela, la gente nos dio dinero, ¡me volví rico!. Se me ocurrió que sería una buena profesión y de ahí empezó todo.

¿Tus padres estaban contentos con esta decisión?

Al principio no, me decían: “ No, no. Eso es bueno, pero tienes que buscar una verdadera profesión”. Tú sabes, lo intenté, pero todo me llevaba al arte del escenario. Cuando mis padres vieron que yo iba en serio, se conformaron.

¿Dónde estudiaste mímica?

Un poco aquí y allá: en Paris, con Etienne Decroux, con Ella Marceau, con otros. Combiné varias técnicas para lograr mi propio estilo. Tomé de esto y de aquello, para no ser igual a nadie.

Sé que incluyes también tecnología en tu espectáculo…

Absolutamente

¿Tecnología avanzada?

Sí, el show es muy vanguardista, muy siglo veintiuno. Inicia con el arte de la mímica, y me pregunto: ¿Aún está vivo este arte? Comienzo el show en un cementerio, el de la nostalgia, donde tenemos televisión en blanco y negro, una máquina de escribir, viejos programas de televisión, la honestidad, cosas que ya no existen… y pantomima. Salgo de mi tumba y empiezo el viaje hacia mi público, hacia nuestra época. Lo hago a través de animación en 3D. Subo y bajo las fachadas de los edificios, salto, corro en las calles, y traigo de inmediato la tecnología al show de una época en la que los niños crecen con juegos de computadora… Así me conecto con el público, es cuando comienza el viaje a la vida, porque el show es acerca de la vida, acerca de que hacemos, pensamos y sentimos: me gusta ser un espejo para el público.

¿Pero también le incluyes filosofía?

Hay una parte donde menciono la creación del mundo; en cuatro minutos, muestro los pájaros, los árboles, los animales, y la evolución humana, y el hombre parece pelear con todo, con los pájaros, con los árboles: corta árboles, construye edificios… Al final, esta ciudad, esta tecnología, lo está matando, lo está destruyendo, le quita su espacio: es el mensaje.

En el show, también hay momentos de poesía, donde la gente reflexiona acerca de qué están haciendo con sus vidas.

haces feliz a la gente. ¿Qué significa para ti?

Es grandioso estar en el escenario, escuchar las risas de la gente. Cuando quiero transmitir un mensaje, intento hacerlo de una forma cómica. Por ejemplo, la seguridad en los aeropuertos: perdemos mucho tiempo, nos quitamos el cinturón, los zapatos, el abrigo… Muestro un hombre que empieza haciéndolo y termina con un striptease en el escenario. Los espectadores se identifican con el problema, a través del humor.

El show es muy divertido, apto para toda la familia. Lo pueden entender personas de distintas edades, cada uno a su respectivo nivel. De verdad espero que la gente de México acuda a verme.

¿Cómo se siente ser un artista israelí?

Somos muchos, muchos, artistas en Israel;sin embargo, en las noticias, sólo se escucha hablar acerca de guerras …pero Israel no es sólo eso, si no todas las facetas del arte: baile, baile moderno, cine, música, ópera, teatro y actuación… En Israel, ser un artista es bueno, puedes enviar un mensaje que sorprenda a la gente, pues no es acerca del ejército, de la seguridad, sino de arte, de sonreír, de la felicidad.

¿Qué es felicidad para ti?

Felicidad es estar bien, ser sano, tener amor, tener a tu gente sana y feliz, lograr buena comunicación con tu familia, tus amigos… y poder seguir haciendo lo que te apasiona.

¿Eres feliz?

Soy una persona feliz, sí.

¡Se nota! ¿Crees que somos creados a imagen de Dios?

Sí, todos, incluso la gente que no está cómoda con ella misma fue creada a imagen de Dios: debemos de ser muy pacientes con quienes se esconden debajo de una especie de máscara, tenemos que ayudarles a quitarse esta máscara y mostrarles lo bueno que se esconde debajo; sí, creo que hemos sido creados a Su imagen.

¿Eres creyente?

Lo soy, de alguna manera. Soy judío, por supuesto, y los rituales que tenemos, prender velas, ir a la sinagoga, rezar, cada quien los practica a su manera. Aún así, es siempre bueno llevar a cabo la tradición.

Veo que colocas contenido bíblico en tus actos. ¿Es importante para ti?

Bueno, en mi show, tengo algunos episodios bíblicos, por ejemplo Sansón y Dalila, Adán y Eva. No los “trabajo” en todos los lugares, porque algunas personas no conocen bien estas historias. Intento incluir temas humanos y que toquen el corazón, a veces de origen religioso.

¿Cuál ha sido tu mejor y peor actuación?

El mejor… bueno tengo muchos actos que amo. Uno de los mejores es el último acto, cuando pretendo estar en mi camerino, enfrente del espejo, me quito el maquillaje, los zapatos, y tomo de cada parte del show un elemento … como por ejemplo la flecha que una mujer me lanzó… Espero que piensen: “¡Oh! Esa parte, la recuerdo”. Finalmente, coloco todo en una maleta y me voy a la luna. Y ése es el final del show, como un resumen para mí. Sale la luna, es un espectáculo muy lindo, la ingeniería es muy interesante: es la imagen del poster del show.

¿Cuál es el peor, el que no te gusta?

Creo que no hay partes que no me gustan, pero siempre surgen, a veces es el ambiente, cosas que pasan, que no te gustaría que pasen, algún problema técnico…..No recuerdo algo que no me haya gustado. Si de verdad no me gusta, lo dejo fuera del show.

¿Cuál es tu mimo favorito de todas las épocas?

El mimo más grande de nuestro siglo es Marcel Marceau, quien es una leyenda como Mozart en la música; él superó a todos, realmente trajo el arte de la mímica al público. Era fuerte en el escenario, poético… Tuve el privilegio de conocerlo en Israel.

Si tuvieras una pregunta para el ¿cuál sería?

No lo sé, tal vez me gustaría preguntarle: ¿Harías algo diferente? Porque él viajó mucho alrededor el mundo, y descansaba quizás sólo un mes al año. Por un lado, era importante llevar su arte al mundo y, por otro, estar con las personas que lo amaban, como su familia. Así que tal vez, eso preguntaría, si le gustaría que su vida hubiera sido diferente.

¿Quieres dar un mensaje a la comunidad judía de México?

Me haría muy feliz que ustedes vayan al primer show, porque le primer show es el más importante: es donde se estrena el mensaje. Si van al teatro, me sentiré cálido y seguro. Me haría feliz que estén ahí el 3 de marzo, en Telmex , para apoyar mi show, ya que tenemos muy buenos artistas .

¡Gracias y por favor nos vemos ahí pronto!!!!

Y la última pregunta. ¿podrías describir a Israel en el arte de la mímica?

¡¡Uuu!!

¡Son tantas cosas juntas!

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí