Inicio » Noticias » Un negacionista del Holocausto en el gobierno de Rumania

Un negacionista del Holocausto en el gobierno de Rumania

ELPAÍS

07 de Agosto 2012.-La designación de Dan Sova al frente del Ministerio de Relaciones con el Parlamento por parte del primer ministro de Rumanía, el socialdemócrata Victor Ponta, ha escandalizado este martes a la comunidad hebrea debido a su negacionismo del Holocausto rumano.

“Este nombramiento puede ser considerado como un momento de duelo en nuestra historia”, ha señalado el presidente de la Federación de la Comunidad Hebrea de Rumania, el diputado Aurel Vainer, quien se ha mostrado enojado por esta decisión: “Me pondría un brazalete negro en la mano”. “Resulta difícil de aceptar que una persona joven, calificada jurídicamente y con licenciatura en Historia pueda declarar con tanta insolencia que no hubo Holocausto en Rumanía”, ha precisado Vainer.

El flamante ministro negó en marzo ante las cámaras de televisión el pogromo de Iasi, en el que entre 13.000 y 15.000 judíos rumanos, de los 45.000 que residían en esta ciudad, fueron liquidados por el régimen pro nazi de Ion Antonescu en pocos días, entre el 28 de junio y el 6 de julio de 1941, según los historiadores. “No se trata sólo de un error, sino de una indignación para el Gobierno y el país. El hecho de que una persona que rechaza los crímenes terribles cometidos en Rumania contra la población judía pueda ejercer de ministro resulta absolutamente repugnante”, ha afirmado a la emisora RFI Efraim Zuroff, máximo responsable del Centro Simon Wiesenthal de Jerusalén, institución que lucha contra el antisemitismo.

Sova originó la polémica al declarar que los rumanos no participaron en la persecución contra los judíos y que ninguna persona de esta minoría sufrió en territorio rumano. Incluso, agregó que sólo 24 judíos fueron asesinados en Iasi a manos del Ejército alemán. Hubo una pronta reacción por parte del líder de su formación política, Ponta, quien pidió excusas inmediatamente en nombre de su colega y destacó que la posición de su partido no tenía nada que ver con sus afirmaciones. El nuevo ministro, que fue destituido como portavoz del Partido Socialdemócrata, fue enviado a Washington para que visitara el Museo del Holocausto y tomara conciencia a través de sus propios ojos de una realidad reflejada en testimonios y fotos.

A su regreso a Bucarest, lamentó que se hubieran malinterpretado sus palabras al indicar que no pretendía “negar el sufrimiento del pueblo judío ni la culpabilidad de las autoridades de la época”. Vainer, por su parte, ha reconocido este martes que había recibido una carta de Sova en la que presentaba sus disculpas, aunque el daño ya fuera irreparable.

“Sólo en Rumania se puede negar el Holocausto y, luego, ser nombrado ministro”, ha comentado Erwin Simsensohn, presidente de la comunidad hebrea de Bucarest. Se calcula que alrededor de 300.000 judíos murieron durante el holocausto rumano, según un informe elaborado por una comisión de historiadores presididos por el premio Nobel de la Paz, Elie Wiesel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend