Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » ¿Existen los rabinos seculares? Entrevista a Efraim Zadoff

¿Existen los rabinos seculares? Entrevista a Efraim Zadoff

ENLACE JUDÍO

Una visión cultural, no religiosa, del judaísmo

ENTREVISTA ENLACE JUDÍO/ TEXTO JANA BERIS

El Dr. Efraim Zadoff, educador y estudioso de la historia judía, enfoca el judaísmo como una cultura desde una perspectiva no religiosa. En este marco, fue un paso más allá de un mero enfoque personal, y decidió dedicarse al rol de “rabino secular”. Es un tipo singular de liderazgo y apoyo a quienes desean guía judía, pero no desde el punto de vista de la práctica ortodoxa.

Quisiera abordar ante todo algo que no menciona: su actividad en el movimiento de judaísmo humanista. En la nueva publicación del Movimiento de Judaísmo Humanista de Israel, aparecen en la tapa varias fotos, bajo el título “las nuevas caras”… rabinos seculares… usted entre ellos. Mi impresión es que inclusive judíos no observantes, no religiosos, dirán que hay una contradicción intrínseca en la frase “rabinos seculares”, ¿no?

– Es cierto. Ésta es la primera reacción de las personas cuando escuchan el nombre de este título. Ante todo debemos analizar el término “rabino”. La primera definición de este concepto data del siglo II de la e.c. en la Mishná – Tratado de Avot, se define a un “rav” como maestro. Con el tiempo el rol de rabino fue ampliándose y con el correr de los siglos se convirtió en líder espiritual, conocedor e interpretador de las fuentes. En nuestros días la función del rabino es la de ser un guía espiritual y un organizador comunitario en el sentido más amplio del concepto. Un rabino se ocupa de ayudar a los judíos a desarrollar su vida espiritual, cultural y vital de acuerdo a sus necesidades y sus convicciones respecto a la cultura judía. Los orienta y ayuda a celebrar los eventos de su vida como ser nacimientos, comienzo de la adultez, casamientos, y realizar ceremonias de sepelio y duelo. También instruye a vivir los eventos del calendario hebreo.

¿Por qué utilizar el término “rabino”? Ésta es la denominación en la cultura judía de un “guía, autoridad intelectual, quien brinda apoyo espiritual” como dices. ¿Por qué no utilizarlo entonces?

Quizás debía haber comenzado por aquí… ¿Cómo explicaría qué es el judaísmo humanista? ¿Me equivoco si es un intento de mostrar la riqueza del judaísmo pero no sólo desde el punto de vista religioso sino cultural?

– Ante todo debemos definir Humanismo. Es una visión de la realidad humana en la cual el hombre es el único soberano sobre su vida. De su actuación depende todo y no hay ninguna fuerza superior por encima de él que regule o controle su vida. Por lo tanto carece de sentido el pedir u orar a una supuesta fuerza superior para que beneficie a los que siguen unas disposiciones determinadas por seres humanos invocando una fuerza superior o castigue a los que las transgreden. El judaísmo humanista es el que valora la interpretación del mismo como cultura interpretándola desde una perspectiva no religiosa, como creación cultural hecha por el ser humano.

¿Dónde está la fe en Dios en el judaísmo humanista? Habrá judíos que digan que sin eso, no hay judaísmo en su sentido más tradicional.

– Para responder seriamente a esta pregunta habría que analizar a qué definición judía de Dios uno debe referirse. A la bíblica que se refiere a un Dios que habla, se enoja, tiene atributos antropomórficos (manos, brazos, nariz, etc.); a la del Talmud, en la cual se dice que Dios no debe entrometerse en la legislación de los hombres; en la de Maimónides, que la única definición que formuló de Dios es que no se lo puede definir, etc.

Es cierto, hay judíos que dicen que sin Dios no hay judaísmo. Les pregunto: ¿a qué Dios se refieren? Mi sugerencia es no entrar en esta polémica que implicaría decirle al prójimo en qué debe creer o dejar de creer. En mi perspectiva, lo que determina es cuál es la fuente de autoridad para el comportamiento individual y social. Y en una sociedad racional humanista la fuente de autoridad es la razón humana para el bienestar de los hombres

¿Le parece que es más “fácil” ser judío de acuerdo a la corriente humanista? No se exige el cumplimiento de preceptos y normas estrictas… ¿o me equivoco y sí hay mitzvot del judaísmo que están incluidas en los “deberes” de esta corriente?

– No creo que el tema en la decisión u opción por uno u otro camino se lo puede definir en el ámbito de la facilidad. Tal vez en Israel es más fácil que en la diáspora; pero si le preguntas a un religioso te dirá que el observar todos los preceptos que le indican las leyes religiosas es muy fácil. Creo que el punto de partida es el mundo espiritual y las creencias de cada uno. El judío humanista considera que el hombre es soberano y responsable absoluto y único de sus actos y que de él y de su entorno depende cómo se desarrollará su vida, y también de la casualidad. No hay fuerza superior que lo premie por cumplir ciertos reglamentos ni que lo castiga por transgredirlos. Son los hombres los que se ocupan de esto. Tampoco hay alguien a quien se deba solicitar que haga llover o soplar el viento. La fuente de autoridad es la sociedad humana cuando su principio es el beneficio universal. Por lo tanto, su deber de comportarse de acuerdo a las leyes destinadas a beneficiarlo y para el beneficio universal de las personas es respecto a su sociedad ya que fueron establecidas por la misma. No asesinar, o ser benevolente y justo con los trabajadores (en el caso de un empleador), o ayudar al que sufre o carece de recursos para vivir decentemente, ser cuidadoso con la naturaleza y respetuoso de los animales, y muchos otros principios que también los profetas israelitas de la época bíblica los preconizaban, son principios que emanan de un consenso en la sociedad para que sus miembros vivan mejor y sean felices en sus años de vida, que comienza con el nacimiento y finaliza con la muerte.

Efraim, usted ha conducido bodas en el marco de su rol como rabino secular. Me gustaría preguntar algunas cosas al respecto, comenzando por el tipo de parejas que se dirigen a usted para ese momento tan especial en sus vidas. ¿Se las puede caracterizar?

– Es muy dificil hacer una caracterización que abarque a todos. Cada pareja es un mundo por si misma. Sin embargo, puedo decir que hay parejas en las que uno de los dos es hijo sólo de padre judo por lo que la halajá religiosa no lo reconoce como tal. En cambio yo sí, por lo que los caso con mucho gusto. Hay también parejas en las que los dos son reconocidos por la halajá como judíos pero por principio no están dispuestos a casarse por el rabinato o en una ceremonia religiosa alternativa – conservadora o reformista. Todos ellos se casan en el exterior por casamiento civil porque, lamentablemente, en Israel no existe esa opción. Para ellos la ceremonia que les ayudo a realizar es solamente por sus sentimientos judíos y por afirmación de su identidad ya que no les brinda ningún beneficio legal.

¿Por qué optan por este camino? Hay jupá, hay ketubá… ¿cuál es entonces la diferencia?

– Sí, hay jupá y la ketubá la redactan ellos mismos. Este documento, en vez de ser el tradicional que asegura el sustento y los bienes materiales de la mujer por parte del hombre, es un acuerdo entre ambos miembros de la pareja en el que declaran su amor y cuál es el fundamento de comprensión y amistad sobre el que basarán su matrimonio y la familia que brindarán a sus hijos.

¿Le parece que la necesidad de esta corriente del judaísmo humanista, secular en esencia, surge por problemas como exagerado rigor de la ortodoxia o simplemente porque hay gente que quiere mantener tradiciones sin definirse como religioso?

– Creo que ambas respuestas son correctas. Pero la mayoría tiende a la segunda posibilidad: no son religiosos, su visión del judaísmo es de una cultura que ellos reconocen como propia pero de acuerdo a su interpretación – no religiosa. Y la ceremonia que les ofrecemos, es una interpretación cultural, no religiosa y humanista de la ceremonia religiosa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *