Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Eyal Liebermann: “La ley judía no dice nada de los sentimientos de los gays”

Eyal Liebermann: “La ley judía no dice nada de los sentimientos de los gays”

LUÍS MARTÍNEZ/ELPUNTAVUI.CAT

Eyal Liebermann (Rixon le-Tsiyyon, 1974) es uno de los impulsores de Havruta, una ONG con dos años de existencia que agrupa gays religiosos de Israel. Havruta es una palabra aramea, una lengua con una fuerte influencia del hebreo, que quiere decir “amistad en pareja para el estudio de la Torá mediante la confrontación de ideas”. El gran objetivo de la ONG es fomentar la tolerancia y el debate porque la realidad gay sea aceptada.

Gay y religioso. ¿Cómo se vive?

Que lo respondan los rabinos. La mayoría de la sociedad israelí no es religiosa, pero tiene una identidad judía muy fuerte, y lo que define qué es ser judío son los rabinos.

Y la sociedad, ¿qué dice?

La mayoría de la sociedad religiosa ya sabe que ser gay no se elige. Que tampoco es una forma de vida, sino algo muy fundamental de la mente, de la personalidad, los sentimientos y de la identidad. Y ellos todavía no tienen la respuesta. Insisto: la respuesta la deben dar los rabinos.

Y ustedes, ¿qué hacen?

Nuestra misión es dar ayuda a la gente y plantear el dilema a la sociedad religiosa para que nos dé una respuesta. No se puede dejar colgada para que sea un dilema grave.

¿Por qué habla tanto de los rabinos?

La religión judía se fundamenta en las leyes. Hay un Dios que las da y desaparece. No puede contestar. No tenemos sacerdotes. Los rabinos son como jueces que interpretan las leyes.
Y sobre la homosexualidad qué dice?

Que un hombre no puede penetrar otro hombre. Esta es la interpretación que tenemos. Pero no dice nada sobre la identidad ni sobre los sentimientos. Si vas a un rabino y dices que tienes sentimientos homosexuales pero que no harás nada más, el rabino lo entiende, pero también que la mayoría no pueden mantener sus vidas sin sentimientos ni sin relaciones sexuales. Este es el dilema.

¿Cuántas personas hay en Havruta?

En la ONG hay asociadas un centenar de personas, pero participan medio millar. Tenemos un rol muy importante, también con la comunidad transexual y bisexual.
Compare la tolerancia de Europa e Israel.

Como en Israel, hay muchas leyes que protegen los derechos individuales de los gays, otra cosa son las parejas. En Israel no hay leyes. Ahora hay una en la Corte Suprema. Además, una cosa son las ciudades y otra, las comunidades pequeñas.

¿Qué querrían conseguir?

Cambiar la mentalidad de la gente. No se trata sólo de que toleren y acepten los gays, sino que hablen y que vean una pareja homosexual como si no fuera diferente de las otras. Todavía no hemos llegado y es donde quisiéramos llegar.

¿Confía en llegar?

La religión no es ningún problema. Lo que debe cambiar es la mentalidad de la gente, religiosa y no religiosa, hasta que no vean la diferencia entre personas, sean gays o no. Ya ha pasado con los protestantes, está pasando con el judaísmo y pasará con los católicos.

¿Y con los musulmanes?

No lo sé.
Hace un tiempo, las tres religiones de Jerusalén se aliaron en contra de un desfile gay.

Los rabinos extremistas hablan en contra de la homosexualidad porque se sienten amenazados por la apertura, el cambio y por la diversidad. Porque mucha gente sale del armario y hay muchos rabinos a nuestro favor. El judaísmo cree que hay que vivir la vida.

Hay países, como Irán, donde ser gay equivale a la pena de muerte.
No hace falta que se vaya tan lejos. Basta cruzar el muro e ir a los pueblos palestinos. No hay pena de muerte, pero la realidad es que a los gays los matan.

¿Hay palestinos gays que se han puesto en contacto con ustedes?
Conocemos casos y hay organizaciones que se dedican y saben cómo ayudar a los palestinos. Los ponen en contacto con las autoridades para que se puedan refugiar. Pero es un asunto difícil.

¿Por qué?
Hay veces que los palestinos exigen a gays que hagan de terroristas suicidas para salvar su honor y el de la familia. Cuando llega una petición de asilo así, las autoridades lo piensan mucho. Después de todo, esta gente termina refugiada en Europa con la ayuda de organizaciones israelíes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend