Juntos venceremos
viernes 19 de julio de 2024

Argelia, los franceses, Mali y la Jihad

ESTHER SHABOT/EXCELSIOR

Confuso y caótico sigue siendo el escenario en la planta de gas argelina de Amenas, donde el miércoles pasado la denominada Brigada de Al-Qaeda en el Magreb Islámico emprendió un violento asalto mediante el cual secuestró a cerca de 600 trabajadores y funcionarios, tanto argelinos como extranjeros, que laboraban en esta empresa asociada con compañías trasnacionales y de vital importancia para la economía de Argelia. Treinta horas después el ejército argelino se lanzaba contra los terroristas al estilo en que los rusos procedieron en el teatro Dubrovka de Moscú en 2002 o la escuela en Beslan en 2004. El intempestivo y contundente ataque argelino consiguió liberar a cientos de secuestrados, pero mató a docenas de ellos, lo mismo que a una buena cantidad de los jihadistas. Hasta el momento prosigue la crisis, ya que restan rehenes retenidos y permanece aún el acoso de las fuerzas militares de Argelia.

¿Cuáles fueron los motivos del ataque jihadista a la planta de gas argelina? En la proclama lanzada por el líder del grupo terrorista, Mokhtar Belmokhtar, el rechazo a la intervención militar francesa en Mali contra los jihadistas que pretenden apoderarse de ese país africano constituyó la justificación primordial para su operativo. Sin embargo, hay opiniones de expertos que consideran que lo de Amenas fue preparado con anterioridad a lo ocurrido recientemente en Mali, y que simplemente Belmokhtar aprovechó la coyuntura para cubrir una operación planeada en principio para otros fines. Tal es, por ejemplo, el punto de vista del experto israelí en temas de terrorismo, Ely Karmon, quien considera que el espectacular secuestro de cientos de operarios tuvo que haber sido planeado con semanas o meses de anticipación y que los eventos en Mali le cayeron casualmente a Belmokhtar como cómodo pretexto para dar mayor respaldo y relevancia a su plan.

Karmon sostiene que Belmokhtar ha encabezado desde hace unos años una unidad de Al-Qaeda en el Magreb Islámico dedicada fundamentalmente al contrabando de narcóticos y al secuestro y la extorsión en la región del Sahel, pero que sus actividades entraron en conflicto con el máximo líder de la mencionada organización, Abu Musab Abdel Wadoud, quien habría expulsado a Belmokhtar hace poco, con la consecuencia de que éste probablemente decidiera actuar por su cuenta a fin de fortalecer su liderazgo independiente. Según Karmon, la lucha interna por el poder en Al-Qaeda sería así el motor principal de la aventura de Belmokhtar, aunque la intervención francesa en Mali significaría un pretexto oportunistamente tomado para darle al operativo una imagen con alcances mayores.

Por otro lado, se plantea la pregunta de por qué las autoridades argelinas decidieron emprender el ataque contra los terroristas de manera tan precipitada y al parecer sin coordinación alguna con fuerzas y elementos de inteligencia, extranjeros que podrían haber participado en el rescate en virtud de la necesidad de proteger y salvar a sus connacionales atrapados por los secuestradores. Y aquí, lo que parece haber prevalecido son los intereses prioritarios de Argelia por encima de la preservación de la vida de los rehenes. Tales intereses son la integridad de los yacimientos de gas —en la medida en que ahí radica la fuente privilegiada de recursos para la economía nacional— y, en segundo término, la necesidad de mostrar a los argelinos que el gobierno es fuerte y está decidido a combatir inclementemente a los terroristas islámicos. No hay que olvidar que los servicios militares y de inteligencia argelinos llevaron a cabo una guerra frontal contra los islamistas en la década de los 90 con un saldo de cerca de 150 mil muertos, lo que constituye una herida sin cicatrizar en el tejido social argelino. Ello estuvo quizá detrás de la decisión del régimen de Argel de actuar tan rápido y soslayando totalmente la opinión o la experiencia de los múltiples gobiernos cuyos ciudadanos formaban parte del grupo de los rehenes.

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈