avatar_default

Artículo de enero de 2013

SIMJA HOFFMAN PARA ENLACE JUDÍO (CORRESPONSAL EN ISRAEL)

A tres años de haber hecho Aliá, aun sin estar muy familiarizada con la ciudad de Karmiel, me enteré de una actividad organizada por el Club de Rotarios local: una conferencia sobre la pintora mexicana Frida Kahlo, impartida por Clari Netzer.

Siendo yo amante de la cultura, habiendo vivido a unas calles del museo “Casa-estudio de Diego Rivera”, muy cerca de la “Casa Azul” de Frida Kahlo en Coyoacán, y habiendo estado en el Museo Dolores Olmedo, que contiene el acervo más grande de Ribera y de Kahlo, no sé si me ganó la nostalgia, pero simplemente quise asistir. Este fue mi primer encuentro con Clari, su obra y con su actividad artística.

Cuando uno es expuesto a material informativo diverso e interesante, se investiga, se entrevista, se lee más, no resulta una tarea fácil ordenar las ideas y escribir, por lo que conviene remitirse al origen.



¿Qué es el Arte?

Algunas definiciones nos ayudan a entenderlo mejor:

“El arte es la expresión o aplicación de la habilidad humana y la imaginación, típicamente en una forma visual, como la pintura o la escultura, primordialmente por su belleza o poder emotivo”. (oxforddictionaries.com).

“El arte es un rango diverso de actividades humanas y los productos de éstas, (…) se enfoca fundamentalmente en las Artes Visuales, que incluyen la creación de imágenes u objetos en campos como la pintura, la escultura, la imprenta, la fotografía y otros medios visuales”. (wikipedia.org).

“El arte es una manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o lo imaginario con recursos plásticos, lingüísticos y sonoros” (rae.es).

Clari, la judía mexicana.

Clari Netzer, es una pintora nacida en Monterrey, Nuevo León (México), hija menor de judíos rumanos sobrevivientes de la Shoá. Con estudios profesionales en Ciencias de la Comunicación, experiencia laboral en el área de comercio internacional y administración. Desde temprana edad, mostró su interés por la pintura, medio que le ha permitido expresar su yo interno, compartir su visión de mundo, crear, proponer y continuar desarrollándose dentro del llamado “Art business”.

Sobre mi pregunta si ha influído en su vida personal y en su obra el hecho de que sus padres fueron sobrevivientes del Holocausto, responde:

“La decisión de mis papás de emigrar a México les cambió la suerte, les abrió nuevas oportunidades. Aunque mis papás nunca hablaron de la Shoá, todos los síntomas del holocausto estaban en la casa. Toma en cuenta que mis papás eran personas mayores: cuando yo estaba en la escuela, mi papá ya tenía 60 años, me entiendes? Como 12 o 14 años no pudieron tener hijos, entonces la diferencia era mucha entre yo y mis papás, la distancia era muy grande.” Continúa y bromea: “FREUD hubiera sido afortunado si me hubiera tenido como paciente para psicoánalisis. Soy contradictoria, tengo todos los síntomas de la segunda generación del holocausto. Como mis papás no hablaban, yo leí mucho: el lado nazi y el lado judío, trataba de entender por qué las cosas eran así.”

Clari, la israelí.

Recuerda con mucho cariño y agradecimiento sus primeros años en Israel en el Kibbutz Ein Gev, que le abría sus puertas a quienes querían dar, valoró lo que ella podía aportar en la pintura, le daba libertad en cuanto a su creatividad, la mandó a estudiar un curso de maquillaje teatral (que ella disfrutaba aplicar especialmente durante el evento de Purim). Fué una etapa de experiencia, en la que pintó mucho para otros, además de que ahí conoció a su esposo y nacieron dos de sus hijos.

Era responsable de la parte gráfica, escenografía, maquillaje y de algunos proyectos especiales, entre ellos: el año del Bar Mitzvá, las distintas fiestas judías y una “Noche de reggae”, en la que le comisionaron pintar a Bob Marley. Menciona: “Me acuerdo mucho de que mi hijo tenía unos meses, agarré una sábana blanca, la tiré en el piso y lo pinté en blanco y negro, quedó muy bien. Se lo llevaron al moadón y no duró ni 10 minutos, se lo robaron. Fué lo mejor.”

Clari afirma que, “la vida comunitaria ahí sí me aportó como persona. No sé si influyó en mi obra, eso se sabrá con el tiempo.”

A pesar de su juventud y la privatización de Ein Gev, a su salida de ahí incluso se contempló la posibilidad de regresarse a México. Hubo un período de transición de dos años, que no sólo fué difícil, sino que lo considera el peor de su vida por los retos que tuvo que afrontar con dos niños pequeños, las largas jornadas laborales de su esposo y su situación económica. Debido a las dos grandes Aliot rusas, resultaba muy caro rentar en Karmiel, ciudad pequeña del Galil, al norte del país, a donde decidieron venir finalmente porque le ofrecieron trabajo a su esposo.

Le encantaría vivir en Tel Aviv, ya que en cuestión de arte, tiene más posibilidades. Pero por lo pronto y a pesar de sus múltiples viajes, debe residir en Karmiel, en donde tiene su casa y estudio.

Clari, la pintora.

Sin lugar a duda, es una artista visual. No pasan desapercibidos los años que vivió en México, su amor y respeto por las artes primitivas de las diferentes culturas indígenas ancestrales, su folklore e historia, mismas que toma y expresa por medio de audaces y coloridas pinturas.

Asi como los aztecas creían en el dualismo, sus pinturas muestran elementos contrastantes que eventualmente llegan al equilibrio y a la armonía en su composición, simbolismos y figuras que añaden una dimensión de misterio a la narrativa pictórica propuesta por ella, pero que están llenas de sentidos y que comparten una estética meticulosa.

Los colores, líneas y formas son un reto contínuo que la conduce a una experimentación constante con estilos nuevos: de lo figurativo a la abstracción, mientras introduce al espectador a la originalidad y creatividad de su propia visión.

Su arte expresa mucho más que una representación literal: los colores, el movimiento y en ocasiones, las composiciones contradictorias, resaltan la fuerza de la pintura. Ha participado en exhibiciones y proyectos individuales, colectivas y en varias que conmemoraron los 60 años del Estado de Israel (aquí y en otros países).

Entusiasta, nos comenta sobre su participación en el 2011 en el “Project Smile” (Proyecto Sonríe o Sonrisas), al que fue invitada directamente por Marek Wysoczynski, polaco e iniciador del mismo y por el Ministerio de Cultura de Polonia. Marek se dió cuenta de que al preocuparse por el bienestar psicológico de los niños enfermos (hospitalizados) podía acelerar su proceso de sanidad y finalmente lograr nuestras esperanzas para ayudarlos. El objetivo común del proyecto es promover la unión de esfuerzos para elevar el estado anímico de los infantes a través de la sonrisa, que ellos dibujan y que mediante exposiciones con artistas internacionales, que contribuyen con “sus sonrisas” y con pinturas para beneficio del hospital seleccionado. Clari participó con un cuadro titulado “Nadav y Facu”, retrato de su hijo con su primito uruguayo.

Clari tiene su propio website (www.clarinetzer.com) , donde nos brinda la oportunidad de conocerla, de probar su obra, de caminar con ella en la aventura del arte, saber de sus próximas actividades, leer comentarios y artículos escritos sobre ella en México, Estados Unidos, Argentina, Francia, Rusia e Israel.

Clari, la conferencista.

La temática que aborda en su conferencias (audio-visuales), no es algo aislado, se interrelaciona y enfatiza lo que ella es: mujer, artista, libre, incansable, sensible, apasionada, sencilla, a la vez, nacionalista pero ciudadana del mundo, abierta aunque sus matices nos reflejan un remolino y un arcoiris de emociones, de sensaciones, de propuestas, de vivencias, su dualismo, lo contradictorio, una complejidad, su constante búsqueda, su lucha, sus esfuerzos…

Creo que también podría definirse a Clari como una feminista, inquieta y cosmopolita, lo digo porque en cada una de sus ponencias, la mujer ocupa un lugar primordial en todo aspecto: es como una musa silenciosa, presente, que motiva, inspira y pide ser vista, analizada, tomada en cuenta: sea en lo figurativo o en lo abstracto, en el arte de de pintores famosos, en el de Netzer o por medio de llevarnos a conocer otros proyectos novedosos actuales (como los de Leonard Nimoy, Brenda Oelbaum o Andrea Modica, por mencionar algunos).

Clari siempre está presente y poco a poco, nos deja descubrirla: de alguna manera, la mujer, independientemente de su nacionalidad, profesión, situación socio-económica, etc., atrae nuestra atención porque nos involucra: no es solo Clari Netzer, soy yo, eres tú, somos muchas y esto se refleja en sus charlas audiovisuales: “Siguiendo a Frida (Khalo)”, “Mujeres en el arte”, “Arte indigenista: rostros y tradiciones”, “Arte obeso o Fat Art”, “Las hijas de Eva: el arte simbólico y la “Femme Fatale” y “Las mujeres de Modi (Modigliani).

Ella nos describe un poco más sobre sus ponencias a través de su sitio de Internet, artículos publicados de su autoría y en otros medios.

Clari habiendo emigrado a Israel, latina y artista nueva, sabe de primera mano lo difícil que resulta empezar a darse a conocer e irse abriendo camino, razones por las cuales decidió explorar la manera de promover nuevos talentos en Israel y en el ciberespacio.

Cuatro iniciativas creadas y coordinadas por ella fueron: Color Latino, Homenaje a Glyuk y Salón de Arte.

Color Latino 2009 surgió por el interés de la municipalidad de Rishon Le Sión de tener un mayor acercamiento con los latinos en las áreas de arte y cultura. Por medio de una exposición colectiva en la que participaron 27 artistas plásticos, originarios de México (9), Guatemala, Perú, Colombia, Brasil, Argentina y Chile, que ahora desarrollan su arte en Israel, celebran el arte y el color, con la utilización de materiales y estilos diversos en la pintura, escultura, cerámica. Un evento especial y exitoso, que aprovechó el bicentenario de la independencia de varias naciones latinoamericanas, para fomentar una relación amistosa entre ambos.

Color Latino 2010, tuvo lugar en Bet-Gabriel, en la zona del Kineret. Al igual que la anterior, es una exposición colectiva de artistas israelíes de origen latino y otros invitados de América Latina, con obras originales del siglo 20. La intención era conectar distintas culturas y países, artistas nuevos, profesionales y destacados, que tienen en común sus raíces.

“Homenaje a Glyuk”, exposición pictórica de Gavrill Martinovych.

El Centro Cultural Ruso de Tel Aviv, albergó parte de la colección privada de Julius y Vera Hanz Glyuk (Z”L”), una pareja judía que emigró de Checoslovaquia a Venezuela en 1949. Trabajos de arte con un valor artístico e histórico especial, debido a que la mayoría de ellos son pinturas realizadas por artistas de los Cárpatos de los 50’s, 60’s y 70’s, del siglo pasado. Los artistas lograron capturar en sus lienzos imágenes de gran valor iconográfico que reflejan su medio ambiente y el espíritu de esa época, en la que un realismo socialista expresa una nota romántica única, a la vez que reflejan de manera sincera, una fascinante historia de su cruda realidad. Un acervo de alrededor de 200 pinturas, que nos permiten observar la belleza de la gente, de su vestimenta, del inolvidable paisaje invernal y veraniego de los Cárpatos, así como de otras regiones de la antigua Unión Soviética.

Salón de Arte.

Debe su nombre a que durante la “Belle Epoque” de París, todos los bohemios se juntaban en salones o cafés, se sentaban a hablar de arte, de artistas famosos, de la dificultad de abrirse paso, a la vez que se estimulaban y ayudaban profesionalmente compartiendo ideas o sugiriedo algo. Los artistas crean para ellos porque tienen algo que decir, que deben crear y compartir. Salón de Arte tiene como objeto discipular a otros artistas en cómo darse a conocer y promocionarse, para lo cual es necesario tomar en cuenta su biografía, declaración y portafolio.

Clari, realidades del mundo del arte.

Sobre el comentario que el pintor alemán Hans Hoffmann (que emigró a Estados Unidos), hizo en 1937 sobre la obra de su alumna Lee Krasner: “This is so good, you would not know it was painted by a woman” (“Es tan bueno, que no sabrías que fue pintado por una mujer”) y mi pregunta a Clari sobre si alguna vez se ha sentido discriminada como artista, ella nos comenta:

“El cambio que yo hice, no sé si es la razón, atribuirle a eso algo que me pasó en mi carrera. En 2005 regresé a pintar, 2007-2010 salí a exposiciones, hasta el 2010, firmé mis cuadros con el nombre de ” Clari “, año que dejé de pintar figurativo y empecé a pintar abstractos y a firmar como ” C. Netzer “, tratando de esconder que soy mujer. A partir del 2010, mis cuadros se aceptaron mucho más internacionalmente. No sé si fué el cambio al abstracto o si fué esconderme como mujer en mis cuadros, algo pasó. A partir de entonces a la fecha, he recibido muchas invitaciones de representación de galerías fuera de Israel. Yo prefiero pensar que es ambas cosas: primero que me desarrollé, el cambio fué bueno en cuestión de técnica y dar el paso a lo abstracto; y segundo, que la gente cuando ve el cuadro no tiene que preocuparse por juzgar si lo pintó unas mujer o un hombre, ven el cuadro, les gusta y lo valoran, ya después investigan quién lo hizo. Creo que la contestación a esa pregunta nunca la voy a tener. Seguramente hay gente que dice “sí, sabímos que eras mujer, lo vimos y nos gusto” o aquellos que dicen “nos llevamos una sorpresa al ver que fue hecho por una mujer”.

“Hoy en día no basta el talento, hay que meter mucho dinero en lo que es abrirse al mundo, exponer (…) si le pagas a una agencia de relaciones públicas para que haga de tí un “brand name” aún sin tener talento, vas a llegar lejos, van a encontrar la forma de venderte. Si una tiene la forma y quiere invertir, entonces sus posibilidades crecen para llegar lejos. (…) yo busco la forma en sí invertir, pero en las oportunidades que son buenas para mí. Mi camino a seguir todavía es muy largo, estoy en la lucha, pero es lucha contínua porque como artista, yo tengo necesidad de crear todo el tiempo, tengo un mensaje que decir, quiero hacer partícipe al mundo de mi arte. Seguro me interesa algún día ganar dinero y hacerlo sólo de la venta de mis pinturas, pero no me interesa vender nada más (…) sino que mi arte sea valorado por gente que realmente lo vé como arte, que es diferencia hoy en día. También hay mucha gente que pinta, crea o hace y realmente es ‘pintura de ambiente, de decoración’ que lo venden barato o masivo.”

Reflexiones.

Hay “trabajos” que hacerlos es un placer, a pesar de que necesites invertir tiempo y “cabeza”. Lo digo porque escribir este artículo me ha permitido profundizar en la esencia de Clari Netzer y en lo que representa su actividad y propuestas artísticas, en las que la creatividad, la inquietud y la búsqueda son ingredientes prioritarios. A pesar de encontarse en el camino, se muestra solidaria con las mujeres, con otros artistas plásticos, con la sociedad que la rodea y consigo misma. Como sus pinturas, llena de matices, de colores y hambrienta por seguir explorando.

Durante la entrevista, platicamos sobre la amistad y quién es un verdadero amigo.

“Una definición que me gusta mucho, que tengo presente y que trato de poner en práctica es que un amigo es un confidente confiable, con el que estoy compremetido mutuamente como compañero y aliado, cuyo amor por mí no depende de mi comportamiento y cuya influencia me conduce a acercarme a D-os. Es principalmente leal, divertido, alguien que comparte profundamente, que me motiva, sacrificado, amoroso y que me reta espiritualmente. Atributos que son fortalecidos con el tiempo, esfuerzo y en un fundamento divino”.

Me gustaría tener a Clari como amiga, además de seguir su trayectoria profesional y compartir sus triunfos en el difícil negocio del arte.

Los invito a que vean el video-clip, donde nos revela otras cosas, a que vean fotos de algunas de sus pinturas y su website. Agradezco la confianza, paciencia y disposición de Clari Netzer. Como siempre, espero y aprecio sus comentarios.

GLOSARIO:

Shoá – Llamada también “holocausto”, catástrofe. El genocidio o muerte masiva de más de seis millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Un programa sistemático de asesinato patrocinado por por la Alemania Nazi, dirigido por Adolf Hitler y el Partido Nazi, a través de los territorios ocupados por Alemania..
Art Business– El negocio del arte.
Psicoanálisis– Práctica terapéutica fundada por el neurólgo vienés Sigmund Freud, alrededor de 1896. Es un modelo teórico descriptivo y explicativo de los mecanismos, procesos y fenómenos implicados en la vida anímica humana
Nazi – Perteneciente o relacionado con el Nacional Socialismo alemán. Es una variante del Facismo, pero que incorpora el racismo biológico y el anti-semitismo. Sus elementos principales han sido descritos como “extrema derecha”, que permite la dominación de la sociedad por personas racialmente superiores y eliminando las clases inferiores por considerarlas una amenaza para la sobrevivencia.
Kibbutz – Primer asentamiento comunitarios en Israel, socialista e inicialmente agrícola.
Bar Mitzvá – Ritual religioso judío, a los 13 años el niño se considera como un adulto, es responsable de sus actos y de observar la ley religiosa.
Moadón– Club o centro social donde se realizan distintas actividades.
Aliá – Emigración a Israel de personas de religión y procedenca judías. Plural “aliot”.
Dualismo – Doctrina que afirma la existencia de dos principios supremos, contornos, independientes, irreductibles y antagónicos, uno del bien y otro del mal, por cuya acción se explica el origen y evolución del mundo.

Arte figurativo – Describe en particular pinturas y esculturas, que se derivan claramente de objetos reales, a los que representan.

Arte abstracto – Usa un lenguaje visual de forma, color y línea, para crear una composición que pueda existir con cierto grado de independencia a las referencias visuales en el mundo.
Kineret – Nombre hebreo que se dá en Israel al Mar de Galilea o Mar de Tiberiades.
Belle Epoque – Período de la historia de Francia, que covencionalmente se dice que inició en 1871 y que terminó en 1914, con el principio la Primera Guerra Mundial. Durante la época de la tercer república francesa, caracterizado por un optimismo, paz en la casa y en Europa, nueva tecnología y descubrimientos científicos.

La paz y la prosperidad parisina permitieron que florecieran las artes, en la que varias obras maestras ganaron reconocimiento en la literatura, música, teatro y arte visual. Se le llamaba “Bella Época o Edad de Oro” en contraste con los horrores de la Primera Guerra Mundial.

Brand name – Una marca, nombre o logotivo usado especialmente con la intención de distinguir los productos y opuesto a lo “genérico”.

#JudiasExcepcionales

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


2 COMENTARIOS

  1. conozco a Clari desde su tierna edad, de una fam maravillosa, conoci bien a sus padres y hermanas, atendi a su mama por un problema de mano y convivia con ellos en elrestaurant ritz de mis tios. Una calurosa felicitacion a Clari

  2. Es una persona muy linda, noble y talentosa. La conocí asistiendo a una conferencia suya en Kamiel, coincidimos en otros eventos y nos hicimos amigas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí