Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Cobijando a un ser humano

Cobijando a un ser humano

Artículo de enero de 2013

ENRIQUE RIVERA PARA ENLACE JUDÍO

Una de las correspondencias más difíciles que he encontrado en el Talmud, es una frase llena de sencillez y terriblemente difícil: “Que tu cabeza coincida con lo que tu boca habla”. Palabras más palabras menos la ecuación es una constante: sólo hay que hacer que coincida lo que se dice con lo que se piensa; o, lo que se hace con lo que se siente, etc.

A escasos días del fin de año, tuve la oportunidad de visitar un albergue en el sur de la ciudad, cerca de Cuemanco. Hasta ahí, un grupo de voluntarios se dio cita para llevar compañía, apoyo y momentos de esparcimiento y distracción para las personas que acuden al Centro de Asistencia e Integración Social Atlam.

Hasta antes de cruzar el umbral de esta institución las palabras compañía, apoyo y abrigo, eran poco más que sustantivos; cuando estuve en el patio, donde un trío amenizaba el lugar, vi la importancia de los sustantivos y de la bendición que eso puede significar para quién se encuentra postrado en una silla de ruedas, impedido de uno o más sentidos; o simplemente solo, perdido en un mundo ajeno.

Ahí conocí a Yacof Chabán, quien fundó la Comunidad del Botón. En entrevista exclusiva, Yacof nos habló del origen de esta asociación, cuyo objetivo principal era promover conciencia social. Luego de regresar de Israel, puso manos a la obra. Haciendo hincapié en que El Botón es una comunidad de gente pensante, filosófica, altruista, que quiere dar.

A pregunta expresa respondió: “el principio que nos guía es un principio compartido por todas las religiones: “Nosotros debemos ser el cambio que queremos ver’. Al hacersele hincapié a su pertenencia a la comunidad judía, señaló: “Al ser parte de ella, muchos de los valores del judaísmo como el liderazgo, el amor al prójimo, la misma Tzedaká, los traemos de casa”.

Sea como fuere, lo realmente rescatable es que este tipo de personas y comunidades hacen la diferencia e inclinan la balanza hacia un mundo mejor. Ojalá que muy pronto todos nos podamos sumar a acciones que promuevan el bienestar en toda la sociedad, para tener una vida mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *