Inicio » Noticias » Israel » EEUU y Reino Unido suspenden la ayuda a la oposición siria

EEUU y Reino Unido suspenden la ayuda a la oposición siria

Enlace-Judio-EEUU- y -Reino- Unido- suspenden- la ayuda- a- la- oposición- siria

Enlace Judío México | 12 de diciembre 2013.- Alarmados por el ascenso de los extremistas islámicos y el caos de la oposición, Estados Unidos y Reino Unido han decidido suspender la ayuda a todos los grupos que luchan contra el régimen de Asad en el norte de Siria. Los donantes dan un paso atrás por los secuestros y la lucha interna entre los guerrilleros.

El presidente Barack Obama siempre ha sido escéptico sobre la dividida y a menudo brutal oposición a Asad y, en contra del criterio de parte de su equipo de seguridad, se ha resistido a armar a los grupos rebeldes. Pero desde la primavera Estados Unidos había doblado su asistencia (hasta 250 millones de dólares, unos 182 millones de euros al cambio actual) y donaba armamento militar de protección.

Toda esa ayuda, que también incluye comida y medicinas, está ahora congelada en el norte de Siria, la zona controlada por la oposición y donde el grupo más moderado, llamado Ejército Libre Sirio, está perdiendo terreno respecto a otros opositores más radicales.

El Frente Islámico, que pretende establecer una teocracia en Siria, ha expulsado en los últimos días a los moderados de bases y almacenes con arsenal cerca del paso de Bab al-Hawa entre Siria y Turquía por donde entra la ayuda internacional, según confirmó el Departamento de Estado. El Ejército Libre Sirio también se enfrenta a grupos que dicen representar Al Qaeda, como el Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS), cuyos miembros se cree secuestraron al corresponsal de EL MUNDO Javier Espinosa el 16 de septiembre.

Más de 30 periodistas han desaparecido en Siria, entre ellos 20 extranjeros. Aparte de Espinosa, grupos opositores también retienen al fotógrafo Ricardo García Vilanova y al enviado de ‘El Periódico de Catalunya’ Marc Marginedas. También se multiplica la ofensiva contra los críticos moderados de Asad.

Una abogada de derechos humanos fue secuestrada este martes junto a su marido y a otros dos activistas a las afueras Damasco. Razan Zeitouneh fue una de las primeras líderes de la oposición (y unas de las pocas mujeres), pero también documentaba los abusos de los grupos extremistas. Sus captores, hombres enmascarados, aún no han sido identificados, pero se teme que pertenezcan a los grupos extremistas que se dedican a castigar a quienes no comulgan con sus ideas.

El Departamento de Estado dice estar “preocupado” por el secuestro de la abogada en una zona controlada por extremistas islámicos y asegura que no tiene información sobre su “paradero”. La semana pasada, un grupo cercano a Al Qaeda asesinó al periodista iraquí Yaser Faisal por informar sobre las críticas contra los opositores extremistas.

En este contexto, Estados Unidos no puede confiar ni en los opositores más pro-occidentales porque teme que el material militar caiga en manos de sanguinarios extremistas anti-occidentales.

El Departamento de Estado aún está intentando averiguar qué exactamente pasó en la sede de la oposición y en sus almacenes del norte de Siria y si es cierto que los moderados huyeron ante el asalto de los radicales el viernes pasado. Estados Unidos dice que tampoco sabe si los extremistas han conseguido armas, aunque no sean suyas.

“Estamos muy preocupados”, dijo este miércoles la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en rueda de prensa. También indicó que el Departamento de Estado está trabajando con los opositores moderados para hacer “un inventario” sobre los recursos enviados por Estados Unidos y otros países a los grupos moderados. Aún así, la Administración Obama asegura que sigue “apoyando” a los opositores.

Reino Unido también anunció este miércoles que no mandará más ayuda mientras la oposición moderada no vuelva a controlar la zona. Tanto los británicos como los estadounidenses no envían material ofensivo, sino sólo de protección, como chalecos anti-balas, radios y radares. Pero no quieren que nada esto sea utilizado por extremistas.

“No tenemos ningún plan de entregar ningún equipo mientras la situación siga tan poco clara. Vigilaremos de cerca el asunto”, dijo un portavoz de la embajada británica en Ankara.

Estados Unidos tampoco quiere sugerir cuándo o si volverá a mandar asistencia a los opositores en la zona.

La ayuda humanitaria para civiles no ha sido interrumpida y se sigue distribuyendo a través de Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales. Estados Unidos también sigue mandando ayuda militar a otras partes de Siria. “Está en nuestro interés”, dijo la portavoz Psaki.

Fuente:elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *