Enlace Judío México – Había cerca de 10.000 prisioneros en una de las secciones de Birkenau. Un día de junio de 1944, hubo un proceso de selección en el que los oficiales alemanes eligieron a cerca de 2.500 prisioneros aptos para mano de obra, mientras que el resto iban a ser enviados a las cámaras de gas y asesinados.

En el último instante, una orden llegó al Dr. Josef Mengele y pidió seleccionar a cerca de 100 niños entre las edades de 11 a 15 para enviarlos a un campo en vez de matarlos. Hasta el día de hoy, nadie sabe por qué Mengele tomó esa decisión.

Para Yehuda Bacon, sobreviviente del Holocausto que Enlace Judío entrevistó en Jerusalem y único artista cuyas obras de arte se exponen tanto en Yad Vashem como en la colección permanente del British Museum, el objetivo era ” mostrar al Comité Internacional de la Cruz Roja que no estaban ocurriendo las terribles masacres de seres humanos detrás de esos muros”.

Había cerca de 500 niños que se ajustaban a ese límite de edad. Obedecieron la orden de desnudarse y desfilaron ante Mengele. Hacía una o dos preguntas y luego señalaba hacia la izquierda o hacia la derecha.

“Los jóvenes seleccionados debían de ser fuertes, hábiles, hablar bien alemán…Era 1944, la época del mayor fervor de exterminio de los nazis” recuerda Bedrich Steiner, sobreviviente del Holocausto, que entrevistamos en México.

Mengele seleccionó 89 niños que fueron enviado a un campo de hombres cercanos y se alojaron en una “prisión dentro de una prisión.” De los 89 niños, 45 sobrevivieron al Holocausto. El grupo se conoce como los “Birkenau Boys.”

“Tuvimos suerte” dice Steiner. “Unos días después, quienes quedaban (padres, madres y hermanos) fueron exterminados. Yo tenía 13 años, era el más joven del grupo… Pudimos sobrevivir, aún estamos en contacto, diseminados por el mundo.

Los “Birkenau Boys” se reencontraron en Checoslovaquia y volvieron a Auschwitz: “Recorrimos el camino… las barrancas ya no existían, los caminos de tierra marcados por las pisadas estaban pavimentados…Sin embargo el lugar conserva este ambiente de horror”.

“Nos vimos por última vez en 1994, cuando se cumplió 50 años de nuestra selección. Luego… fueron falleciendo unos tras otros y quedamos como veinte” dice Bedrich, con consternación en la mirada. En dicho aniversario, Jiri Diamant, uno de ellos, los llamó “testigos de un milagro”(ver texto anexo) describiendo sus sentimientos, traumas y dolor.

“Suerte”, “testigos de un milagro”: ¿es acaso posible ver positivamente el hecho de sobrevivir a la brutal pérdida de padres, familia, hogar, patria? ¿Es acaso posible deducir algo bueno a pesar de las terroríficas imágenes que quedan atrapadas en los párpados? Responden los “Birkenau Boys”: “Tenemos la sensación de satisfacción y gratitud de haber sido elegidos para sobrevivir a una de las mayores tragedias en la historia de la humanidad. Somos los últimos testigos de una catástrofe única entre humanos. Nosotros, los que estamos aquí presentes hemos aprendido por experiencia propia lo que hace del hombre un ser humano y cómo podemos sacar lo mejor de cada uno de nosotros. Hemos encontrado la manera de superar los golpes del destino, y cómo continuar nuestras vidas. Hemos encontrado el sentido de nuestra vida en nosotros mismos, en nuestras familias y en nuestro trabajo. Por lo tanto, hemos dado un buen ejemplo a los demás. Deseamos que puedan seguir sin sufrir lo que tuvimos que pasar”.

Extractos del diario de Bedrich Steiner

06 de marzo 43
Nos marchamos a Terezin, donde nos alojamos hasta el 14 de diciembre de 1943. Transportado a Birkenau (Auschwitz). Después de unos días de viaje llegamos el 17 de diciembre 1943. Por la noche, desde la estación de tren Auschwitzs en camiones a Familienlager BIIb.

07 de marzo 44
Los que habían sido enviados a Birkenau en septiembre de 1943 fueron trasladados a un campo de trabajo, pero en realidad fueron gaseados y cremados en el crematorio número IV.

30 de junio 44
La liquidación en el campo comenzó, los hombres y mujeres fueron seleccionados según su apariencia -buscaban personas fuertes- y fueron colocados en un transporte.

06 de julio 44
Dije adiós a mamá, papá y a mi hermana, sin saber que era la última vez que los vería.
Me trasladaron a Mannerlager.

10 de julio 44
Mis padres fueron gaseados.

19 de enero 45
Los peores días de mi vida comenzaron. La liquidación ya empezó. Caminamos con hambre y frío y luego nos metimos en un tren abierto.

23 de enero 45
Llegué a Mauthausen.

Aquí nos quedamos tres días. Luego llegamos a Melk y nos alojamos ahí tres meses y medio pelando papas. En cuanto nos acercamos al ejército ruso, fuimos enviados de nuevo a Mauthausen.

20 de abril 45
Fui enviado a un campo de refugiados judíos. Los judíos que están aquí son principalmente húngaros. Dormí en el suelo fangoso y sin cobijas.

26 de abril 45
Dejamos el campo de refugiados. Marchamos tres días y medio a Gunskirchen.

04 de mayo 45
Fuimos liberados por el Ejército estadounidense

14 de junio 45
Nos transfirieron del campamento americano en Horsching a Linz. Aquí estábamos bajo ejército ruso.

18 de junio 45
Comenzamos a trasladarnos a pie de Wiener Neustandt a Bratislava. Llegué el 27 de junio.

29 de junio 45
Llegué a la estación Wilson en Praga.

29 de junio 45
Fuimos a la casa de reposo en Stirin.

Los “Birkenau Boys”a cincuenta años de su selección

Este texto, titulado “Encuentro después de medio siglo”, fue leído por Jiri Diamant en Praga el 17 de junio de 1994, en la reunión de los Birkenau Boys.

I. Introducción

Si alguien me hubiera dicho, el 8 de julio de 1944, cuando me fui, junto con ustedes del Campamento Familiar de judíos checo BIIb en Birkenau, que iba a estar vivo en 1994, y sería capaz de reunirme con ustedes hoy aquí en Praga, me habría mirado con desconfianza y no lo habría creído. Era bastante difícil creer en los milagros a la sombra de los crematorios de Birkenau, con sus altas llamas parpadeantes.

1839-photo_preview

La creencia en los milagros se ha mantenido durante siglos como una de las características del pueblo judío, que dio al mundo no sólo a Einstein, sino también Freud y Bergson.

Me doy cuenta de que nosotros, los Birkenau Boys, formamos un grupo excepcional que ha pasado por una experiencia única en una edad joven sensible, hace medio siglo. Hoy, al inicio de la última fase de nuestra vida, tratamos de evaluar su influencia en nuestro destino como los últimos testigos de una tragedia humana única.

Nuestras vidas han sido amputadas en un sentido: nos retiramos de nuestro medio ambiente, y luego perdimos a los miembros más íntimos de nuestras familias. Nuestras vidas se han vuelto ejemplos concretos de cómo cada uno de nosotros ha hecho frente a esta intervención psico-quirúrgica.

Tenemos que darnos cuenta en este lugar hoy, que nos hemos convertido en los temas de controversia política e ideológica en los últimos años. Más esfuerzos han aparecido en diferentes países para negar la existencia de campos de concentración, de las cámaras de gas y el exterminio de más de seis millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Nos reunimos aquí en un período en que las manifestaciones de antisemitismo vuelven siendo frecuentes e incluso, se dan en países donde no existen más judíos.

En este momento tan solemne, queremos recordar a todos los de nuestro grupo que no sobrevivieron, así como los que murieron después de su liberación y los que no pudieron asistir a la reunión de hoy.

2. ¿Qué tenemos en común?

La mayoría de nosotros hemos nacido en el ambiente checo, en un país culturalmente e históricamente importante que ha dado a la humanidad muchas personalidades que han influido profundamente su historia cultural y política.

Lo que teníamos en común era nuestro origen judío, aunque muchos de nosotros no éramos conscientes de ello antes, hasta que otros nos recordaron de su existencia.

Nuestros padres y familiares que ya se habían enfrentado al creciente racismo y el antisemitismo de los años treinta. Tenían que decidir someterse voluntariamente o escapar a un país extranjero. En la mayoría de los casos no se atrevieron a tomar una decisión importante, y se quedaron en su país natal. La persecución se intensificó gradualmente hasta que en los años cuarenta culminó con la expulsión de los judíos checos al ghetto de Theresienstadt (Terezin), y desde allí, a diferentes campos de concentración en Polonia y en la antigua Unión Soviética.

La mayoría de nosotros hemos pasado algún tiempo en Terezin, sobre todo en el 1417. Por desgracia, no pertenecimos a aquellos que sobrevivieron en este oasis de relativa seguridad.

Sin embargo, tuvimos suerte en medio del desastre: llegamos a un campamento familiar experimental de judíos checos, llamado B II b en Birkenau, parte del infame campo de concentración de Auschwitz en Polonia. Tuvimos la oportunidad de vivir durante un período de cuarentena de seis meses, con la expectativa de la “solución final”. La vida da esperanza, y eso fue cierto en nuestro caso. Tenemos que recordar que, incluso en estas condiciones inhumanas, tuvimos la oportunidad de experimentar algunos momentos relativamente agradables en un cuartel especial, bajo el liderazgo y la protección del legendario Fredy Hirsch. En ese momento estábamos en el comienzo de nuestra pubertad: soñadores, sensibles, comenzando a interesarnos por las chicas, aventureros y románticos.

En condiciones trágicas, fuimos prematuramente enfrentados a los problemas básicos de la vida y la muerte. Nuestra infancia fue acortada, tuvimos que ser adultos antes que otros. En nuestros sueños podríamos pensar en ser libres, reflexionábamos sobre el sentido profundo de nuestra vida, nos dirigimos a Dios y le pedíamos él las respuestas a los problemas de la justicia, la seguridad y protección. Por último, huimos hacia nosotros mismos y buscamos certidumbre en nuestras almas. Llegamos más cerca el uno al otro con el fin de ser capaces de resistir los peligros y sorpresas que aparecieron con bastante frecuencia. A nuestro alrededor, la violencia y la muerte rugían, y todo esto se grabó en nuestras mentes sensibles y se quedó allí para siempre. Vivimos en el presente, el pasado reciente era una herida abierta, y el futuro estaba cubierto por la niebla de la incertidumbre.

Hemos perdido a nuestros padres y hermanos en el momento en que más los necesitábamos. Tuvimos que tomar toda la responsabilidad por nuestro futuro a una edad muy joven. La maduración prematura puede tener influencias negativas en la madurez emocional, desarrollo psicosexual, y en el comportamiento social. En la literatura a menudo se discuten los conceptos de síndrome de campos de concentración y el síndrome de estrés postraumático. Algunos de los sobrevivientes de los campos de concentración han necesitado ayuda psicoterapéutica a largo plazo por parte de especialistas, y la salud física de algunos de nosotros ha sido dañada de forma permanente.

Sin embargo, todos nosotros tuvimos un gran apoyo de la cohesión del grupo que se ha creado entre los miembros a causa de la amenaza permanente y el estrés que nos rodeaba.

En la literatura reciente, todavía se describen con frecuencia los problemas de los familiares cercanos de los ex prisioneros de los campos de concentración, así como de la segunda y tercera generaciones. En algunos países en institutos especiales se han construido para ayudar a ex prisioneros a hacer frente a sus problemas y síntomas.

Es importante utilizar la introspección de la propia experiencia, así como la observación de la conducta de otros y hechos obtenidos por entrevistas, para ser capaz de describir las características específicas que podrían ser típicas para la mayoría de los miembros de nuestro grupo.

Soy plenamente consciente de que mi descripción no es susceptible de generalización más amplia. Sin embargo, estoy convencido de que vale la pena pensar en los rasgos psicológicos específicos que podrían ser de interés para la mayoría de nosotros.

Para algunos de los miembros de nuestro grupo, los cambios en el comportamiento, como consecuencia de la larga estancia en campos de concentración, no han sido tan intensos como para llegar al límite de tales síntomas patológicos que podrían reducir la calidad de nuestra vida durante mucho tiempo. Sin embargo, en otros miembros de nuestro hubo varios casos de suicidio, neurosis de ansiedad-depresión, depresión endógena y otros trastornos psicológicos.

Yo creo que en la mayoría de los miembros de nuestro grupo persiste un nivel elevado de ansiedad, que la mayoría de nosotros sufrimos de miedo y fobias, que hay una tendencia hacia los estados de ánimo depresivos. La mayoría de nosotros a menudo tenemos miedo y preocupación.

En algunos miembros de nuestro grupo hay períodos de hiperactividad o hipomanía. En la mayoría de nosotros tenemos baja autoestima y falta confianza. Muchos de nosotros no tenemos la suficiente confianza en otras personas: desconfiamos de ellos, a veces somos incluso recelosos o paranoicos. A menudo tratamos de compensar en exceso estos sentimientos por medio de una exagerada necesidad de seguridad y certeza, sobre todo en materia de seguridad social y económica. Constantemente tenemos una relación simbiótica con nuestros cónyuges en cuanto a los logros de trabajo y la propiedad se refiere. Las normas morales y sociales están a menudo fuertemente acentuadas.

Muchos de nosotros tenemos una actitud muy seria hacia la vida, y por lo tanto nos convertimos en esclavos de un fuerte sentimiento de responsabilidad y obligación para con nuestras familias y la sociedad. Muy a menudo no nos amamos a nosotros mismos lo suficiente. Tenemos grandes aspiraciones y esperamos lo mismo de los demás. Algunos de nosotros tenemos problemas con las elecciones y decisiones, tenemos miedo de tomar riesgos y responsabilidades en el trabajo y la vida familiar. Nuestra visión de la vida es a menudo escéptica, irónica o sarcástica, o incluso pesimista. Muchos de nosotros no podemos reaccionar de manera adecuada a la agresión, no nos podemos enojar en situaciones en que otros lo harían, y no somos capaces de defendernos o atacar a otros. Muchos de nosotros estamos somos sub-asertivos, y tratamos de compensar en exceso por esta hiper-asertividad. A menudo nos quedamos atrapados en una especie de competitividad adolescente. Algunos de nosotros tenemos dificultades para adaptarnos a las nuevas situaciones de la vida, manifestamos una tendencia a la rigidez y falta de flexibilidad. En muchos aspectos somos hipersensibles, y tratamos de ocultarlo detrás de una fachada de dureza emocional.

Nuestra estancia en los campos de concentración también tuvo consecuencias positivas, en mi opinión: hemos aprendido a experimentar la profundidad de la vida y a diferenciar entre lo que es importante en la vida y lo que es irrelevante. Hemos descubierto el valor relativo de muchas cosas, y hemos tratado de preservar nuestros valores y principios morales en todas las circunstancias. En este sentido, se puede alegar que nuestra experiencia en el campo de concentración era la mejor escuela de la vida, tal vez incluso una indemnización por el psicoanálisis.

Después de la liberación, nos pusimos a trabajar, estudiar y ponernos al día con la vida que habíamos perdido durante los años de nuestro cautiverio. Y no sólo tratamos de ponernos al día con los demás, sino que aspiramos a adelantarnos a ellos. Nos casamos, y nuestros hijos nacieron. En nuestras familias hemos tratado de encontrar el amor y la seguridad que tanto necesitábamos. Podemos afirmar hoy que la mayoría de nosotros hemos tenido éxito en el logro de nuestros objetivos en la vida después de nuestra liberación.

4. ¿Cuáles son las diferencias entre nosotros?

La liberación de la opresión nazi ha sido para nosotros un renacimiento físico, mental y social. Esto nos ha permitido continuar con nuestro desarrollo anterior, aunque con una interrupción de varios años.
La mayoría de nosotros primero regresamos a los lugares de los cuales habían sido deportados. Nuestro regreso a la patria liberada mostró, sin embargo, que “uno no debe meterse al rio dos veces”. Nuestras casas estaban habitadas por personas desconocidas, algunos de nosotros vimos sólo las ruinas de las casas en las que vivíamos con nuestros padres y hermanos antes de la deportación. Teníamos los sentimientos de las personas que regresaron después de un largo exilio en Micenas o Pompeya. Nos tomó un tiempo antes de que nos despertáramos por completo a nuestras nuevas condiciones de vida. Hemos seguido diferentes trayectorias educativas, entramos en diferentes puestos de trabajo, y empezamos diferentes relaciones interpersonales. Algunos de nosotros dejamos nuestros países de origen y nos encontramos un nuevo hogar en otros países de Europa, Israel o a través de los océanos.

Después de varios años de experiencias traumáticas comunes durante la Segunda Guerra Mundial, nuestras vidas se han vuelto muy diferentes, y cada uno de nosotros se ha esforzado por sacar lo mejor de sí. Cada uno de nosotros ha sido influenciado por su nuevo entorno, es decir, por las normas y tradiciones nacionales con las que hemos estado viviendo durante las últimas décadas. Las consecuencias de esto se pueden encontrar en nuestras diferentes mentalidades, actitudes, opiniones y hábitos. Cada uno de nosotros ha cambiado de manera radical, por lo que hoy estamos reunidos aquí como representantes de diferentes países, naciones y estilos de vida. No hay que olvidar que también hay grandes diferencias en los niveles económicos y ventajas varias entre nosotros. Todos estos factores han contribuido a la formación de los diferentes personajes y personalidades en las décadas que siguieron a nuestra liberación. A pesar de todas estas diferencias y después de pasar medio siglo separados, hoy nos hemos reunido aquí como viejos amigos que tienen mucho que compartir.

5. Después de cincuenta años

Actualmente tenemos sesenta años o más. Hemos llegado a una fase de la vida en que las personas se jubilan, y el siguiente período de la vida comienza. Algunos de nosotros no quieren o no son capaces de dejar de su trabajo, su empleo o su posición ya que temen que, con la creciente cantidad de tiempo libre, habrá más tiempo para recuerdos recurrentes de las experiencias traumáticas de los campos de concentración. También tenemos miedo de que el dolor, la ansiedad y la ira que se han suprimido con éxito hasta ahora, vuelvan a aparecer.

El problema es encontrar un nuevo equilibrio y un nuevo sentido de vida satisfactoria, que hasta ahora la mayoría de nosotros lo hemos asociado estar ocupado y tener trabajo. Esto no es fácil con nuestro pasado, cuando el vacío existencial y la frustración existencial descrita por Victor Frankl continuamente aparecen en nuestras mentes. Es necesario que cada uno de nosotros nos detengamos un momento para pensar sobre nosotros mismos. No es fácil a nuestra edad, pero es necesario para evitar sentimientos de insatisfacción y depresión. Lo que también se necesita es volver a evaluar lo que significó que estuviéramos juntos en Birkenau y reintegrar en el comienzo de una nueva etapa en nuestras vidas. En este sentido, no podemos evitar los problemas filosóficos y religiosos que la mayoría de nosotros hemos descuidado hasta ahora. Es necesario para nosotros crear una síntesis de nuestra experiencia para transmitirlo a las generaciones futuras. También es importante para redefinir nuestra relación con Dios, el judaísmo y el pueblo judío en Israel y en la Diáspora.

Es mi opinión que nos hemos reunido aquí, en la democrática Praga, por esta razón. No es pura coincidencia que estemos reunidos aquí hoy, en las raíces de nuestra existencia. Hemos venido aquí para estar juntos, para recordar nuestro pasado y pensar en lo que esta experiencia trágica –que vivimos en común- podría significar para nosotros hoy y en el futuro. Estoy convencido de que muchos de nosotros hemos hecho en varias ocasiones y me temo que ninguno de nosotros ha encontrado la solución definitiva.

El hecho más importante en la actualidad es que todavía existimos, y que tenemos la necesidad de compartir nuestros recuerdos, pensamientos y sentimientos. Tenemos la sensación de satisfacción y gratitud que nos han elegido para sobrevivir a una de las mayores tragedias en la historia de la humanidad, del último medio siglo por lo menos. Somos los últimos testigos de una catástrofe única entre humanos. Nosotros, los que estamos aquí presentes hemos aprendido por experiencia propia lo que hace del hombre un ser humano y cómo podemos sacar lo mejor de cada uno de nosotros. Hemos encontrado la manera de superar los golpes del destino, y cómo continuar nuestras vidas y sacar lo mejor de ellos. Hemos encontrado el sentido de nuestra vida en nosotros mismos, en nuestras familias y en nuestro trabajo. Por lo tanto, hemos dado un buen ejemplo a los demás. Deseamos que puedan seguir sin sufrir lo que tuvimos que pasar.

#amorjudio