AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO

Con motivo del Día del Holocausto 2015, Enlace Judío entrevistó a Max Bery, sobreviviente del Holocausto, que se salvó de la tragedia escondiéndose durante casi toda la guerra.

“No fui deportado; estuve escondido en Francia la mayor parte de la guerra, sobre todo después de la ocupación alemana. Al principio vivíamos en la zona supuestament libre donde no había ocupación alemana directa, pero tenían secuaces que eran franceses integrados a un grupo conocido como ‘la milicia’. Esa gente era peor que los alemanes, porque los habían sacado de las cárceles; eran rateros, asesinos, y les pusieron un uniforme que les dio prácticamente el derecho de vida o muerte sobre toda la gente, y especialmente sobre los judíos”.

Y añade: “Yo estuve escondido en un colegio, un internado, donde mi familia pensó que estaría a salvo, pero resulta que la Gestapo sí vino al colegio. Éramos dos muchachos judíos, pero yo tuve la suerte de escaparme. Rodearon el colegio, y mi amigo no tuvo la misma suerte y terminó en Auschwitz… yo me escondí en un bosque con un grupo de la resistencia, pero que estaban obligados a trabajar en Alemania bajo un sistema que se inventó para que por cada frnacés que iba a trabajar voluntariamente a Alemania, ellos liberaban a un prisionero. Como Francia perdió la guerra con Alemania, hubo dos millones de soldados franceses que quedaron prisioneros”.

De su relación con la resistencia francesa, recuerda: “Yo entré con ellos cuando tenía 14 años, y servía de correo entre distintos grupos que estábamos conectados. Terminamos la guerra en esas condiciones y fuimos liberados muy poco después de la toma de París, que tuvo lugar el 25 o 26 de agosto de 1944. Gracias a D-os no tuvimos mayores problemas fuera de los sustos, tener que escondernos o pasar la noche en lugares distintos. Aunque una buena parte de los franceses antisemitas colaboraron con los alemanes, hubo también grupos que nos ayudaron y nos escondieron y gracias a ellos estamos aquí”.

Y, según nos cuenta, uno de los recueros más intensos que conserva es del día en que los evacuaron de su ciudad natal: “Tenía 11 años cuando estalló la guerra… nos evacuaron, tuvimos que salir de la ciudad en 24 horas. 140 mil familias, y era una ciudad estratégica. Las tropas francesas ocuparon los lugares más cercanos a las fronteras. En esa época muy poca gente tenía coches. Mis padres tenían menos de diez años de haber llegado de Polonia y Alemania, y lógicamente no teníamos las posibilidades de tener un vehículo. Tuvimos que tomar un tren. Evacuar la ciudad fue una experiencia traumática, pero aquí estamos y gracias a D-os, salvados”.

#Holocausto