Inicio » Opinión » Historia Judía » Día de San Valentín: febrero 1349, la masacre de los judíos de Estrasburgo

Día de San Valentín: febrero 1349, la masacre de los judíos de Estrasburgo

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – La vida judía en la Europa medieval, tan rica en aspectos emocionantes, también está marcada por episodios sangrientos que ilustran abundantemente el epíteto de “bárbaro” tan a menudo unido a la sociedad medieval de Occidente. La masacre de los judíos de Estrasburgo, conocida como la “masacre de San Valentín” aparece como el tipo de estos brotes de odio cuyas manifestaciones han ensangrentado el calvario de Israel a lo largo de los siglos.

San Valentín

La masacre de los judíos de Estrasburgo. Eugene Beyer: interpretación romántica de la masacre del 14 de febrero 1349 (Museo Histórico de Estrasburgo)

Las primeras décadas del siglo 14 estuvieron marcadas en el Sacro Imperio Romano por guerras y problemas continuos, consecuencias de las luchas entre los muchos príncipes alemanes. En los albores del año 1340, se formaron bandas de bandoleros en muchos países dentro del Imperio: practicaban sin riesgos su siniestra industria en favor de la desaparición casi completa de una autoridad pública capaz de mantener el orden.

Alsacia no se salvó del flagelo. Grupos de bandidos que se habían formado bajo la dirección de un tal Armleder, esquilmaban al pueblo y ponían al país a sangre y fuego. Los principales señores de Alsacia decidieron una rigurosa respuesta colectiva. Con este fin, el obispo de Estrasburgo concertó una alianza con el Landgrave de Alsacia y las ciudades de la Decápolis. Los aliados tomaron el juramento de servir sin flaquear contra las bandas de Armleder y contra todos aquellos que se le unieran en la intención de participar en la masacre de judíos emprendida por sus asesinos.

Las masacres de judíos eran un fenómeno bastante común en el Sacro Imperio Romano para dejar a la conciencia pública en paz. La que comenzó alrededor de 1347 se revistió de un alcance y una importancia especiales.  Su origen fue la aparición de una plaga terrible, la Peste Negra, que extendiéndose por primera vez en Europa durante este año, causó un caos espantoso. Pero los judíos fueron menos afectados por el flagelo que los cristianos. Este aparente privilegio se debió más probablemente a su práctica de una moral rigurosa que prohibía ciertos excesos y la adhesión a las leyes dietéticas que resultaron valiosas en este caso como salvaguardia contra la enfermedad.

PesteNegraEl pueblo llano sin embargo no lo entendió así. Hizo una interpretación de la pesada plaga relacionada a amenazas de los judíos. Primero se dijo que la Peste Negra era un castigo enviado por el Cielo para castigar a los príncipes culpables de haberlos dejado al descubierto. El exterminio llevado a cabo por Armleder; en segundo lugar, acusaba formalmente a los judíos de causar la plaga envenenando todos los puntos de agua: las fuentes, los aljibes. El populacho, ulcerado por los estragos del mal, buscaba un chivo expiatorio: los judíos, huelga decir, fueron nominados para este papel. Para atacar a los judíos en absoluta calma, era necesario tener pruebas de su culpabilidad: muy fácil de encontrar. Los judíos torturados en Wintzenheim confesaron todo lo que los torturadores querían. Ahora, se podía pasar a la acción: los judios conocían y vivían en la angustia. En Estrasburgo, al acercarse el mes de Adar – a principios del año 1349 – ningún judío se arriesgaba a estar en la calle. El Stettmeister de Estrasburgo, deseoso de proteger a los judíos en contra de la violencia de la turba, ordenó el cierre de la judería. En los países del Imperio, como en las regiones vecinas, llegaban noticias alarmantes de los judíos de Alsacia. Atroces masacres enlutaban días tras día a las comunidades de Suiza, el Rin y la Alta Alsacia. Los nobles de Alsacia, alarmados por el movimiento sobre el cual no tenían ningún control, se reunieron en el Congreso en Benfeld para asesorar sobre los medios más adecuados para restaurar el orden. Pero se contentaron con llamar a la población a la calma, sin hacerse ilusiones sobre el valor de esta manifestación. De repente, la situación llegó a un nivel de extrema gravedad en la Baja Alsacia.

Durante la noche, la situación de los judíos se había vuelto insostenible en Estrasburgo. No, por cierto, debido al hecho de que el gobierno de Estrasburgo: Sturm y Kuntz Winterthur, ambos Stettmeister, incluso el Ammeister (jefe de los gremios) Pierre Schwarber, disfrutaran de reputación de hombres justos y honestos de los que los judíos no tuvieran nada que temer. Pero las corporaciones de oficios – muy potentes aquí – y el populacho, influidas por agitadores fanáticos, albergaban sentimientos muy diferentes a los de los gobernantes. A partir del 09 de febrero, los miembros de los gremios pedían al Ammeister – comparable a alcalde magistrado en los tiempos modernos – la detención de todos los judíos y llevarlos a juicio. Pierre Schwarber no sólo rechazó esta petición, sino que dio un discurso imprimido de gran nobleza para calmar a la turba furiosa. Los diputados furiosos respondieron con insultos al discurso de Ammeister: “¿Nos hemos vendido hace mucho a los judíos? “Pierre Schwarber no era un hombre que tolerara el lenguaje inapropiado de los alborotadores: en su lugar, hizo que los arrestaran a todos.

Peste Negra1Un miembro del grupo logró escapar y su acción fue decisiva. De inmediato despertó a las corporaciones, las cuales respondieron a su llamada reuniéndose con la nobleza, en la Plaza de la Catedral. Deliberaron sobre la manera de comportarse con los judíos. Los carniceros y curtidores eran los más feroces oponentes de los judíos porque habían contraído grandes deudas con ellos: tenían la esperanza de liquidar al mismo tiempo los créditos y los acreedores. Los dos Stettmeister asistieron a la reunión en la Plaza de la Catedral. Fueron muy mal recibidos. Cuando llamaron a la multitud a la calma, fueron groseramente insultados y acusados de corrupción.

El 10 de febrero marca un paso decisivo en la evolución de los disturbios Estrasburgo. Ese día, de hecho, los amotinados se volvieron los amos del gobierno de la pequeña república. Se apresuraron a proclamar la deposición de los jueces que se suponía iban a ser favorables a los judíos: Sturm, Kuntz Winterthur y especialmente el Ammeister Pierre Schwarber, la pesadilla de la población. Los insurgentes nombraron Ammeister a Betschold el carnicero, reconocido como el enemigo jurado de los judíos. Ante esta noticia, muchos judíos abandonaron Estrasburgo a toda prisa, mientras que otros buscaron, en la misma ciudad, refugio entre los cristianos.

Durante los siguientes días, los manifestantes trataron de dar una apariencia legal a la situación creada por el golpe. El 13 de febrero, se instaló un nuevo Senado lleno de sus criaturas. Pierre Schwarber, el íntegro Ammeister, se vio fuertemente afectado por los vencedores. Condenado a destierro perpetuo, confiscados todos sus bienes, se vio también privado de la calidad burguesa de Estrasburgo. Si bien las nuevas asambleas tomaron estas medidas, la multitud desatada retumbó en las calles: un desastre que ahora parecía inevitable.

Este se produjo, total, el 14 de febrero, día de San Valentín. Las crónicas de Clossner y Koenigshoffen relacionan, en este día, el testimonio, conmovedor en su sencillez, de un compañero curtidor que fue testigo impotente de escenas horribles mientras la ciudad se ensangrentaba.

“Desde el amanecer, un barullo indescriptible llenó las calles de Estrasburgo: era el sonido de la marcha, avanzando al ritmo de canciones salvajes, acompañado por los gritos de las mujeres desatadas. Cuando rompieron las barreras que cerraban la entrada del barrio judío, la multitud se precipitó en el gueto. Hombres y mujeres, niños y ancianos fueron masacrados sin piedad. En las casas quemadas, familias enteras desaparecieron sin dejar rastro.»

Peste NegraEl testigo al que aludimos anteriormente, informa de un diálogo entre un jefe de familia judía y uno de los asesinos. Como pretexto para la masacre estaba en la presunta responsabilidad judía de la propagación de la Peste Negra, el judío exclamó: “Pero nuestros hijos también se ven afectados por la plaga”. A lo que el gran Herrmann, el carnicero de la Pfalz, respondió: “Cuando se ha matado al hijo de Dios, bien podeis envenenar a uno de sus propios hijos, para hacer creer en su inocencia: todo el mundo sabe de la astucia de los judíos”.

A pesar de la magnitud de la masacre, muchos judíos – estamos hablando de miles – habían sobrevivido. Fueron reunidos todos y arrastrados al cementerio judío. Allí había una gran hoguera en la que fueron quemados. La multitud se cebaba con predilección en en los pequeños niños judíos. eran bautizados antes de ser arrojados a la hoguera. Los cronistas observaron con admiración la noble actitud de las mujeres judías: arrancaban a sus hijos de las manos de los bautizadores para lanzarlos a la hoguera a la pronto les seguirían.

En esta visión dantesca termina la historia de nuestra curtidor. Refleja con dureza contra el espíritu del pequeño pueblo de Estrasburgo, prestos a entrenamientos irreflexivos y atrocidades bárbaras practicados alegremente detrás del falso pretexto de culpa judía en las grandes plagas que azotan periódicamente al Occidente medieval. El valor tranquilo de los judios, el heroísmo de las madres, merece una admiración que no es puramente convencional. Si la memoria de la masacre de San Valentín ha de permanecer viva entre nosotros es que si nuestros antepasados ​​fueron capaces de simplemente morir por una idea, sin duda vale la pena vivir por ella.

Lázaro LANDAU – Desde el Almanaque KKL Estrasburgo 5718-1958

Source: https://judaisme.sdv.fr /Le Monde Juif

© Fotos: DR

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend