Inicio » Opinión » Literatura » Dalia Leshman: Hagadá Shel Sheimot

Dalia Leshman: Hagadá Shel Sheimot

<

BECKY RUBINSTEIN F.

 

Sostengo en mis manos Hagadá shel sheimot, shem-má hú omér, publicado por  la editorial Heiman en el 2003. Me sorprende  el título del libro, y mucho más, su contenido y las ilustraciones,  nacidas del arte de Meir Batz. Se trata de un libro de nombres que imaginamos cercano a la Hagadá  shel  Pesáj en su calidad de  texto que se repite generación tras generación, de padres a hijos. Maguid en lengua hebrea es quien dice y repite  lo que sus padres y abuelos le transmitieron desde hace tiempo. Así pues, la Hagadá de Nombres tiene que ver con nombres extraídos de la tradición bíblica y pos-bíblica, con nombres cuyas profundas raíces permiten  crear nuevos nombres ad infinitum.  La lengua hebrea es sabia, de acuerdo a la mística judía, es el idioma prístino y maleable, creador del universo. Recordemos a Adán, quien además de ser el primer hombre creado en el paraíso, fue quien dio nombre al mundo  que lo rodeaba y por imperativo divino.

Hagadá shel sheimot, entre sus muchas virtudes, viaja a la profundidad del nombre, lo desmenuza, lo arboriza: encuentra ramas ocultas. Va a la raíz y de la raíz al fruto de ida y vuelta en un juego de ecos. El nombre de Dalia, el de la autora, ejemplifica la manera tan peculiar de decir un nombre, de sumergirse en su nombre, de mostrarlo bajo la luz  de la historia, de la tradición. Quien conoce su nombre –pareciera decirnos la autora- conoce su destino. Traducimos:

“Quién imaginaría que  Dalia es yalda o leidá, ha-dlí, hed, li, yad  lí y también dai lá. O sea: niña, parto o nacimiento, recipiente, eco, su mano en la mía y también ella tiene suficiente. El nombre de Dalia –continúa la  autora- posee diversos significados, de acuerdo a como se juegue con  las tres letras propias de su raíz, de acuerdo a la connotación histórica, incluso semántica y metafísica:

DALIA: flor arborescente, tupida y colorida. Se llama  en honor de Albert Dahl, botánico sueco, que la definió.

DALIA: Ramaje de la vid que  se enreda rumbo a las alturas.

DLIA: pozo, depósito  de agua.

DALIT: DELET con Yavé.

El Kibutz DALIA  se funda por la última migración  en  tierras de “Jomat ú-Migdal” (Muralla y Torre) en el verano de 1940. Su nombre deriva por la cercanía del poblado druso de “Daliat el Carmel”. El kibutz  se estableció con antelación, de ahí que Migdal, fuera conocido como “Migdalia” o sea la Torre de Dios.

A  DALIA se le puede aconsejar que continúe aportando ayuda a los dalim ( a los necesitados) lidlot y leyaled,  extraer y  engendrar toda la belleza y la bondad que yace en su interior y en de los otros. Aunque es también dalá sin yavé, puede, con la ayuda de Dios, encontrar hed, resonancia para que siempre ihiyé lá day tenga lo suficiente”.

 

P.D. Hablando de flores en Hagadat Sheimot  se nos  dice que  las flores en general  se llaman Shoshanim. Afirma Dalia Leshman: “En la Mikrá y en términos de Jazal,  shoshaná define a todas las flores habidas y por haber. Y ejemplifica: “Y  el  pimpollo entre las espinas emerge y la observó una rosa en flor. La cogió y el perfume la envolvió y descansó su alma en ella” (Vaikrá Raba 23:3)

Am Israel, el Pueblo de Israel es equiparado en frecuentes ocasiones como la Shoshana entre las espinas, también como la Shoshana de Jacob.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *