Inicio » Comunidad » “La sexualidad es algo que somos, no algo que tenemos”: Frida Ezbán acerca de la educación sexual de los niños

“La sexualidad es algo que somos, no algo que tenemos”: Frida Ezbán acerca de la educación sexual de los niños

ENRIQUE RIVERA PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Cómo hablar a los niños acerca del sexo; ¿qué lenguaje emplear; a qué edad; quién debe de hablar con ellos sobre estas cuestiones?

La educación sexual infantil es un tema que siempre ha sonado muy contradictorio. Sin embargo, cuando un periodista tiene la oportunidad de conversar con una especialista, viene un esclarecimiento y las piezas del rompecabezas van cayendo una a una en su lugar. Frida Ezbán, terapeuta con muchos años  de experiencia clínica, nos permitió ventilar dudas y conocer más de sobre esta cuestión.

¿A qué edad empiezan los niños su vida sexual? Fue  la pregunta con la cual iniciamos nuestra entrevista. A lo cual Ezbán, subrayó: “La sexualidad es algo que somos, no algo que tenemos. Somos sexuales desde el momento en que nacemos, hasta que morimos. Toda la vida estamos en contacto con el placer, con  nuestro cuerpo, tenemos necesidad de que nos toquen y de tocar”, puntualizó Frida Ezbán, quien imparte con frecuencia conferencias y cursos relacionados con temas de sexualidad.

Para esta profesional, los niños, desde muy pequeños, requieren de una educación sexual: “A fin de tener un contacto con su cuerpo, para relacionarse con él y entender lo que les está pasando”.

Para entender mejor el tema es preciso contar con una definición de lo que es la sexualidad: “Es la forma en la que cada quien expresa, comunica, siente, intima, da y recibe placer con los cinco sentidos sexuados (…). Es algo aprendido que tiene que ver con la cultura, con el contexto y dónde vivimos.”

Frida, quien ostenta una maestría en terapia familiar, hizo hincapié en que al educar en sexualidad se debe educar con sentimientos y valores. Aunado a ello, la calidad de dicha educación va a estar muy vinculada con la calidad de la relación que se tenga con la persona, es decir: alumno, hijo, maestro, padre. “La información que se les da a los niños debe ser dosificada y repetida, cada vez con un poco de más detalle”, puntualizó.

A pregunta expresa, Frida Ezbán comentó que el lenguaje que se debe utilizar con los niños en esta materia, debe ser lo más natural: pene, vagina, etc. Debe ser lo mismo que nombrar otras partes del cuerpo, como serían los ojos, los codos, etc. Para esta terapeuta, el gran valor de la educación sexual para niños y jóvenes, reside tanto en evitar la violencia sexual, como los embarazos no deseados; en aprender que hay un respeto hacia las otras personas y que no se puede violentar una relación sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *