avatar_default

ELENA BIALOSTOCKY PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – ¿Qué implica nombrar y visibilizar a las mujeres? Con este cuestionamiento inicia su libro Pola Salmún, una mujer joven de la Comunidad Monte Sinaí, quién aborda ésta y muchas otras preguntas en su libro “Invisibles”, el cual presentó en la Universidad Hebraica el 23 de junio.

La obra es una investigación que la autora realizó, tres años atrás, para su tesis de maestría en Sociología. Es un estudio de caso de una Comunidad, en este caso Alianza Monte Sinaí, en el cual 17 mujeres y hombres entre 18 y 72 años hablaron de qué son y qué aspiran a ser dentro de la familia, la Comunidad y el mismo país: “En sí, es un estudio para poder evaluar e investigar acerca de la condición de género y del rol de las mujeres dentro de una comunidad tradicional en México… y que pretende ser el principio de un dialogo para promover la igualdad y equidad en las comunidades tradicionales en México”.

Salmún entrega algunas propuestas en la Introducción de su libro, el cual publicaremos en otro artículo.

La Comunidad judía es un microcosmos de la sociedad mexicana, el cual no es ajeno a la realidad circundante. México es un país en el cual la incorporación de las mujeres en el trabajo en zonas urbanas es del 38%. Sin embargo, y como lo recalcó Gina Zabludovsky, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien acompañaba a Pola en el presidium, su presencia es más significativa en las universidades, donde el porcentaje de mujeres ya es mayor que al de los hombres: 51 al 52% aproximadamente. Aún así, en el Mundo Corporativo, y hablando de las quinientas grandes empresas de México, sólo el 5% de los directores generales o CEO son mujeres; y sólo el 14% de los cargos jerárquicamente más importantes.

Estas diferencias se reflejan en nuestras Comunidades judías, y son aún más notables en las de origen árabe, como Monte Sinaí, en la que, según Salmún, “somos realmente pocas las que nos hemos salido del rol único de ser mamás y esposas… Al grueso de las mujeres les ha costado trabajo acceder a este ámbito, a la profesionalización y a una autonomía económica”.

Para corregir esta situación, la autora propone “ir de la mano, tanto sociedad civil como gobierno y las comunidades, para intentar promover acciones y programas encaminados a la igualdad de género”.

De hecho, la investigación del libro Invisibles ha sido detonadora de la creación de la Asociación Civil mexicana Mujeres con Alas, la cual se dedica a promover la igualdad y el empoderamiento de las mujeres, también busca trabajar a favor de una vida libre de violencia para las mujeres, además de realizar programas para promover la reinserción personal de las mujeres en la sociedad.

Funcionarios de la Comisión Nacional de Pueblos Indígenas del Gobierno Federal, de la Secretaria de Gobernación; de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres; de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y otras personalidades, acudieron como amigos personales y colaboradores de la autora.

El Arq. Benjamín Romano, parte del presidium, expresó su deseo de que este trabajo sea el principio de una lucha por mejorar la calidad de vida de nuestra Comunidad: “Estoy seguro que serás punta de lanza de esta congregación”.

A su vez, la Dra. Rodica Radian Gordon, Embajadora de Israel en México, comentó acerca de los adelantos del Estado judío en materia de género: el 46%  de las mujeres que están en el mercado de trabajo tienen una educación académica, a diferencia del 22% en 1980; y quienes hoy sólo cuentan con una educación básica son 9% de las mujeres, versus el 39% en 1980.

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí