viernes 14 de junio de 2024

Carta al mundo desde Jerusalem

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – En el primer número de “The Times of Israel”, Stanley Goldfoot escribió su famosa y controvertida “Carta al mundo desde Jerusalén”, que causó un gran revuelo. El artículo sigue siendo pertinente y, en su memoria, lo compartimos con ustedes.

por Eliezer Ben Yisrael (Stanley Goldfoot)

jerusalem

 ✡ No soy una criatura de otro planeta, como parece que creéis. Soy jerosolimitano, como vosotros, un hombre de carne y hueso. Soy un ciudadano de mi ciudad, parte integral de mi pueblo.

 Tengo algunas cosas que sacarme del pecho. Porque no soy diplomático, no tengo pelos en la lengua. No tengo que complaceros ni siquiera persuadiros. No os debo nada.

✡ Ustedes  no construyeron esta ciudad, no vivieron en ella, no la defendieron cuando vinieron a destruirla. Y estaremos condenados si permitimos que nos la quiten.

 ✡ Hubo una Jerusalén antes de que hubiera una Nueva York. Cuando Berlín, Moscú, Londres y París eran miasmas, bosques y pantanos, aquí había una próspera comunidad judía. Le dio algo al mundo que vosotros, las naciones, habéis rechazado desde que os establecisteis. Un código moral humano.

✡ Aquí caminaron los profetas, sus palabras intermitentes como rayos en horquilla. Aquí un pueblo que lo único que quería es que lo dejaran en paz, luchó contra oleadas de gentes aspirantes a conquistadores, sangró y murió en las almenas, se arrojó a las llamas de su ardiente Templo antes que rendirse, y, cuando finalmente abrumados meramente por cantidad y llevados al cautiverio, juraron que antes que olvidarse de Jerusalén, vieran sus lenguas unidas a sus paladares, y se marchitaran sus brazos derechos. (Ver Salmos 137)

✡ Durante dos milenios llenos de dolor, mientras fuimos vuestros invitados no deseados, rezamos todos los días para volver a esta ciudad.

✡ Tres veces al día pedimos al Todopoderoso: “Reúnenos desde los cuatro rincones del mundo, tráenos erguidos a nuestra tierra, devuélvenos en la misericordia a Jerusalén, Tu ciudad, y habitaremos en ella como Tú prometiste.”

✡ En cada Yom Kippur y cada Pascua, fervientemente expresamos la esperanza de que el próximo año nos encontraría en Jerusalén.

✡ Vuestras inquisiciones, pogromos, expulsiones, los guetos en los que nos metisteis, vuestros bautismos forzados, vuestros sistemas de cuotas, vuestro gentil antisemitismo atascado, y el horror indecible definitivo, el holocausto (y peor aún, vuestro aterrador desinterés en él) – todo esto no nos ha roto. Pudieron haber minado la poca fuerza moral que aún poseíamos, pero nos forjó en acero.

✡ ¿Creen que nos pueden romper ahora, después de todo lo que hemos pasado?

✡ ¿De verdad creéis que después de Dachau y Auschwitz nos asustan vuestras amenazas de bloqueos y sanciones?

✡ Hemos estado en el infierno y hemos vuelto – un infierno de su factura. ¿Qué más podéis tener en vuestro arsenal que nos pueda asustar?

✡ He visto esta ciudad bombardeada dos veces por las naciones que se hacen llamar civilizadas. En 1948, mientras ustedes miraban apáticos, vi a las mujeres y los niños quemados en pedazos, después de aceptar vuestra solicitud de internacionalizar la ciudad. Fue una combinación letal la que hizo el trabajo – oficiales británicos, artilleros árabes, y el cañón de fabricación estadounidense.

✡ Y entonces el saqueo salvaje de la Ciudad Vieja – la masacre deliberada, la destrucción sin sentido de todas las sinagogas y escuelas religiosas, la profanación de cementerios judíos, la venta por un gobierno macabro de lápidas para materiales de construcción, para carreras de aves, campamentos militares, incluso letrinas.

✡ Y nunca dijimos una palabra. Nunca exhalamos la más mínima protesta cuando los jordanos apagaron el más sagrado de nuestros lugares, el Muro de los Lamentos, en violación de las promesas que habían hecho después de la guerra. Una guerra que libraron, por cierto, contra la resolución de la ONU.

✡ Ni un murmullo provenía cada vez que los legionarios en sus cascos claveteados casualmente abrían fuego sobre nuestros ciudadanos desde detrás de las paredes. Vuestros corazones sangraron cuando Berlín fue sitiada. Apresurasteis un puente aéreo “para guardar a los galantes berlineses”. Pero no enviasteis una onza de comida cuando los judíos morían de hambre en la Jerusalén sitiada. Tronasteis contra el muro que los alemanes del Este levantaron por el centro de la capital alemana – pero ni un pío salió de vosotros por ese otro muro, el que atravesó el corazón de Jerusalén.

✡ Y cuando volvió a pasar lo mismo 20 años después, y los árabes desataron un salvaje bombardeo no provocado de la Ciudad Santa de nuevo, ¿alguno de vosotros hizo algo?

✡ La única vez que volvisteis a la vida fue cuando la ciudad fue por fin unificada. Entonces retorcieron sus manos y hablasteis con altanería de “justicia” y la necesidad de la caridad “cristiana” de poner la otra mejilla.

✡ La verdad – y lo saben muy dentro de vuestras entrañas – es que prefieren que la ciudad sea destruida antes que verla regida por judíos. No importa lo diplomáticamente que lo expresen, los prejuicios seculares se filtran de cada palabra.

✡ Si nuestro regreso a la ciudad ha atado vuestra teología en nudos, tal vez es mejor que vuelvan a examinar sus catecismos.

✡ Después de lo que hemos pasado, no vamos a acomodarnos pasivamente a la retorcida idea de que tenemos que sufrir la falta de vivienda eterna hasta que aceptemos a vuestro salvador.

✡ Por primera vez desde el año 70, hay libertad religiosa completa para todos en Jerusalén.

✡ Por primera vez desde que los romanos pusieron una antorcha al templo, todo el mundo tiene los mismos derechos (vosotros preferirías tener algunos más iguales que otros).

✡ Nosotros detestamos la espada – pero fueron ustedes quienes nos obligaron a empuñarla.

✡ Anhelamos la paz, pero no vamos a volver a la paz de 1948 como os gustaría que hiciéramos.

✡ Estamos en casa. Suena hermoso para una nación a la que habríais querido ver vagar sobre la faz del planeta. No nos vamos de aquí.

✡ Estamos aprovechando bien el compromiso hecho por nuestros antepasados: Jerusalén está siendo reconstruida. “El próximo año” y el año siguiente, y el siguiente, y el siguiente, hasta el fin del mundo – “en Jerusalén”!

* El 24 de noviembre de 2006, a la edad de 92, falleció un hombre llamado Stanley Goldfoot. Es recordado por familiares y amigos por su amor y devoción a Israel y el pueblo judío.

* Stanley Goldfoot nació en Johannesburgo, Sudáfrica. Después de oír un discurso sobre la visión sionista de Zeev Jabotinsky, se dirigió a Palestina, donde, a la edad de 18 años, se unió a un kibbutz del HaShomer HaTzair.

* Después del renacimiento del Estado judío de Israel, su principal objetivo, que finalmente materializó, fundó un periódico sionista en inglés, “The Times of Israel”.

Fuente: Friends of Israel 

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad