Inicio » Opinión » Análisis » Guy Millière: La guerra contra el terrorismo islámico no ha empezado

Guy Millière: La guerra contra el terrorismo islámico no ha empezado

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Guy Millière* – Saint Quentin Fallavier, Francia. 26 de junio. Un hombre, Yassin Salhi decapita a otro, Hervé Cornara, su jefe. Toma fotos, está blandiendo la cabeza que acaba de cortar, envía la foto a uno de sus amigos yihadistas, Siria, y cuelga su cabeza en una cerca, junto a la bandera del Estado Islámico. A continuación, intenta provocar una explosión en una empresa de fabricación de gases industriales. Falla. Si hubiera tenido éxito, podría haber causado un desastre regional en una escala comparable a la catástrofe de Seveso, Italia, en 1976.

terrorismo-islámico

El mismo día, otro hombre, Seifeddine Rezgui, va por una playa en Sousse, Túnez. Desentierra una metralleta que había enterrado en la arena. Mata a treinta y ocho turistas, principalmente británicos, y hiera a otras cuarenta. Es abatido por la policía. Antes de cometer el crimen, había enviado una foto suya, con una ametralladora en la mano, al lado de la bandera negra del Estado Islámico. Había enviado la foto a un amigo yihadista de Siria como Yassin Salhi.

Mientras tanto, un ataque suicida se cometió en una mezquita chií en la ciudad de Kuwait: el atentado había dejado catorce víctimas.

El Estado Islámico emitió un comunicado alegando responsabilidad por los tres atentados, diciendo que el 26 de junio fue el primer aniversario del califato proclamado por Abu Bakr al-Baghdadi.

En un año, el Estado Islámico ha ganado mucho terreno. Controla la mitad de Irak, más de la mitad de Siria, y ocupa un área del tamaño de Gran Bretaña. Se ha apoderado de las ciudades importantes, Ramadi y Palmira. Destruyó varios monumentos conservados desde la antigüedad. Mató a miles de personas, a menudo en forma atroz. Restauró la esclavitud. Se encuentra mucho más allá de su territorio original y recogió decisiones de lealtad de más grupos islámicos: Boko Haram en Nigeria, los soldados del Califato en Argelia, Ansar Beit al-Maqdis en Egipto. Está presente en catorce países. Difunde vídeos sangrientos en Internet, y despierta vocaciones: incluye miles de reclutas de todos los países sunitas, y muchos países occidentales, principalmente franceses, británicos, belgas, pero también estadounidenses. Hizo un llamamiento pidiendo a todos los musulmanes a matar a los infieles (cristianos y judíos) y a los infieles impuros (chiítas) en todas las formas posibles en todos los lugares posibles. Uno de sus líderes, Abu Muhammad al-Adnani, renovó la llamada en el primer día del Ramadán el 17 de junio. Yassin Sahli, Seffeddine Rezgui, el autor del atentado suicida en la ciudad de Kuwait siguió la directriz.

El Estado Islámico ha asesinado en un atentado con bomba a Hisham Barakat, el Fiscal General de Egipto en El Cairo tres días después de los atentados en Francia, Túnez y Kuwait, y lanzó una ofensiva contra el ejército egipcio en el Sinaí en El Arish: los servicios de inteligencia israelíes creen que el ataque fue organizado en cooperación con Hamas en Gaza.

El Estado Islámico está establecido en las principales ciudades egipcias, en la Franja de Gaza y en Judea y Samaria, y en los territorios ocupados por la Autoridad Palestina. La policía francesa estima que tiene células en Francia y en toda Europa. Ocupan la ciudad de Derna en Libia y la costa de la Cirenaica, desde donde salen los barcos de inmigrantes ilegales a Sicilia en el sur de Italia.

Comenzó a emitir monedas en las que figura un mapa del mundo y las palabras “El Estado Islamique- un califato basado en la doctrina del Profeta”. Está claro que tiene ambiciones globales.

No tiene los medios para sus ambiciones. Sin embargo, tiene recursos sin precedentes para una estructura yihadista. Es la primera estructura yihadista que se organiza como estado, y la primera en producir petróleo. Funciona tanto como un Estado como como una red informal global, el modelo de Al Qaeda.

Es la principal encarnación de la amenaza yihadista global de hoy. La realización principal de la guerra yihadista lanzada contra Occidente y sus aliados.

En lugar de tomar la medida del peligro, los líderes occidentales de hoy están eligiendo ceguera voluntaria y el sosiego.

Hablan del Estado Islámico como si fuera una secta y como si encarnase una “ideología perversa”, y no entienden su poder de atracción con tantos jóvenes musulmanes: no ven que el estado islámico encarna una vuelta al Islam original, leer y practicar la palabra de Dios incluida en el Corán, que necesita ser leído y practicado.

No entienden el atractivo de la idea de califato y parecen ignorar la nostalgia del califato, muy presente en el mundo suní, desde la abolición del último califato por Mustafa Kemal Ataturk en 1924. En una encuesta de 2006, realizada en Egipto, Pakistán, Marruecos e Indonesia, dos tercios de los encuestados apoyaron la idea de “unir a todos los países musulmanes en un nuevo califato.”

Muchos comentaristas musulmanes en el mundo occidental también dicen que el estado islámico no es musulmán. La bandera del Estado Islámico lleva la Shahada, la declaración de fe musulmana. El Corán utilizado y citado constantemente por el Estado Islámico, el Corán utilizdo y citado por todos los musulmanes del mundo. Organizaciones musulmanas, como el Consejo de Relaciones Americano-Islámicas (CAIR) y el Consejo Fiqh de América del Norte han publicado textos “refutando” las posiciones del Estado Islámico: ninguno de estos textos, dice que el Estado Islámico viola los principios islámicos.

Después de los asesinatos en Túnez, David Cameron, ha dicho que la lucha contra el Estado islámico era la “lucha de nuestra generación”. Reiteró que la ideología del Estado islámico no es el Islam. Ni siquiera habló del “Islam radical”. No dijo cómo iba a liderar la lucha.

Después de la decapitación en Saint Quentin Fallavier, Manuel Valls, de Francia habló con un poco más de claridad, y dijo que el enemigo era el “yihadismo”. Añadió que el mundo debe librar una “guerra global contra el terrorismo”. No dijo cómo debe llevarse a cabo la guerra. Francia ni tiene los medios ni la voluntad para hacer la guerra. De inmediato el presidente Hollande moderó el ardor de su primer ministro, y se limitó a recordar la “determinación” de Francia. Las palabras de Manuel Valls recordaron otras observaciones, hechas allí catorce años atrás.

El 20 de septiembre de 2001, nueve días después de los ataques del 11 de septiembre, George W. Bush habló de una guerra global contra el terrorismo. Se había designado objetivos e implementado una estrategia. La mayoría de los líderes occidentales de la época, lo habían criticado fuertemente. Se cometieron errores, pero en el otoño de 2008, el yihadismo islámico y el terrorismo habían retrocedido en gran parte y parecían muy al borde de la derrota.

El gobierno de Obama en marzo de 2009 decidió no hablar más de “guerra global contra el terrorismo, y propuso hacer referencia a “Operación de Contingencia en Ultramar”.

El 23 de mayo de 2013, el portavoz de la Casa Blanca dijo que la “guerra contra el terrorismo” se había acabado.

En enero de 2014, el presidente Obama, en una entrevista concedida a la revista New Yorker, comoara al Estado Islámico con un “equipo de aficionados”.

Dieciocho meses más tarde, el 8 de junio de 2015, se dijo que no tenía ninguna estrategia para luchar contra el Estado islámico. Parece que la actual administración aún no tiene una estrategia.

El Estado Islámico, él sí tiene una estrategia. La guerra yihadista contra Occidente y sus aliados es cada vez más fuerte.

Los países occidentales ni siquiera se atreven a identificar al enemigo.

La guerra de Occidente contra el terrorismo yihadista apenas ha comenzado.

Por ahora, los países occidentales están, como mucho, a la defensiva. Ni siquiera se atreven a identificar al enemigo.

Al salir de la cárcel en 2009, Abu Bakr al-Baghdadi dijo a sus antiguos carceleros: “Nos vemos en Nueva York”. No está en Nueva York. Todavía no.

Reproducción autorizada con lo siguiente: © Guy Millière para Dreuz.info.

* Guy Millière (especialización: la economía, la geopolítica). Posee tres doctorados, es profesor en la Universidad de París de VIII Historia de las culturas, Filosofía del derecho, Economía de la Comunicación, y Maestro de confrencias en Ciencias Po, así como profesor visitante en los Estados Unidos. Colabora en numerosos centros de pensamiento en los Estados Unidos y Francia. Expertos de la Unión Europea en materia de bioética, profesor para el Banco de Francia. Ex profesor visitante en la Universidad Estatal de California en Long Beach. Traductor y adaptador en francés para el sitio DanielPipes.org. Columnista de la Agencia de Noticias Metula, Israel Magazine, Frontpage Magazine, upjf.org. Miembro del Consejo Editorial Overseas Land, revista geopolítica dirigida por Michel Korinman. Editor de la revista Liberalia 1989-1992, participó en el trabajo del American Enterprise Institute y la Institución Hoover. Ha dado conferencias para el Banco de Francia, participó en la publicación de libros como La constitución liberal contemporánea de la libertad por Friedrich Hayek en 1994 en la colección Liberalia y luego en la colección “Al servicio de la libertad” que ha creado las ediciones Caminos en 2007. También fue editor de la revista del mismo nombre Liberalia de 1989 a 1992. Fue Vicepresidente del Instituto de la Europa libre y presidente y miembro del Consejo Científico del Instituto Turgot. Está en la junta de la Alianza Francia-Israel presidida por Gilles-William Goldnadel. Es autor de más de una veintena de obras.

Traducción: Silvia Schnessel
Fuente: Dreuz.info
Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *