Inicio » Opinión » Análisis » Respuesta de un profesor israelí a la demanda de boicotear a Israel

Respuesta de un profesor israelí a la demanda de boicotear a Israel

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Gabriel Cavaglion es un Profesor Asociado del Instituto Universitario Académico Ashkelon. Esta es la respuesta que ofreció a una demanda para boicotear a Israel.

Gabriel Cavaglioni

Gabriel Cavaglioni

Queridos activistas del boicot, gracias por sus mordaces y bien informados mensajes, y la demanda (petición o sugerencia) de boicotear las Conferencias de la Institución Académica israelí.

Como profesor asociado en una de estas instituciones, un criminal (­¿o criminólogo?) que trabaja en el Asentamiento Ocupado de Ashkelón, y enseña a cientos de estudiantes beduinos a mejorar su nivel de vida, sugiero algunas mejoras a su solicitud.

En nombre del diálogo y entendimiento permítannos boicotear más y más, lo que puede ser un buen pasatiempo.

Por favor agreguen a la lista y boicoteen t.p.s.p (tan pronto como sea posible) a Sudáfrica por la marginación de la población zulú, por la falta de atención y desinformación sobre las personas infectadas por el VIH y por la explotación de los inmigrantes ilegales.

A Zimbabue por el régimen cruel y la segregación y asesinatos de colonos blancos.

A Congo por la explotación de niños en los cuerpos paramilitares.

A los países africanos por darle armas y apoyo logístico a Koni.

A Estados Unidos por la pena de muerte y la opresión de los afroamericanos. A Estados Unidos por la ocupación violenta de Granada y Panamá. El tratamiento de Estados Unidos en Guantánamo a inocentes activistas de la libertad. A Estados Unidos y la OTAN por la destrucción y el colapso de Irak y Afganistán, también por el uso de armas “inteligentes” y drones (aviones manejados a control remoto).

A las Filipinas y Myanmar por la opresión a las minorías musulmanas.

A Canadá, por la marginación de indígenas.

A México por la corrupción y los asesinatos en masa por parte de bandas, la policía y el gobierno local.

A Colombia por las colusiones del estado con los cárteles de la droga.

A América del Sur y Bangladesh por la explotación de niños que trabajan.

Al Reino Unido por la importación de telas bengalíes para ser vendidas por corporaciones de la moda.

A la UE para el trato de los refugiados y los trabajadores migrantes.

A Suiza por su sistema bancario que alentó el lavado de dinero.

A India por la opresión a las poblaciones de Cachemira y Assam.

A Arabia Saudita, Irán, etc., por la falta de libertad de expresión, la segregación de la mujer y las ejecuciones en masa.

A Qatar por financiar al Estado Islámico y otros “activistas por la libertad en nombre del Dios verdadero”:

A Turquía por el genocidio de Armenia. A Turquía por la ocupación del norte de Chipre. A Turquía por la discriminación y opresión del 35% de su población, los kurdos.

A Grecia por la expulsión de miles de turcos de sus territorios.

A Rusia por la corrupción y el asesinato de disidentes. A Rusia por la opresión y genocidio en Chechenia. A Rusia por la ocupación de partes de Ucrania.

Campus de la Universidad de Ashkelon

Campus de Instituto Universitario Académico de Ashkelon

A China por penas de muerte masivas. A China por la opresión de Falung Dafa, disidentes políticos y la ocupación del Tíbet. A China por la opresión de las minorías musulmanas. A China por la exportación de productos médicos y alimentos contaminados que mataron gente inocente también en Occidente.

A los países de América del Sur por el uso de pesticidas mortales.

A todas las dictaduras que son la mayoría en el mundo y sus representantes en la ONU, UNESCO, UNICEF Y la ORGANIZACIÓN de DERECHOS HUMANOS.

A la Siria de Assad, miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

A Argentina por los recientes asesinatos políticos, la falta de justicia y los miles de víctimas y desaparecidos durante los años 70.

A Chile, véase arriba.

A India y China que son hoy la principal causa de contaminación del agua, suelo y aire que está matando a millones de personas en todo el mundo.

A la Universidad Hindú y su conexión con las armas nucleares militares que pueden ser utilizadas contra el Estado Democrático y Humano de Pakistán.

A Francia por la opresión de los insurgentes de la libertad en Malí.

A India por tener una tradición racista de castas e ignorar o silenciar el linchamiento de presuntos delincuentes por la turba, ahorcar a mujeres violadas y la corrupción de estado (¿se incluye a Kerala?).

A Afganistán por apedrear mujeres, y el uso de flagelar a los alumnos en nombre del Dios verdadero.

A Beluchistán en Pakistán por usar la violación de mujeres como una forma de resolver los conflictos tribales.

A los países árabes donde los crímenes por honor, la poligamia y el matrimonio de niñas de 10 años son legales y alentados.

A Singapur, Tailandia, Sri Lanka o Indonesia por las condenas a muerte de narcotraficantes.

A Tailandia por la industria del turismo sexual y la explotación de las chicas Isaan, a pesar de que la prostitución está prohibida por ley.

Cabe agregar que, boicoteemos los movimientos de derechos humanos tales como los militantes del Hezbolá chiita que de facto controlan el Líbano, aniquilando poblaciones de drusos y maronitas, a Boko Haram (que está mejorando el bienestar de los países subsaharianos, abriendo escuelas de internado para chicas secuestradas, implementando la esclavitud y el secuestro en nombre del Dios verdadero), a Al-Qaeda, el Estado Islámico EI (que destruye ciudades y patrimonio de la humanidad, museos, mezquitas e iglesias, vende petróleo ilegal a Europa a través de Turquía, y copia los derechos de autor de nuevas formas de atracciones virales en la red: Mejores que Kill Bill 1 o 2 de Tarantino), o bien, a la Hermandad Musulmana en Egipto, que transforma el Sinaí en un lugar turístico atractivo, y a veces secuestrando turistas occidentales para hacer de su viaje algo más extremo. A militantes libios, muy amables con los diplomáticos cristianos y occidentales, a Jamat Al-Nusra, todos ellos y más, causados por el “racismo, apartheid y genocidio” de Israel. Y por qué no a Hamás, si, Hamás que controla democrática y gentilmente la mitad de “Palestina” (Gaza), transformando esta zona en nueva Dubái en el mar Mediterráneo, un gran experimento de progreso, humanidad y democracia. Sí, boicoteemos a todos ellos que están mejorando el diálogo y la comprensión hacia otras religiones y poblaciones tales como los kurdos, yazidis, cristianos sirios, caldeos, asirios, cristianos maronitas, cristianos ortodoxos griegos y la iglesia copta.

No me arrepiento, soy judío y soy israelí, y la única sangre en mis manos es debido a mi afición a la jardinería y a mis frecuentes donaciones de sangre para los enfermos en mi país, judíos, musulmanes, drusos o cristianos. No me arrepiento de ser lo que soy, un profesor en una institución israelí. Y no me disculpo por vivir en el único estado democrático en la zona, que fomenta la libertad de expresión y de religión, y alienta la conferencia académica abierta a todos, musulmanes incluidos, Usted incluido. Este es el único país que absorbió a millones de judíos sobrevivientes del Holocausto integrados y a los judíos perseguidos y expulsados ​​de los países árabes, Marruecos, Irak etc., durante los años 50. ¿Eran refugiados? ¿Saben ustedes de eso? ¿Siguen retenidos en campos de refugiados, reclamando ayudas de las ONG (Organizaciones No Gubernamentales) internacionales y justicia y para la crueldad de los países árabes?

Por último, pero no menos importante: boicoteemos a todas las universidades israelíes, cuya contribución a la ciencia y tecnología para el beneficio de todo el mundo puede encontrarse en las figuras de nuestros premios Nobel, cantidades de excelentes publicaciones científicas y médicas, enormes cantidades de derechos de autor en tecnología y patentes, diseminados en beneficio de la humanidad, boicoteemos todos sus dispositivos electrónicos porque parte de estos componentes son manufacturados en Israel. Boicoteemos a Waze, ICQ, Intel y a Facebook de Zukerman, un judío amigo de Israel. Y por favor, no usen ningún medicamento debido a la participación israelí en el desarrollo farmacéutico y en la nano-biología.

Queridos boicoteadores, ocúpense de lo suyo en su país, y mejoren el mundo en sus patios traseros. Pero si están tan preocupados por el mundo y la justicia por favor no estén tan parcializados sobre diferentes criterios. AÑADAN a otras instituciones en otros países y hagan lo mejor posible, boicoteen lo más que puedan.

Dicho esto sean nuestros invitados (probablemente no a la próxima conferencia de mañana) y visiten nuestro país, sean bienvenidos y vean la realidad con sus propios ojos y no basen y sean eco de canales mediáticos tendenciosos y desinformados.

Sinceramente

Prof. Gabriel Cavaglion

Fuente: Hatzad Hashení
Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *