Inicio » Opinión » Ciencia y Tecnología » Investigadores israelíes declaran la guerra a las superbacterias

Investigadores israelíes declaran la guerra a las superbacterias

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Investigadores israelíes se centran en una proteína que los virus utilizan para matar las bacterias, manteniendo la esperanza de un nuevo fármaco que podría tratar a las personas infectadas con cepas mortales resistentes.

Por Abigail Klein Leichamn

Guerra a las bacteriasUna de las principales causas de muerte evitable en el mundo desarrollado es demasiado pequeña para verse a simple vista. Esta potente amenaza proviene de las “superbacterias” – cepas de bacterias que se han transformado en un estado de resistencia contra los antibióticos artificiales. Apenas sale un nuevo fármaco los pequeños y astutos microbios encuentran una manera de derrotarlo.

Los científicos de todo el mundo están buscando la última arma en esta batalla que la Organización Mundial de la Salud nombró una de las tres mayores amenazas para la salud pública. Una nueva investigación de Israel ha revelado una proteína producida por un bacteriófago, un virus programado de forma natural para eliminar las bacterias.

El aislamiento de esta proteína fagos es un paso importante hacia el desarrollo de un sustituto de los antibióticos convencionales.

“Para mantenerse a la vanguardia de la resistencia bacteriana, tenemos que seguir el desarrollo de nuevos antibióticos”, dijo Udi Qimron (TAU) del Departamento de Microbiología Clínica e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tel Aviv, cuyo equipo de investigación incluyó a científicos israelíes y estadounidenses. “Lo que encontramos es una pequeña proteína que podría servir como antibiótico de gran alcance en el futuro”.

Los resultados del estudio bi-continental, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, salieron de una colaboración que implica a Qimron, Ido Yosef, Ruth Kiro y Shahar Molshanski-Mor de la UTA; y Sara Milam y el Prof. Harold Erickson de la Universidad de Duke en Carolina del Norte.

Caza proteínas

Los bacteriófagos, a menudo referidos como “fagos”, son virus que infectan y se replican en bacterias y están optimizados para matarlos. Los fagos pueden ser microscópicos, pero son la forma de vida más común en la tierra, superando en número a las bacterias 10 a uno.

En lugares como la antigua Unión Soviética, los fagos han sido utilizados en los últimos cien años para tratar las infecciones bacterianas. Inofensivo para los seres humanos, inyectan su ADN en bacterias y rápidamente replican, matando a sus anfitriones.

“Desde el descubrimiento de los bacteriófagos en el siglo 20, los científicos han comprendido que, en el principio “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, el uso médico podría estar hecho de fagos para luchar contra los virus”, dijo Qimron.

Este enfoque se ha vuelto cada vez más relevante en los últimos 60 años, cuando el mal uso y abuso de antibióticos ha empujado más y más bacterias a ser agresivamente resistentes a los medicamentos milagrosos que forman la base de la atención médica moderna.

Científicos israelíes han hecho algunas contribuciones significativas an la guerra contra las superbacterias. En la última el Prof. Nathan Citri desarrolló un kit médico  que identifica diversas bacterias resistentes a la cabecera del paciente del hospital, lo suficientemente rápido como para encontrar una solución adecuada y prevenir un brote.

Qimron, con otro colega TAU, previamente formuló una poderosa solución de limpieza  de uso hospitalario, fortificada con bacteriófagos de ingeniería genética.

Para la investigación actual, Qimron y sus colegas se propusieron comprender cómo contribuyen a su funcionamiento las 56 proteínas que se encuentran en T7, un fago particularmente letal que infecta a la bacteria E. coli.

Descubrieron que una de las proteínas, llamadas 0.4, hace que las células de las bacterias se alarguen y luego mueren. Esta proteína es común a muchos tipos diferentes de bacterias.

Aunque los bacteriófagos no han sido aprobados en la medicina occidental para tratar las infecciones bacterianas sistémicas – principalmente porque no penetran eficazmente los tejidos del cuerpo – la proteína de 0,4 es mucho más pequeña que todo un fago. Por lo tanto, Qimron cree que debería ser capaz de entrar en los tejidos para hacer su trabajo mortal.

Para que esto suceda, las compañías farmacéuticas tendrán que tomar los resultados del equipo y averiguar cómo exactamente suministrar la proteína como droga. Qimron, por su parte, sigue a la caza de otras proteínas que matan las bacterias.

Fuente: israel21c.org

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *