Juntos venceremos
domingo 21 de julio de 2024

Israel en el ojo del huracán

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – En una región convulsionada por la crisis de guerras civiles, revoluciones, e insurgencias, Israel destaca como una isla de relativa estabilidad, que ha resistido con éxito las múltiples tormentas del invierno islamista que abruptamente siguieron a la llamada “primavera árabe”. Sin embargo, en el verano de 2014, la calma en Israel fue destrozada por los misiles, terroristas saliendo de túneles, y ataques anfibios a lo largo de la costa del país.

Por Tom Wilson

Palestinian members of al-Qassam Brigades, the armed wing of the Hamas movement, hold weapons as they take part in a military parade marking the 27th anniversary of Hamas' founding, in Gaza City December 14, 2014.  REUTERS/Suhaib Salem (GAZA - Tags: POLITICS MILITARY ANNIVERSARY)

Miembros palestinos de las Brigadas al-Qassam, el brazo armado del movimiento Hamas, en un desfile militar por el 27 aniversario de la fundación de Hamas. Gaza City December 14, 2014. REUTERS/Suhaib Salem

La intrusión abrupta del terrorismo de nuevo en la vida doméstica de Israel con todas las principales ciudades del país al alcance de los misiles disparados por el grupo terrorista Hamas era una reminiscencia de la segunda Intifada, cuando los terroristas suicidas de Hamas y otras facciones extremistas entraron en los bulliciosos centros de las ciudades de Israel y los transformaron en zonas de guerra, paralizando la vida cotidiana.

Durante el apogeo de la Guerra de Gaza el verano 2014, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu comentó que Israel no podía permitirse el lujo de ceder el control de Samaria y Judea con el riesgo de crear “otras 20 Gazas” allí. Ese comentario resuena particularmente fuerte para muchos israelíes, nada menos que apenas unos meses después de un esfuerzo dirigido por Estados Unidos presionando por un acuerdo de paz con los palestinos, que habría obligado a Israel a retirarse de la mayor parte de la Ribera Occidental. Y mientras que la declaración de Netanyahu sobre los horrores potenciales del terrorismo palestino parece haber sido recibida con aprobación por muchos en Israel, los esfuerzos de paz de las decisiones del Secretario de Estado John Kerry gozaron de mucha menos popularidad. De hecho, muchos sectores de la sociedad israelí llegaron a resentir el enfoque de la administración de Obama en la promoción de un acuerdo de paz, al igual que algunos en la clase política de Israel.

Que lo hicieran dice mucho de cuánto han fracasado los diplomáticos de Washington, al igual que sus contrapartes en Europa, fundamentalmente en apreciar los cambios que han tenido lugar en el cálculo del riesgo de Israel durante la década anterior. Por otra parte, no han sabido ver el predicamento de Israel en su contexto regional completo.

Más bien, desde que Barack Obama asumió el cargo, su administración ha presionado incansablemente por la reconciliación entre israelíes y palestinos. Lo ha hecho, además, como si las partes en cuestión todavía estuvieran operando en la relativa estabilidad del Oriente Medio de la década de 1990. Por lo tanto, el enfoque de Kerry es una reminiscencia del martilleo de la administración Clinton de los Acuerdos de Oslo con Yitzhak Rabin y Shimon Peres, y su posterior amplio despliegue en prensa por un acuerdo final en Camp David entre el primer ministro Ehud Barak y el Presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat. Pero si bien es cierto que el actual presidente palestino, Mahmoud Abbas, es un interlocutor algo más preferible a Arafat, las similitudes terminan ahí; el panorama político para un acuerdo de paz hoy es más inhóspito que nunca.

Esto es así por dos razones. La primera se refiere a las circunstancias regionales cambiantes que ahora enfrenta Israel. La segunda está ligada a la transformación fundamental que ha tenido lugar en la sociedad palestina y la política.

Región en el fuego

A media década de la “primavera árabe”, Israel se enfrenta a numerosos grupos militantes islamistas en sus fronteras, desde Hezbolá en el sur de Líbano y Jabhat al-Nusra en Siria con Hamas en Gaza y al-Qaeda y facciones alineadas con el Estado islámico en el Sinaí. La aparición de cada uno de estos grupos ha transformado las perspectivas de seguridad de Israel y reducido la esperanza de asegurar una paz duradera. En lugar de un entorno propicio para un modus vivendi con los estados vecinos esencialmente pragmáticos, Israel se enfrenta ahora a actores yihadistas no estatales, la mayoría de los cuales están encerrados en luchas de poder con otros militantes, así como con los Estados-nación desde cuyo territorio ahora operan.

La difusión de esta agitación regional ha tenido un impacto mixto sobre la situación entre Israel y Palestina. Hasta cierto punto, los conflictos en Siria, Irak y Yemen han hecho que la confrontación sobre todo en frío entre Israel y los palestinos parezca mucho menos apremiante y mucho menos relevante. Mientras que antes las palabras “conflicto de Medio Oriente” eran una abreviatura para referirse a la disputa entre Israel y sus vecinos árabes, ahora esta expresión es más probable que se refiera a la lucha entre extremistas sunitas y chiítas, apoyados por los Estados del Golfo e Irán, respectivamente.

Hermanos-Musulmanes

Hermanos-Musulmanes

Es particularmente significativo que muchos de estos grupos militantes estén operando desde territorios de los que las fuerzas de seguridad israelíes se han retirado previamente (el Sinaí, el sur de Líbano y Gaza) o sean directamente adyacentes a los territorios de importancia estratégica a los que Israel ha considerado previamente renunciar (por ejemplo, los Altos del Golán y el valle del Jordán). Naturalmente, esto ha tenido un impacto considerable en la disposición actual de Israel a hacer concesiones territoriales a cambio de acuerdos de paz o de buena voluntad internacional. Desde un punto de vista estratégico, estos movimientos han ascendido finalmente a la creación de vacíos de poder que con el tiempo han sido llenados por militantes, desplazando con eficacia una serie de amenazas de seguridad cada vez más cerca de los centros de población civil israelíes y la infraestructura nacional central.

Por ejemplo Hezbolá, el más significativo representante terrorista de Irán. La milicia chií representa una de las fuerzas de combate más formidables en Medio Oriente, y es uno de los mayores desafíos de seguridad que enfrenta el Estado judío. Hezbolá y el ejército israelí participaron en un choque mortal en 2006, en el que el ejército israelí no logró dar un golpe verdaderamente decisivo contra los militantes chiíes. Desde entonces, se entiende que Hezbolá ha aumentado drásticamente sus capacidades militares, e incluso con la Cúpula de Hierro de Israel y los sistemas de defensa aérea de la honda de David operativos, es probable que Hezbollah todavía pudiera causar daños considerables en el caso de un conflicto futuro, ya que la mayor parte del territorio de Israel está ahora al alcance de Hezbolá.

La otra gran amenaza al norte de Israel ha sido la crisis que se desarrolla en Siria. Proyectiles perdidos de los combates han afectado partes del Golán controladas por Israel en numerosas ocasiones, pero es el avance de los grupos islamistas cerca de la frontera con Siria, lo que ha causado la mayor alarma en Israel. Por el momento, los militantes han estado demasiado absorbidos con los combates en Siria como para dirigir su atención hacia Israel. Sin embargo, la amenaza de las armas químicas y otras capacidades que caen en manos de estos grupos debe ser tomada en serio. Teniendo en cuenta que hace menos de una década, el gobierno israelí había contemplado una retirada de los Altos Golán – un territorio que bordea el mar de Galilea, una de las fuentes de agua dulce más importantes de Israel, estos acontecimientos no han hecho nada para ganar el apoyo público a la idea de hacer más concesiones territoriales a la paz. Por el contrario, han demostrado que mientras Israel entregue territorio a manos de un régimen, no hay ninguna garantía de que ese territorio siga siendo seguro, o que el régimen en cuestión sobreviva mucho tiempo después de la firma de dicho tratado de paz.

Esa, en parte, ha sido la experiencia de Israel en el Sinaí también. Es cierto que el gobierno de corta duración de la Hermandad Musulmana de Egipto nunca revocó oficialmente el tratado de paz entre los dos países, como muchos temían que sucedería después del derrocamiento de Hosni Mubarak en 2011. Sin embargo, en Egipto, como en el Líbano y Siria, la amenaza a Israel no ha venido del propio Estado, sino de la debilidad de los estados y la prevalencia de los actores terroristas no estatales que se mueven en los territorios sin gobierno resultantes. Hoy en día, los grupos leales tanto a al-Qaeda como al Estado Islámico siguen operando en la península del Sinaí. Y mientras que Israel ha construido una barrera de seguridad a lo largo de su frontera con Egipto, y los yihadistas de allí están  actualmente ocupados con la lucha militar de Egipto, la naturaleza ilegal de la península representa un importante problema de seguridad, entre otras cosas debido a la forma en la que el Sinaí ha servido como canal principal a través del cual han llegado armas y material bélico a la Franja de Gaza.

Misiles desde Gaza

Misiles desde Gaza

La única frontera desde la que Israel enfrenta actualmente la amenaza menos significativa es la de Jordania. Al igual que otras monarquías de la región, el Reino Hachemita ha sobrevivido hasta ahora el efecto dominó de levantamientos de la “primavera árabe”-pero esto no puede seguir siendo el caso indefinidamente. La creciente popularidad del salafismo en Jordania que puede llegar a socavar la estabilidad en Jordania, crea un escenario que casi con seguridad pondrá en peligro la seguridad de Israel. A pesar de que se ha dado el caso de que algunos salafistas jordanos se han apartado de ese país para unirse a la lucha en Siria, también es cierto que la proximidad de Jordania a Irak y Siria lo coloca en una situación especialmente frágil. Por otra parte, la afluencia importante de refugiados en Jordania desde esos conflictos puede muy bien haber traído otros extremistas al país. Las preocupaciones resultantes sobre el futuro de Jordania a largo plazo han contribuido a la insistencia de Israel de que el Valle del Jordán debe seguir siendo su frontera más oriental, o por lo menos que se permita al ejército israelí mantener una presencia allí.

La islamización de la política palestina

Desde el establecimiento de Hamas (Movimiento de Resistencia Islámica) en 1987 al inicio de la primera Intifada, grupos islamistas yihadistas han desempeñado un papel cada vez más destacado en la vida política palestina en general, y en particular en el marco del enfrentamiento palestino con Israel. Hamas, por supuesto, había surgido de los Hermanos Musulmanes, que operaban en la zona, incluso durante los días del Mandato Británico en Palestina. El fundador del grupo, el jeque Ahmed Yassin, había llevado a la Hermandad Musulmana a Gaza desde 1968, pero los islamistas siempre habían jugado un papel menor en las actividades terroristas palestinas en comparación con los grupos guerrilleros marxistas seculares y representados por la OLP.

Las últimas dos décadas, sin embargo, han visto una verdadera explosión de la política islamista en los Territorios Palestinos. A partir de las lecciones de Hamas, militantes palestinos comenzaron a adoptar la táctica de los atentados suicidas como método preferido de ataque. Mientras lo hacían, otros grupos islamistas (como el más pequeño de la Yihad Islámica palestina) se volvieron cada vez más importante en toda la Ribera Occidental y la Franja de Gaza. Y, a partir de mediados de la década del 2000, grupos Salafistas y aliados con al-Qaeda comenzaron a proliferar en Gaza. Entre ellos se encontraban grupos pequeños, como Jaish al-Islam (Ejército del Islam), Jaish al-Umma (Ejército de la Nación), y Fatah al-Islam (Conquista islámica), todos los cuales empezaron a hacer sentir su presencia en el Franja de Gaza. 

Las políticas islamistas de la Franja de Gaza han estado lejos de ser armoniosas. Estas facciones fueron siempre muy críticas con el fracaso de Hamás en aplicar plenamente la ley islámica, en particular tras la toma de control de Gaza del grupo en 2007, y se han opuesto a las treguas temporales que Hamas ha acordado con Israel de vez en cuando. Pero mientras estos grupos sin duda atrajeron a algunos agentes desafectos de Hamas, no parecían representar un desafío inmediato a Hamas regla, al menos por un tiempo. Más recientemente, sin embargo, algunas de estas facciones han jurado lealtad al Estado islámico, y han estallado enfrentamientos entre ellos y Hamas, que se ha encontrado en la situación de tener que eliminar los elementos islamistas más extremos para mantener su control del poder. Al mismo tiempo, Fatah se ha encerrado en una lucha de larga duración para evitar una toma de control por parte de los islamistas de Hamas en Cisjordania, donde impera.

Rebeldes de ISIS en la Península de Sinaí en Egipto.

Rebeldes de ISIS en la Península de Sinaí en Egipto.

La fuerte participación de los islamistas en los ataques terroristas de la segunda intifada fue ciertamente una indicación de que el Islam radical estaba jugando un papel cada vez más decisivo en el conflicto palestino-israelí. Sin embargo, pocos en esa época predijeron que Hamás ganaría una victoria decisiva cuando se celebraron las elecciones para la asamblea nacional palestina en 2006. La posterior toma del poder del grupo en Gaza por la fuerza en 2007, y la expulsión de Fatah de allí, cimentó aún más el proceso de radicalización que barrió a la sociedad palestina.

Las indicaciones de lo que estaba sucediendo ya debería haber sido evidente partiendo de los resultados de dos encuestas realizadas a mediados de la década del 2000. Una encuesta realizada en 2004 por el Centro de Estudios Estratégicos de Jordania encontró que el apoyo para al-Qaeda era notablemente mayor entre los palestinos que en los países árabes vecinos, con el 70 por ciento describiendo a al-Qaeda como un movimiento de resistencia en oposición a una organización terrorista.  Del mismo modo, una encuesta realizada en 2005 por el grupo noruego FAFO encontró que el 65 por ciento de los palestinos cuestionaba el apoyo a los ataques de Al Qaeda contra Occidente, y en Gaza esa cifra se elevó al 79 por ciento. Los observadores europeos que vivían en la sociedad palestina en el momento observaron esta tendencia del extremismo popular, con un diplomático europeo indicando que la sociedad palestina estaba sufriendo “un proceso acelerado de amplia islamización y radicalización”. 

Mientras la Autoridad Palestina notó por sí misma la presencia de los predicadores evangelistas salafistas que operan en Cisjordania, las simpatías palestinas por el extremismo violento seguía la tendencia de expresar su apoyo a los grupos islamistas nacionalistas como Hamas y la Jihad Islámica. De hecho, por muchas estimaciones Hamas tendría una gran posibilidad de ganar las elecciones en Cisjordania si se volvieran a celebrar hoy. Aunque ciertas ciudades de la Ribera Occidental como Ramallah, Belén y Jericó se han mantenido bastante firmemente bajo el control de la Autoridad Palestina de Mahmoud Abbas, hay otras localidades donde Fatah ha sido severamente debilitado.

El índice de aprobación de Abbas se había desplomado claramente en la época de la guerra del verano de 2014 en Gaza. Una indicación de hacia dónde se dirigían las simpatías de los palestinos laicos de Cisjordania se produjo poco antes de que estallaran las hostilidades. En ese momento, las fuerzas de seguridad de Israel habían llevado a cabo una operación militar para rescatar a tres adolescentes israelíes secuestrados por una célula de Hamas con sede en Hebrón, en el sur de Cisjordania. Durante esa operación de once días, las fuerzas israelíes arrestaron a unos 350 militantes, entre ellos casi todos los dirigentes de Hamas en Cisjordania. Pero mientras esta operación recibió el respaldo de la Autoridad Palestina y la cooperación de sus fuerzas de seguridad, la ira generalizada estalló en varias noches de anti-disturbios de Fatah en Ramala.

El conflicto de Gaza en el verano de 2014 pareció dar a Hamas un impulso significativo con el público palestino, muchos creen que la organización estaba haciendo mucho más que Fatah para dirigir la “resistencia” contra Israel. Un sondeo poco después de la guerra reveló que el apoyo a Hamas se había duplicado entre los palestinos de Cisjordania, pasando del 23 por ciento en marzo al 46 por ciento en septiembre.  Hay otros indicios que sugieren que los sentimientos pro-Hamas que surgieron durante la guerra del verano pasado no se han disipado. Las elecciones estudiantiles en toda las universidades de Cisjordania en la primavera de 2015 fueron testigo de una oleada de apoyo a Hamas y el bloque islámico, ambos ligados a la Universidad Politécnica Palestina en Hebrón, mientras que el bloque islámico ganó rotundamente en la Universidad de Birzeit. 

Lo que Israel ahora está observando son si los signos de simpatías por el Estado islámico y su ideología están aumentando entre los palestinos. A diferencia de Gaza, la presencia de seguridad de los militares israelíes en toda Cisjordania de alguna manera garantizará que los militantes sean incapaces de establecer células en pleno funcionamiento en la Ribera Occidental. Sin embargo, se han producido los primeros indicios de focos de apoyo a EI entre los palestinos de Cisjordania. Los servicios de inteligencia de Israel ya han advertido de un proceso de militantes desertores de grupos terroristas existentes, principalmente de Hamás y la Yihad Islámica, y jurando lealtad a EI.

Terrorismo islámico

Terrorismo islámico

Este proceso puede haber estado en marcha desde hace algún tiempo. En el momento del secuestro de Hamas de los tres adolescentes israelíes en junio de 2014, un grupo hasta ahora desconocido con el que afirma estar alineado intenta asumir la responsabilidad de esa acción. Y durante la guerra de Gaza que siguió, medios de comunicación del Estado islámico, al-Battar, lanzaron una serie de imágenes que muestran la Cúpula de la Roca y amenazan a los judíos de Israel de que el Estado Islámico está llegando a ellos, y en las imágenes de agosto aparecieron en línea mostrando a un individuo con la bandera del grupo sobre el Monte del Templo en Jerusalén.

En Gaza, el proceso de extremistas cambiando sus lealtades al Estado islámico es mucho más avanzado que en Cisjordania. Esto es en parte debido a que en los últimos años los grupos salafistas violentos ya han sido capaces de establecer un punto de apoyo en Gaza, con algunos grupos como Suyuf al-Haq (Espadas de la Rectitud) perpetrando ataques contra instituciones y personas acusadas de propagar la influencia de estilo occidental. También se había hecho cada vez más evidente que el ala militar de los Comités de Resistencia Popular (Brigadas Al-Nasser Salah al-Din), el tercer mayor grupo militar en Gaza, estaba mostrando signos de radicalización, colocándolo más hacia el extremo de Hamas o la Yihad Islámica. Es a partir de este medio que el apoyo al Estado Islámico parece haber surgido.

Los primeros indicios del creciente apoyo para EI en Gaza comenzaron a surgir en el otoño de 2014. En ese momento, un grupo autodenominado “ISIS-Provincia de Gaza” comenzó a establecer una presencia en línea, con un vídeo que aparece en YouTube mostrando a un grupo de militantes armados que dicen ser el Estado Islámico en Gaza, con la bandera de EI. De hecho, a finales de 2014 las banderas de ISIS se habían convertido en un espectáculo cada vez más común en Gaza, con testigos que informaron de su aparición en todas partes de los estadios de fútbol, los parabrisas de automóviles, las invitaciones de boda. El 3 de noviembre, el Consejo de la Shura de Ansar Bayt al-Maqdis en el Sinaí, así como el líder del grupo, Abu Jattab, se comprometieron formalmente a la lealtad al Estado islámico. Este fue un indicio revelador de que no sólo personas, sino también la totalidad de las facciones salafistas están desertando a EI-una tendencia con la que Israel tendrá que lidiar en un futuro no muy lejano.

Cuidado con la brecha

Mientras Medio Oriente en nuestro entorno cae cada vez más en el caos, Israel en su mayor parte ha logrado mantener una relativa calma y estabilidad en el territorio bajo su control. Esta estabilidad no es un estado natural de las cosas, sino más bien el resultado de grandes esfuerzos de las fuerzas de seguridad de Israel por mantener a raya una multitud de amenazas que nos rodean. Casi todas estas amenazas se derivan de una forma u otra del islamismo violento, que se niega a ser apaciguado por ningúntipo de concesiones israelíes.

Los responsables políticos internacionales, sin embargo, no parecen haberse adaptado a esta nueva realidad. El fallo ha sido particularmente notable en las políticas de la administración Obama, cuyos representantes todavía parecen considerar el conflicto palestino-israelí como una de las preocupaciones más acuciantes y problemáticas de la región. En la década del 2000, a la altura de la segunda intifada y antes de la segunda guerra del Golfo, este hecho puede haber sido cierto. Hoy en día, no lo es. Sin embargo, los líderes estadounidenses y europeos continúan presionando por cambios drásticos en el actual status quo, incluso en un momento en que gran parte del resto de la región ya está en un estado de flujo extremo e imprevisible.

Sin duda se decepcionarán. Israel será naturalmente reacia a hacer concesiones significativas, mientras la región circundante siga siendo tan impredecible. Sabido es que la seguridad y la estabilidad de la que goza se ha luchado y sigue siendo frágil. En las circunstancias actuales, un cambio dramático en el vigente status quo podría iniciar una cadena de acontecimientos que sumiría a Israel en una de las crisis de seguridad más profundas de su historia, por lo que es una vez más uno de los principales focos de la región.

Es una realidad que los políticos israelíes – y el público israelí en general, entienden bien, aunque los funcionarios en Occidente no lo hagan.

Tom Wilson es un analista de Medio Oriente y miembro Residente Asociado de la Sociedad Henry Jackson en Londres.

Fuente: Security Affairs

Traducción: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈