SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Las últimas décadas nos han visto tan deprimidos por los acontecimientos externos que no hemos tenido tiempo de impresionarnos con ningún desarrollo positivo. Hemos estado tan preocupados por las malas noticias que casi no hemos registrado las buenas. Pero para los judíos de todo el mundo, realmente hay buenas noticias.


Por Raymond Apple

Sinagoga Roma 2006 Reuters
Sinagoga de Roma en 2006. (Foto: Reuters)

Siempre hay buenas y malas noticias. Las últimas décadas nos han visto tan deprimidos por los acontecimientos externos que no hemos tenido tiempo de impresionarnos con ningún desarrollo positivo. Hemos estado tan preocupados por las malas noticias que casi no hemos registrado las buenas. Pero para los judíos de todo el mundo, realmente hay buenas noticias. Muchos aspectos de la vida judía están florecientes, e incluyen estadísticas de población. Donde hasta ahora ha estado de moda quejarse de que somos una especie en extinción y la población judía mundial no ha regresado a su población pre-1939, se calculó recientemente que nuestros números, de hecho, se acercan a los de 1939, estamos rayando los 16 millones y vamos en aumento. La pérdida de seis millones de judíos en el Holocausto todavía nos persigue, pero 70 años más tarde nuestros números están empujando hacia arriba. 

Para establecer la escena recordemos que en 1700 había probablemente no más de un millón de judíos en todo el mundo. En 1800 éramos un grupo más grande, que ascendía a unos 2,5 millones, en 1900 estábamos alrededor de los 7,5 millones y en 1939 esa cifra se había duplicado de nuevo. Tal vez porque la mayoría de los judíos vivían en condiciones más o menos asentadas en Europa y los EE.UU., las tasas de fecundidad entre los judíos fueron relativamente altas, debido a los avances en medicina y salud han mejorado las perspectivas de supervivencia y la longevidad de las personas. 

La cifra se redujo drásticamente debido al Holocausto, pero ahora estamos creciendo de nuevo. Obviamente nadie puede estar seguro de ninguna de las cifras, y en gran medida depende de cómo se evalúa si una persona es judía. Los demógrafos tienen derecho a discutir sobre los detalles estadísticos, pero creo que las tendencias son claras, y no están disminuyendo a un nivel peligroso. Los epicentros han cambiado. 

El centro judío más grande ya no es Europa (antes casi el 90 por ciento de los judíos del mundo, ahora tal vez el 10%), sino Israel, con los Estados Unidos un poco atrás. La mayor parte de los otrora florecientes países de Oriente Medio y asiáticos (con excepción de Israel) han disminuido radicalmente, aunque en algunos lugares los judíos están saliendo en silencio de la nada. Francia es ahora la comunidad Europea más grande, Rusia se queda atrás, y una serie de países africanos se quedan con nada más que una presencia judía simbólica.

Todavía no somos un gran pueblo en términos globales, pero esto siempre fue así: ya en la antigüedad la Torá dijo, “sois el más pequeño de los pueblos” (Deuteronomio 7: 7). Apenas podemos creer nuestros ojos cuando vemos una imagen contraria en otra parte de la Torá: “He aquí que el pueblo que salió de Egipto ha ocultado la faz de la tierra de la vista” (Números 22: 5) – qué sueño! Si fuéramos tan numerosos, en vez de un grupo minoritario pequeño, el judaísmo sería totalmente diferente. 

Por supuesto, tendríamos más judíos si no hubiera habido tales pérdidas por deriva y deserción, la asimilación y la apostasía, los pogromos y las persecuciones. Aun podríamos crecer considerablemente si eleváramos nuestras tasas de natalidad. Alguien me dijo recientemente en relación con Australia (hoy la 10ª comunidad judía en tamaño) que en Melbourne si eres rico tiene dos hijos, si eres pobre tiene tres, y si eres ultraortodoxo sigues aumentando. 

El hecho es que – en Australia y en todas partes – son los haredim, que con sus familias grandes, no sólo mantienen los números de judíos, sino que lo aumentan, y por supuesto con más nacimientos haredi viene un aumento en el compromiso y el conocimiento judío, y una disminución de los matrimonios mixtos.

El pueblo judío también crecería si aceptáramos más conversos, y es bueno fomentar que los de afuera encuentren un lugar dentro del judaísmo y el pueblo judío. Los factores que inciden negativamente en el aumento de la población incluyen el control de la natalidad, ampliamente practicado por los judíos – especialmente cuando las personas tienen altos niveles de educación, viven en condiciones urbanas, y con el aumento de la emancipación sexual entre las mujeres. 

Aunque pudiéramos aumentar la tasa de natalidad y fomentar la conversión, no es probable que nunca dejemos de ser un pueblo minoritario. No es que esto necesariamente sea una mala noticia. No tenemos que llorar por ello. La luminaria legal AL Goodhart una vez argumentó que en realidad era una ventaja ser una minoría. Por tres razones: una minoría tiene el coraje de ser diferente; no ve el status quo como la única o la mejor opción; tiene sed de hacer del mundo un lugar mejor – no puede permitirse el lujo de quedarse sentado pasivamente dejando que los demás avancen.

Cuando se desarrollaron los viajes espaciales, algunos líderes religiosos afirmaron que los cielos pertenecían a Dios y los seres humanos no tenían derecho a desafiar a su gobierno. Hubo una versión local de este argumento en mi antigua comunidad de Sydney. Una extraña disposición legal permitió a la Gran Sinagoga vender parte del espacio aéreo en la sinagoga para permitir a los desarrolladores agregar más historias a otros edificios del centro, y aunque la mayoría de la congregación lo aprobó una señora objetó: “No podemos venderlo – le pertenece a Dios”. Cuando los críticos se opusieron a los viajes espaciales porque significaba aventurarse en territorio de Dios, el entonces líder soviético, Mijail Gorbachov, espetó: “¿Cuántas legiones tiene Dios?”. ¡Buena retórica, pero no necesariamente un argumento válido!. Un pueblo puede vivir sin legiones siempre que tenga un fuerte compromiso con sus ideales y su destino. 

Lo que esta declaración implica es que para la supervivencia judía el criterio no es sólo físico, sino psico-cultural. Los judíos sobrevivirán si deciden y están dispuestos a hacerlo. Érase una vez que corrió un dicho, “¡Nada de sexo por favor, somos británicos!” Para nosotros el lema tiene que convertirse en “Más niños por favor, más judaísmo por favor: somos judíos”. Y tenemos que traer más personas desde el exterior, y trabajar más duro para conservar a los Judios que tenemos. 

El autor es rabino emérito de la Gran Sinagoga, de Sidney.

Fuente: The Jerusalem Post

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈