El conflicto entre Israel y Palestina siempre ha estado secuestrado por fuerzas mucho más allá de sus fronteras. Nacido de las divisiones arbitrarias de Oriente Medio operadas por Gran Bretaña y Francia después de la caída del Imperio Otomano y luego de ser exprimido en el enfrentamiento entre Oriente y Occidente, es hoy la lucha más que milenaria entre chiíes y suníes lo que imprime su marca. Además, si se desea aportar una solución útil a los protagonistas, es más que urgente volver a contextualizar el conflicto en una de las nuevas líneas de fractura que han surgido a raíz de la erupción del grupo yihadista sunita Daesh defendiendo el retorno al Califato y los designios hegemónicos de la República Islámica del Irán chií.

Por Hagay Sobol

Conflicto árabe israelí

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – TERRORISMO – El conflicto entre Israel y Palestina siempre ha estado secuestrado por fuerzas mucho más allá de sus fronteras. Nacido de las divisiones arbitrarias de Oriente Medio operadas por Gran Bretaña y Francia después de la caída del Imperio Otomano y luego de ser exprimido en el enfrentamiento entre Oriente y Occidente, es hoy la lucha más que milenaria entre chiíes y suníes lo que imprime su marca. Además, si se desea aportar una solución útil a los protagonistas, es más que urgente volver a contextualizar el conflicto en una de las nuevas líneas de fractura que han surgido a raíz de la erupción del grupo yihadista sunita Daesh defendiendo el retorno al Califato y los designios hegemónicos de la República Islámica del Irán chií.

¡Un acuerdo entre Gaza e Israel no sería la solución!

Hace un par de semanas, la prensa internacional se hizo eco de las negociaciones indirectas entre el ala política de Hamas en Gaza e Israel. De hecho, aplastado por la última campaña de Gaza, el movimiento islamista no tenía otra opción si quería permanecer en el poder y contrarrestar a sus principales opositores y ex aliados como la Yihad Islámica y los movimientos que prometieron lealtad a Daesh. Estos esfuerzos estaban a punto de lograr la firma de un acuerdo de no agresión de larga duración entre ambas partes y construir un puerto flotante, bajo el liderazgo de Arabia Saudita, y países sunitas de los llamados “moderados”.

El objetivo era crear una “nueva alianza”, incluyendo a Israel, para luchar juntos contra la doble amenaza existencial planteada por los jihadistas sunitas de Daesh (acrónimo para Estado Islámico en árabe, EI) y el imperialismo chiíta iraní. Para que esta estrecha cooperación fuera aceptada por sus poblaciones era necesario que los líderes árabes dieran un importante paso adelante sobre la cuestión palestina, a menudo presentada para ocultar sus profundas divisiones. Por lo tanto, es comprensible que estos avances no interesaran a todos por igual, empezando por Daesh o Teherán, pero incluso dentro de la familia palestina.

La transformación de un conflicto nacional en guerra religiosa

En primer lugar, para entender bien en qué se está trabajando hoy, hay que darse cuenta de qué representaban para los islamistas Israel y el Líbano antes de la guerra civil. A sus ojos, los estados multiculturales en el que las minorías religiosas se pueden expresar, son intolerables. De acuerdo con su lógica, deben desaparecer para que se pueda restaurar la “umma Islamiyya”, “comunidad de creyentes” o “nación islámica”. A esto se añade un cisma religioso entre la mayoría suníes y los chiíes, considerados por principios como herejes que dio a luz un conflicto largo y sangriento durante más de mil años.

Para frenar el “nuevo pacto” entre Israel y los árabes sunitas moderados, es prioridad tanto para EI como para Irán hacer descarrilar el acuerdo político en ciernes. Para alcanzar sus objetivos, tienen varias palancas: jugar a los desacuerdos entre y dentro de grupos palestinos, involucrar a los árabes israelíes y dar una dimensión religiosa a una reclamación hasta convertirla en esencialmente nacionalista. Es con este fin que los enemigos del acuerdo y de la paz propagaron los rumores infundados de “amenaza sobre Al Aqsa” y la necesidad de “liberación de la Jerusalem judía”.

¡No, no es una tercera Intifada!

De hecho, hay grandes diferencias entre lo que estamos viendo y las dos intifadas. En primer lugar, no es un levantamiento popular, y la cooperación de seguridad entre la Autoridad Palestina e Israel sigue vigente y efectiva. La “guerra de las piedras” de entonces ha dado paso a la “guerra de los cuchillos” que indiscriminadamente afecta a mujeres, ancianos y niños. Las explosiones en Israel o en los territorios son en su mayoría independientes de los principales movimientos palestinos, aunque no se puede negar el papel catalizador desempeñado por la rama norte del Movimiento Islámico de Israel, cercanos a Hamas como la Hermandad Musulmana. Finalmente, quemando un lugar santo venerado por los judíos, la Tumba de José en Shjem, (Nablus) bajo la autoridad de la AP (Autoridad Palestina) de Mahmud Abbas, está claro que se trata de dar una dimensión religiosa al conflicto.

La mano de Daesh

Así, además del terrorismo al que el Estado hebreo ha debido enfrentarse hasta el momento, se superpone un nuevo fenómeno que no se parece a los eventos anteriores. El uso sistemático de cuchillos en los ataques y la destrucción de los santuarios no musulmanes son similares a los que habitualmente practica Daesh. Todos recordamos las ejecuciones grabadas en vídeo y la destrucción de Palmira.

Sobre todo, los terroristas son individuos aislados, que se han autoradicalizado bebiendo el discurso islamista por internet. Sus acciones fueron condenadas inmediatamente por muchos políticos y alcaldes árabes israelíes que dicen “no a la violencia”, incluso después del atentado en Beer Sheva, por la comunidad beduina bien insertada en la sociedad israelí hasta ocupar puestos clave en las fuerzas armadas.

Pero para estar totalmente convencidos, simplemente hay que ver los últimos vídeos publicados por Daesh glorificando los ataques con puñal, su marca registrada, llevados a cabo por palestinos en Cisjordania y JerusalemNos ayudan de alguna manera a importar a Israel el terrorismo que se dirige a Europa después de desestabilizar Irak, Siria y Libia.

La sombra de Teherán

Pero Irán no es una excepción y mira con muy malos ojos este acercamiento entre su antiguo protegido, Hamas, e Israel. De hecho, el “movimiento de resistencia islámica” (traducción del acrónimo árabe Hamás), aunque sunnita, durante años desempeñó el papel de brazo armado del chiíta Irán en la región. Es la crisis de Siria, con el apoyo aportado del movimiento islamista a los rebeldes yihadistas lo que ha colmado el vaso de una unión hasta entonces impecable, mientras Teherán hacía todo lo posible por mantener a su aliado el alauita -de la rama chiita- Assad en el poder.

Sin embargo, bajo la misma designación, Hamas, reconocida como organización terrorista por Europa y EE.UU., en realidad está muy dividida entre sus poderes políticos y militares en primer lugar, entre Gaza y Cisjordania, y el liderazgo en el aire en el exilio representado por Khaled Meshaal, quien se mudó de Damasco a Doha, Qatar. Los que negocian con Israel pertenecen en su mayoría a la rama política gazatí e Irán está tratando de influir en las rivalidades internas para que los otros componentes reanuden la lucha armada. Para echar más leña al fuego, los mulás de Teherán financian otros grupos como la Jihad Islámica o la milicia chií al-Sabirin.

La familia palestina dividida

A pesar de que los líderes de los movimientos palestinos entonan al unísono una retórica de guerra apoyando los ataques anti-israelíes, no son de ninguna manera los motores y tratan de recuperar un movimiento que se les escapa para obtener beneficios políticos dentro de una familia palestina dividida, tanto geográfica como políticamente.

La brecha existente entre Gaza, dirigida por Hamas después de un golpe de Estado, y Cisjordania, con el presidente Mahmoud Abbas a la cabeza, de Fatah, no es más que geográfica. De hecho incluso los proyectos de las dos entidades son incompatibles. Se trata de un movimiento islamista, atravesado por diversas tendencias, que aboga por la sharia, la destrucción de Israel y el regreso del Califato, desafiando la noción del Estado-nación, incluso palestina. La otra es una política de movimiento de inspiración “laica” que decidió dejar la lucha armada contra el Estado judío para poner en práctica los acuerdos de Oslo y establecer la Autoridad Palestina.

Pero al igual que Hamas, Fatah está profundamente dividido, y Mahmoud Abbas está en la encrucijada. A los 81 años, mantiene las riendas del poder que se continúa desintegrando. Sin haber celebrado elecciones durante 20 años ni designar sucesor, hace todo lo posible para evitar que su némesis, Mohamed Darlan, el ex hombre fuerte de Gaza y ahora en el exilio, lo suceda. La Autoridad Palestina, plagada de corrupción, no ha cosechado los beneficios de la acción extraordinaria de Salam Fayyad, el ex primer ministro de la Autoridad Palestina.

Durante su mandato, trabajó en la creación de instituciones que constituyeran los cimientos del futuro Estado. Sin embargo, fue saqueada por el Rais palestino presionado por los caciques de Fatah que le reprocharon su apetito demasiado evidente del dinero distribuido por la comunidad internacional.

Hoy en día, el sucesor de Arafat hace malabares con una diatriba beligerante y la condena de “todos los ataques contra la población civil”. Se presenta como defensor de las “amenazas a la mezquita de al-Aqsa”, reivindica en la UNESCO el Muro Occidental como lugar santo del Islam, no del judaísmo, al tiempo que se persigue la cooperación de seguridad con Israel. Al hacerlo, se está recuperando en la carrera contra Hamas, y renueva la atención de Benjamin Netanyahu, el primer ministro israelí, que lo había marginado completamente de las negociaciones con Gaza.

¿Qué papel queda para los occidentales y Francia?

Por ahora la calle palestina no sigue. Cansada por la política miope y suicida de sus líderes, la minoría árabe y la población de “los territorios” aspiran solamente a una solución pacífica del conflicto, como la mayoría de los judíos israelíes. Pero esa cifra de cuerda floja muy peligrosa le hace la cama a Daesh y a los movimientos apoyados por Irán. Y si continuaran por mucho tiempo, podrían conducir al desastre.

Francia, que realizó un discurso firme contra Irán por su controvertido programa nuclear. Francia, que también ha logrado desarrollar su política en la arena de reconfiguraciones regionales, interviniendo contra los yihadistas en África y actuando ahora en Siria, en esta cuestión espera. Así que en lugar de abstenerse en la resolución de la UNESCO sobre el reconocimiento como santuarios musulmanes de los lugares sagrados del judaísmo -la Cueva de los Patriarcas y la Tumba de Raquel, ayuda a dar una dimensión religiosa al conflicto, Francia a la cabeza de las potencias europeas debería ser fuente de propuestas constructivas.

En particular, no es suficiente presionar a Netanyahu para resolver el problema. En medio del polvorín de Oriente Medio, donde las Naciones Unidas se están derrumbando, y frente a la amenaza nuclear persa, el primer ministro israelí tiene un argumento irrefutable: “nosotros no negociamos bajo fuego”. Para llevarlo a la mesa de negociaciones, Francia y la UE podrían crear confianza apoyando el acuerdo con Hamas en Gaza, y promover una transición pacífica a la cabeza de la Autoridad Palestina en Cisjordania. Puesto que vale más un acuerdo de no beligerancia a tres que, para hacer la paz, tener que esperar la improbable reconciliación palestina entre Hamas y Fatah.

————————————————————————————————————————

Fuente: Huffington Post.fr / Hagay Sobol

Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico