Para muchos, los periódicos y medios de comunicación egipcios han apoyado la reciente ola de ataques palestinos en Jerusalem y otras ciudades israelíes. Para Ibrahim Issa, editor del diario egipcio Al-Dustour Al-Asly y Al-Maqal, sin embargo, la historia es diferente.

Ibrahim-Issa
Ibrahim Issa, editor del diario egipcio Al-Dustour Al-Asly y Al-Maqal

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – En un editorial titulado “Los cuchillos de cocina nunca liberarán Palestina”, él se dice solidario con los palestinos y les concede el derecho a rebelarse en contra de Israel, al que critica fuertemente, pero al mismo tiempo, denuncia las dos intifadas anteriores y los actuales ataques contra la población civil, que dijo son contraproducentes y golpean la legitimidad moral de la causa palestina.

Extracto: [1]

“El destino actual de los países [árabes] parece ser desde siempre servir a sus [propias] revoluciones”

Nadie discute el derecho del pueblo palestino a rebelarse. Su situación es tal que es natural que se rebele. Es cierto que las dos intifadas anteriores no mejoraron la situación del pueblo palestino, y que no se liberó de un colonialismo racista territorial y religioso, puesto que los grupos e individuos que se montaron en ese tren han desperdiciado las oportunidades potenciales de la lucha popular con sangre derramada fácilmente.

Pero el destino actual de los países [árabes en general] parece frustrar siempre sus [propias] revoluciones. Las revoluciones que fueron falsamente etiquetadas ‘primavera árabe’ condujeron, en última instancia, como vemos, a guerras civiles, al colapso de los estados nacionales y a [la propagación] de grupos terroristas …

Las condiciones en Palestina, o lo que queda de ella, son cada vez más difíciles: se levantan muros, y los sionistas no dejan un solo centímetro de su conciencia [intacta] … Por esta razón, la intifada permite a los palestinos desatar una furia ardiente y rugir contra sus opresores, aunque no tengan éxito, sin planificación, sin una estructura política, sin progresión táctica y sin ninguna estrategia clara.

Así, la intifada de la ira es probable que resulte en un nuevo fracaso, si se limita a una rabia creciente, especialmente en el contexto árabe actual … Vemos un país árabe comprar por valor de mil millones de dólares el armamento más avanzado del mundo para bombardear al pueblo yemení y hacer saltar edificios en Saná y Adén, con los medios más poderosos de destrucción producidos por la civilización occidental. Sí, bombardean, explotan y matan en Yemen, no en Israel.

Estamos siendo testigos de un gran celo nacional en otro país árabe, donde los niños asumen las fatigas militares en la escuela, en solidaridad con su ejército y su guerra contra el Yemen! Sí, contra Yemen, y no contra Israel.

Si [nuestro] orgullo nacional y el desperdicio de recursos árabes sirven guerras internas, y si estamos patéticamente orgullosos de nuestros actos heroicos – de nuestra masacre de los nuestros, ¿dónde se encuentra la solidaridad vis-à-vis de Palestina? Es obvio que los países árabes reservan sus aviones, balas y artillería, incluso la sangre de sus hijos, a la guerra contra sus vecinos árabes.

Eso [debería] alentar a los palestinos a pensar un poco en la Intifada …

Oimos hablar del deseo sincero, resuelto – basado en la confianza en Alá – de formar fuerzas militares árabes conjuntas dotadas de capacidades de respuesta rápida avanzadas … pero nada prueba que sean destinadas a hacer frente a la ocupación israelí de Palestina. En su lugar, se destinan (a pesar del largo retraso en su desarrollo) a permitir una respuesta rápida en los problemas relativos a nuestras guerras civiles, y la idea de que pueden ser dirigidas contra un enemigo común que ocupa tierra árabe, bueno, es inconcebible …

Así que los palestinos ¿no deberían frenar un poco su Intifada?

Entonces hay un movimiento islamista que utiliza al Islam como herramienta para rasgar y romper el país [y] declarar apóstatas a las criaturas de Allah, traficando con el término “jihad” y llamando a sus jóvenes y los que engañó para que se suiciden en nombre de la yihad al grito de Allah. Pero este camino no conduce jamás a Palestina. Esta es una calle de sentido único contra los árabes y los musulmanes. Nunca estos muyahidines luchan en Palestina – ni hacen su camino a ella; están dispuestos a morir a la voz de Alá, con elogios enviados a cada mujahid hermano, pero sólo en Chechenia, Afganistán, Siria, Libia, Sinaí, Yemen o Irak.

“Los cuchillos de cocina no liberarán Palestina”

Lo que es preocupante es que los palestinos, cuando eligen la ira (suponiendo que la ira pueda ser una elección), se contentan con apuñalar a los israelíes con cuchillos. Permítanme, en medio de toda esta fiebre furiosa, desafiar esos actos. Para mí, al utilizar los cuchillos para apuñalar a los transeúntes o personas que andan de aquí para allá, están traicionando nuestra noble causa.

La resistencia – si ha de ser militar – debe dirigirse contra los soldados de la ocupación, no contra civiles que pasan. Cuando alguien corre a apuñalar a un joven israelí que pasa por la calle, o a un colono que cruza el fuego, eso no es la resistencia. Eso no tiene nada de noble y no sirve a la causa de la liberación. Es sólo la expresión de un torrente de furia que mató, cegó y ahogó la razón.

Los atentados con bombas contra cafés, tiendas y transporte público israelí, aunque numerosos desde la intifada anterior, no ayudaron a nuestra causa, por el contrario han servido para revertirla. Aquellos de nosotros que apoyaron esta causa con celo y pasión deben asegurar que no pierde su justificación moral ni se despoja de los valores humanos.

No es matando civiles que la patria será liberada, y para ser aún más claro: los cuchillos de cocina nunca liberarán Palestina.

[1] Al-Maqal (Egipto), 12 de octubre de 2015.

 

Fuente: Europe-Israel

Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

https://www.enlacejudio.com/2015/11/03/periodista-egipcio-apunalar-civiles-israelies-no-es-resistencia-los-cuchillos-de-cocina-no-liberaran-palestina/

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico