Juntos venceremos
viernes 19 de julio de 2024

Lecciones para Israel del enfrentamiento entre Turquía y Rusia

AMOS YADLIN

La política de Israel ha favorecido hasta ahora sentarse en la valla y observar de costado el desarrollo de los acontecimientos.

Una imagen de radar que muestra la actividad del avión de combate ruso derribado en la frontera turco-siria, 24 de Noviembre, 2015, foto de folleto proporcionado por Ministerio del Interior de Turquía. (Crédito de la foto: REUTERS)

Imagen de radar que muestra la actividad del avión de combate ruso derribado en la frontera turco-siria, 24 de Noviembre, 2015, proporcionada por Ministerio del Interior de Turquía. (Crédito de la foto: REUTERS)

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – El enfrentamiento entre Turquía y Rusia aumenta la inestabilidad en Oriente Medio reduciendo la posibilidad de concluir la actual crisis en Siria y combatir con éxito al Estado islámico.

Israel puede derivar una serie de lecciones tácticas y estratégicas de la confrontación, y en este contexto, también debería subrayar que Siria no puede volver a unirse y el área se debe estabilizar mediante una re-demarcación de fronteras, tal vez dentro de un marco federativo. 

Sin embargo, independientemente de la solución que se encuentre, la lección de la confrontación turco-rusa para todas las partes involucradas en Siria es que en el complejo de Oriente Medio, no se debe permitir que la rivalidad entre las dos partes convierta a un tercero en aceptable. En otras palabras, el deseo de debilitar el Estado islámico no puede hacer que el régimen de Assad respaldado por Irán sea más aceptable, y al mismo tiempo, oponerse a la participación de Rusia en Siria no puede hacer que el Estado islámico o el Frente al-Nusra sea el sustituto legítimo de Assad. 

El reto, entonces, es encontrar la estrategia general adecuada, respaldada por la decisión, los recursos y las fuerzas de campo necesarias para luchar simultáneamente contra Assad y las fuerzas yihadistas salafistas en Siria, y al hacerlo, crear una realidad sostenible en esta arena. 

Israel no es parte de la agitación en Oriente Medio y no juega casi ningún papel activo en ella. Ya sea por elección o dictada por las circunstancias, la política israelí ha favorecido hasta ahora sentarse en la valla y observar de costado mientras se desarrollan los acontecimientos. Independientemente de cuestiones relacionadas con la sabiduría fundamental de esta política, los sucesos actuales obligan a Israel a interiorizar y comprender los peligros emergentes y las oportunidades en su entorno. 

Realmente, en una región que debe adaptarse comúnmente a nuevos patrones – reflejando los cambios frecuentes en el delicado equilibrio entre los muchos actores involucrados – está en marcha un nuevo capítulo en la compleja trama, con el primer enfrentamiento militar entre Turquía y Rusia. El derribo del avión ruso de Turquía ha puesto de relieve tanto contradicciones como verdades a niveles bilaterales e internacionales. 

Por encima de todo, se trata de un enfrentamiento entre dos países cuyas relaciones se basan en una rivalidad histórica que no tiene relación con el contexto actual. Los rusos y los turcos han participado en el pasado en conflictos militares a gran escala entre sí en relación con las luchas por el control y la influencia en regiones clave, en particular los Balcanes y el Mar Negro, y Ankara se refiere a Moscú como permanente amenaza a sus intereses. Las políticas de los actuales líderes de ambos países sólo ventilan dichas tensiones. Recep Tayyip Erdogan, y Vladimir Putin representan líderes agresivos y ambiciosos impulsados ​​por el deseo de transformar a sus respectivos países en las potencias que una vez fueron. De hecho, a los dos jefes de Estado los han llamado “sultán” y “zar”, lo que implica la figura que cada uno busca llegar a ser. 

En segundo lugar, la relación ya cargada entre Turquía y Rusia se ha visto afectada por consideraciones estratégicas e intereses políticos relacionados con la realidad actual en el Oriente Medio y Europa. Los dos países no se ponen de acuerdo con respecto a la crisis en Siria o la solución preferible. Considerando que Turquía ha adoptado el objetivo final de eliminar a Assad del poder, Rusia considera la continuidad de Assad como condición necesaria para fomentar la estabilidad en el estado colapsado y preservar sus propios intereses estratégicos en Medio Oriente. 

A pesar de que ambos países se oponen formalmente al Estado islámico y tratan de debilitarlo, en realidad lo están usando para reunir la legitimidad de sus actividades en Siria, que son parte de esfuerzos de mucha mayor importancia para ellos: los esfuerzos de Turquía contra los kurdos y los esfuerzos de Rusia contra los grupos de oposición que no están alineados con el Estado islámico (la mayoría de los cuales son apoyados por Turquía). En el contexto de la crisis en Ucrania y la oposición de Occidente unido contra Putin (por compañeros de Turquía en la OTAN), los conflictos de intereses de Rusia y Turquía en Siria, junto con la firme oposición de Turquía a la intervención militar rusa en Siria, ha colocado a los dos países en un curso de colisión. 

Sin duda el enfrentamiento entre Turquía y Rusia aumenta la inestabilidad en la región, reduciendo la posibilidad de concluir la actual crisis en Siria y contender con éxito con el Estado Islámico. Siendo ese el caso, ahora son posibles una variedad de escenarios futuros en el enfrentamiento turco-ruso, que van desde la contención de la confrontación y el retorno a las relaciones normales, a la hostilidad diplomática y económica mutua (como en el caso de las relaciones turco-israelíes), a la escalada militar (como el lanzamiento de misiles S-400 o el derribo de un avión turco, un ataque cibernético, o más amplia acción militar). Es difícil evaluar cual es el escenario más probable, pero la comprensión está creciendo dentro de Turquía que el derribo del avión ruso fue un paso trascendental. Erdogan ha expresado su disposición a emitir una disculpa velada, y ambas partes pueden ahora empezar a conducirse con precaución. Sin embargo, incluso en esta etapa, y con independencia de los diferentes escenarios, Israel puede derivar una serie de lecciones y reflexiones desde la confrontación.   

La lección táctica

Primero y ante todo, la intercepción del avión ruso destaca el espacio mínimo para el error; al mismo tiempo, los turcos podrían haber ejercido con moderación y abstenerse de derribar el avión ruso. Las imágenes de radar publicadas indican que la aeronave rusa, efectivamente, entró en el espacio aéreo turco, pero su penetración fue insignificante (duró sólo 10-15 segundos) y claramente no reflejan ninguna intención hostil hacia Turquía. El avión no fue interceptado por accidente, pero no está claro quién dio la autorización final para la intercepción. En Israel, se deben hacer esfuerzos para garantizar que dicha autoridad se mantiene al más alto nivel político y militar posible.    

El desarrollo de los acontecimientos, desde el momento en que se tomó la decisión de interceptar el avión, pone de relieve la necesidad de garantizar el máximo control sobre la toma de decisiones en el futuro en relación con los acontecimientos con potencial de escalada que podría enredar a Israel. Aunque en Israel los mecanismos de control de escalada existentes son suficientemente eficaces, y no todos los acontecimientos bélicos conducen a la guerra a gran escala, Israel debe, sin embargo, desarrollar el pensamiento estratégico en relación con los mecanismos para impedir la escalada y concluir las campañas, incluso después de una acción iniciada proactiva o reactiva que se considera de importancia esencial. 

En el nivel de coordinación con Rusia a la luz de su participación militar en Siria, Israel está obligado a mantener los acuerdos alcanzados con Rusia en octubre de 2015 y considerar si ahora se deben perfilar, como una lección basada en el incidente en la frontera turca. Por otra parte, el posicionamiento de los sistemas de misiles S-400 también cambia las reglas del espacio aéreo a Israel, y requiere establecer un mecanismo estricto para evitar una colisión entre Israel y Rusia. Israel actualmente no tiene puntos significativos de fricción con Turquía, pero, no obstante, debe derivar las lecciones correctas. Turquía ha demostrado que no titubea y que cumple sus amenazas: Hace aproximadamente dos años, Turquía advirtió que interceptaría cualquier avión que violara su soberanía. De cara al futuro, y en base a enfrentamientos anteriores (como en el caso de la flotilla a Gaza en 2010), es importante que Israel permanezca consciente de esto en el caso de un enfrentamiento potencial con una flotilla turca o aeronave que pueda acercarse a las fronteras de Israel en el futuro.      

Avión ruso atacado por Turquía

Avión ruso derribado por Turquía

La lección Estratégica 

La siguiente pregunta, por lo tanto, se refiere a la decisión de Israel o no de elegir un bando en el actual conflicto entre Turquía y Rusia, y de ser así, qué lado elegir. Con la excepción de los ataques que se le atribuyen contra las armas de alta calidad transferidas de Siria a Hezbollah, Israel no es un actor central en el conflicto interno en Siria o entre las partes externas involucradas, y ciertamente no es parte en el enfrentamiento actual entre Turquía y Rusia. Sin embargo, una evaluación de los intereses de Israel con respecto a esta confrontación revela una situación compleja. 

Por un lado, a nivel bilateral, Israel tiene un claro interés en el apoyo de Moscú. Los dos países disfrutan de relaciones positivas bien establecidas, estables y han logrado hasta el momento navegar con éxito en el lodazal de la presencia militar rusa en Siria. Además, la relación de Israel con Turquía bajo Erdogan es inestable y, desde 2009, se ha caracterizado por la hostilidad permanente que aparentemente será difícil de disipar, siempre y cuando Erdogan siga siendo una fuerza dominante en la toma de decisiones de Turquía.

Tomar el lado de Rusia también puede traer beneficios económicos a Israel, ya que Rusia ha impuesto sanciones económicas a Turquía, mientras que por su parte Israel podría ofrecer a Rusia una sustitución parcial de Turquía en agricultura, turismo y otras áreas.         

Por otro lado, en realidad ponerse del lado de Turquía, que se opone al eje radical en Siria, serviría mejor la lógica estratégica de Israel y sus intereses fundamentales. Las operaciones rusas en Siria, al amparo de la lucha contra el Estado islámico, proporcionan un sello internacional de aprobación a los enemigos más peligrosos de Israel – Irán, Hezbolá, y el régimen de Assad. En este contexto, Turquía e Israel comparten un interés común, que incluye la eliminación de Assad del poder, el debilitamiento de la dominación iraní en Siria, y el golpe resultante que esto significaría para Hezbollah. Una señal turca de voluntad de trabajar en cooperación con Israel para hacer frente a estas amenazas y desafíos, y por lo tanto reducir su hostilidad hacia Israel, traería a la mesa otras cuestiones con el potencial de beneficios mutuos, como la apertura del mercado turco de gas de Israel (una necesidad que se incrementará con la reducción del suministro de gas ruso a Turquía); una mejora en la integración de Israel en la actividad de la OTAN (que ha tropezado con dificultades debido a la oposición de Turquía); y el regreso de Turquía como actor positivo y central en el proceso político entre Israel y los palestinos y el mundo árabe (que necesita de una maniobra creativa para romper el impasse actual).  

Tal vez los intereses contradictorios de Israel en la actual confrontación entre Turquía y Rusia también pueden arrojar luz sobre lo que es el objetivo más importante en este momento, para los Estados Unidos y la Unión Europea, así: la formulación de una estrategia que conduzca, ya sea simultáneamente o de forma incremental, al debilitamiento y la eliminación de las dos fuerzas negativas que operan en Siria – el régimen de Assad, por una parte, y el Estado Islámico en el otro.  

Encontrar una solución a la crisis en Siria requerirá una acción conjunta que incorpore militares, diplomáticos, y esfuerzos políticos. La creatividad israelí en este contexto debe hacer hincapié en la imposibilidad de volver a unir Siria y la necesidad de estabilizar la zona mediante una nueva demarcación de fronteras, tal vez dentro de un marco federativo. Independientemente de la solución encontrada, la lección de la confrontación turco-rusa para todas las partes involucradas en Siria es que en el complejo de Oriente Medio, la rivalidad entre las dos partes no debe permitir convertir a un tercero en aceptable. En otras palabras, el deseo de debilitar al Estado islámico no puede volver al régimen de Assad respaldado por Irán más aceptable, y al mismo tiempo, oponerse a la participación de Rusia en Siria no puede hacer del Estado islámico o el Frente al-Nusra el sustituto legítimo para Assad. El desafío, entonces, es encontrar la estrategia general adecuada, respaldada por el carácter decisivo, los recursos y las fuerzas de campo necesarias para luchar simultáneamente contra Assad y las fuerzas yihadistas salafistas en Siria, y al hacerlo, crear una realidad sostenible en esta arena. 

Este artículo apareció originalmente en el INSS insight n ° 774.

 


Fuente: The Jerusalem Post / Amos Yadlin

Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

https://www.enlacejudio.com/2015/12/03/lecciones-para-israel-del-enfrentamiento-entre-turquia-y-rusia/

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

 

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈