Inicio » Noticias » Israel » Israel / La evolución de las mujeres ultraortodoxas, pero no lo llamen Feminismo

Israel / La evolución de las mujeres ultraortodoxas, pero no lo llamen Feminismo

ISRAEL – Un fuerte aumento en las tasas de empleo de mujeres Haredi es un desarrollo que desafía las limitaciones del papel de la mujer dentro de la familia. Pero no lo llamen feminismo

Más de dos docenas de mujeres Haredi líderes, educadores, rabinos y sociólogos se reunieron en el Instituto Democracia de Israel para una conferencia titulada "La Mujer Haredi en el siglo 21: Familia, Comunidad y Sociedad" (Melanie Lidman / Times of Israel)

Más de dos docenas de mujeres Haredi líderes, educadores, rabinos y sociólogos se reunieron en el Instituto Democracia de Israel para una conferencia titulada “La Mujer Haredi en el siglo 21: Familia, Comunidad y Sociedad” (Melanie Lidman / Times of Israel)

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Por primera vez desde la fundación del Estado de Israel, las mujeres ultra-ortodoxas tienen ahora más posibilidades de encontrar empleo que las no ultraortodoxas. Según la Oficina Central de Estadísticas, alrededor del 75-80 por ciento de mujeres ultraortodoxas están empleadas, en comparación con el 75% de la población femenina en general. Desde el año 2000, el empleo de mujeres ultra-ortodoxas se ha incrementado en un asombroso 30%.

En cualquier sector, el aumento de las tasas de empleo femenino es a menudo un signo alentador de la autonomía de la mujer, y la sociedad ultra-ortodoxa no es diferente.

Pero las mujeres ultraortodoxas, también conocidas como Haredi, nunca llamarán a esta tendencia la palabra F-: feminismo.

Debido a este aumento en las tasas de empleo, la posición de las mujeres Haredi está experimentando una revolución drástica dentro de sus comunidades a medida que comienzan a seguir estudios superiores y carreras profesionales.

“Ahora las mujeres se preguntan, ¿cuál es mi papel en la familia?”, Dijo Tzipora Gutman, directora de un centro para niñas con problemas que forma parte del Programa para el Desarrollo de Liderazgo Mandel en la Comunidad Haredi.

Gutman habló en una conferencia del Instituto Democracia de Israel  La Mujer Haredi en el siglo 21: la familia, la comunidad y la sociedad”, que tuvo lugar el 21 de diciembre en Jerusalem. “Nadie llama a esto feminismo ni independencia, pero son preguntas fundamentales que todos tenemos que preguntarnos. Aunque estas voces sean una minoría, siguen siendo muy importantes para el liderazgo [Haredi] e importantes rabinos”.

La evolución del papel de las mujeres en la sociedad haredi es doble: estudios más profesionales y más opciones de empleo. Mientras que muchas mujeres Haredi dijeron que el cambio es parte de un cambio cultural interno, expertos externos señalaron la presión económica externa, como la reducción de las asignaciones por hijos en 2003, lo que obligó a los ultra-ortodoxos a entrar en el mundo laboral.

estudiantes de yeshivá

Una foto ilustrativa de estudiantes de yeshivá en Israel (Yaakov Naumi / Flash90)

Dos padres, un sueldo

Las mujeres ultra-ortodoxas tienen una posición única en comparación con las matriarcas de otras familias biparentales. En Israel, han sido tradicionalmente deferentes con sus esposos, pero también las principales fuentes de ingresos en la familia.

La cultura Haredi honra a los hombres que dedican su vida a estudiar la Torá por encima de todo, lo que coloca presión en las mujeres para ser el único padre que trabaja. Esto significa que las mujeres a menudo se encargan tanto de trabajar como de criar a sus familias.

“Las mujeres Haredi tienen un fuego interno, son la base real de la sociedad haredi”, dijo Naomi Perl, co-fundadora de la rama Har Nof del Conservatorio de Música Shulamit Ron para niñas Haredi. Las mujeres Haredi son el motor ideológico de la comunidad”.

Si bien la cultura ultra-ortodoxa de todo el mundo siempre ha tenido el aprendizaje de Torá a tiempo completo en la más alta estima, después de la fundación de Israel, tomó un tono completamente diferente.

Tzipora Gutman, el director del centro para niñas con problemas y un experto en política educativa, dice que las mujeres haredi están empezando a cuestionar sus roles tradicionales en la familia. (Melanie Lidman / Times of Israel)

Tzipora Gutman, directora de un centro para niñas con problemas y experta en política educativa, dice que las mujeres Haredi están empezando a cuestionar sus roles tradicionales en la familia. (Melanie Lidman / Times of Israel)

 

“Para los haredim, después del Holocausto, hubo gran preocupación de que el estilo de vida Haredi estaba amenazado de desaparecer, que no sería lo suficientemente fuerte para sobrevivir”, dijo Gutman. “Los líderes adoptaron una línea ideológica de que para asegurar la supervivencia era necesario tener tantos hombres como fuera posible aprendiendo Torá. Eso significa que para la década de 1990, dos tercios de los hombres Haredi no trabajaban”.

Las mujeres eran parte importante de esta campaña, porque saliendo a trabajar, permitieron a sus maridos continuar estudiando. “Hay mujeres que ven su apoyo en esto como una enorme alegría y un honor”, dijo Gutman.”Las mujeres trabajan muy duro, pero se sienten muy felices por ello”.

Cuando los hombres estudian a tiempo completo en una yeshivá Kolel, reciben un pequeño estipendio del gobierno.

Aproximadamente el 55% de los hombres ultra-ortodoxos estudian a tiempo completo y no trabajan, según Shahar Ilan, vicepresidente de Hiddush, una organización que aboga por la participación completa de los Haredi en el ejército y el mundo laboral, así como otros temas de libertad religiosa en la sociedad civil.

Según Hiddush, el gobierno paga un estipendio a aproximadamente 110.000 estudiantes de yeshivá (70.000 hombres casados, y 40.000 hombres solteros mayores de 18 años). Otros 15.000 estudiantes de yeshivá estudian a tiempo completo, pero no reciben dinero del gobierno, algunos por razones ideológicas.

El estipendio del gobierno es de aproximadamente 900 NIS ($ 230) por mes, y por lo general Kolel (yeshivá para hombres casados) duplica esta cantidad mediante la recaudación de fondos y donaciones. Unos 10.000 estudiantes de yeshivá recibirán un suplemento de 1000 NIS por parte del gobierno, si tienen tres o más hijos.

La verdadera razón económica que permitía a las mujeres quedarse en casa y criar a la familia o trabajar muy pocas horas era las asignaciones por hijos, dijo Ilan. Hasta el año 2003, una familia de diez hijos recibía alrededor de 6.000 NIS cada mes. Benjamin Netanyahu, ministro de Finanzas en el período 2003-2005, redujo drásticamente las asignaciones por hijos durante su mandato. Una familia con diez hijos ahora recibe alrededor de 2.000 NIS a 3.000 al mes.

“Los subsidios familiares eran una especie de salario, pero el recorte obligó a las familias Haredi a encontrar nuevas fuentes de ingresos”, dijo Ilan. “La reacción inmediata fue enviar a las mujeres a trabajar”.

Para las mujeres ultra-ortodoxas, trabajar para que sus maridos puedan estudiar a tiempo completo es un símbolo de estatus. Incluso la Rabanit Adina Bar Shalom, hija del líder espiritual de Shas el Rabino Ovadia Yosef y una de las líderes preeminentes de mujeres Haredi, dijo que sentía la misma presión que una recién casada.

“Yo era el ejemplo clásico. Le pedí que no trabajara para que yo pudiera ser el sostén de la familia”, dijo Bar Shalom en la conferencia. Su marido, Esdras Bar Shalom, estudiaba a tiempo completo antes de convertirse en juez rabínico. “No importa lo mucho que tenemos que trabajar, queremos que sigan siendo estudiantes de la Torá, no nos importa”, dijo ella. “Las mujeres incluso han amenazado con divorciarse de los hombres si dejan de estudiar y van a trabajar. Si él no puede ser estudiante de Torá, arrastran frustración y decepción en su interior durante años”.

Niños Haredi en Jerusalem. (Crédito de la foto: David Vaaknin / Flash90)

Niños Haredi en Jerusalem. (Crédito de la foto: David Vaaknin / Flash90)

El cambio está en el aire

Vardit Rozenblum, abogada de tribunales civiles y rabínicos con el Instituto Midat ​​para Política  de la Torá, explicó que la posición ultra-ortodoxa de estar en modo de supervivencia amenazada tras el Holocausto está disminuyendo lentamente. “Era época de guerra, la gente estaba en situación de guerra”. “Los Haredim crecieron pensando, vamos a la guerra. No se hacían preguntas, como, ¿esto [estudiar Torá todos los días] es adecuado para mí? Son preguntas que uno solo se puede hacer cuando no está luchando por la supervivencia. El sentimiento de mi generación era que había que traer a todos los jóvenes a esta guerra”.

Esta misión colectiva de lucha por la supervivencia abarcó a toda la sociedad ultra-ortodoxa durante los últimos 70 años, dijo Rozenblum, quien también es graduada del Instituto Mandel para Liderazgo Haredi.

“Pero hemos ganado esta guerra; terminó y hemos ganado”, dijo. Está claro que el estilo de vida Haredi ya no está amenazado, y ya no son una minoría amenazada. De acuerdo con el Instituto Jerusalén de Estudios de Israel, en 2015 hay cerca de 830.000 ultraortodoxos en Israel, que representan el 11% de la población. Si las tendencias actuales de nacimientos continúan, para 2059, los ultra-ortodoxos representarán el 30-40% de la población.

“Cuando la gente regresa de la guerra, vienen las voces más complicadas”, dijo Rozenblum. “Ahora que no estamos luchando por nuestra supervivencia, podemos permitirnos ser críticos”.

Para Rozenblum, eso significa que las familias deben preguntarse, ¿es correcta la decisión de que mi hijo sólo estudie Torá? ¿Es eso lo que quiere? ¿Tiene la disposición y la capacidad para sentarse y estudiar todo el día el resto de su vida?

Este cuestionamiento también afecta a la función de la mujer.

“Llegamos a esta situación en la que el mundo de la Torá ya no está en peligro”, explicó Gutman. “Eso significa que mi papel como mujer para salvarla no es una necesidad crítica”.

“A medida que las mujeres se desarrollaron más profesionalmente, entraron en el resto de la sociedad israelí y realmente entendieron la satisfacción personal y el desarrollo, y volvieron a la sociedad haredi con nuevas ideas”, dijo.

sre no trabaje, la mujer no estudie [un título universitario], y sin embargo todavía tengan suficiente dinero para comprar un apartamento para su hijo que tampoco trabaja”, añadió Gutman.

Naomi Perl, co-fundadora de la rama Ron Shulamit Conservatorio Har-numéricos para las niñas Haredi, a la izquierda, y Vardit Rozenblum, abogado de MIDAT, en la conferencia de Israel Instituto de la Democracia el 21 de diciembre (Israel Instituto Democracia)

Naomi Perl, co-fundadora de la rama Har-Nof del Conservatorio Ron Shulamit para niñas Haredi, a la izquierda, y Vardit Rozenblum, abogada de MIDAT, en la conferencia del Instituto Democracia de Israel el 21 de diciembre (Instituto Democracia de Israel)

 

Tiene diploma, trabajará

Hace dos décadas, el Consejo de Educación Superior estimó que sólo unos 500 haredim por año estudiaban grados avanzados. Esto se debió tanto a la falta de facultades Haredi como a la intensa presión social para mantenerse dentro de los roles tradicionales de empleo para haredim, que son sobre todo la educación.

Pero en 2015, alrededor de 10.000 haredim (hombres y mujeres) estaban estudiando para títulos o certificados avanzados.

Un grado permite a las mujeres trabajar en capacidades más profesionales y ganar más dinero, y las mujeres ultra-ortodoxas están buscando diferentes tipos de grados.

Las mujeres Haredi se veían obligadas a estudiar enseñanza, ya que las mantenía “seguras“, incluso en el mundo laboral“, dijo la doctora Mira Greenberg, psicóloga y consejera de orientación de los padres en el Colegio Talpiyot para la Educación, una universidad nacional-religiosa que tiene pistas separadas para mujeres ultra-ortodoxas.

“Pero entonces la sociedad haredi creaba tantas maestras y profesoras de guardería que no había espacio para que todas consiguieran empleo”.

Bar Shalom fundó el Colegio Haredi de Jerusalén en 2001, que ahora cuenta con más de 2.000 graduadas. Ofrece grados para mujeres en ciencias de laboratorio, musicoterapia y psicología, entre otros temas.

Aunque los estudios superiores Haredi han crecido de manera exponencial, sigue siendo un movimiento un tanto radical, tanto para hombres como para mujeres, ya que es nuevo. La presión puede ser aún más intensa para los hombres, porque significa que hacen una elección activa de no aprender Torá a tiempo completo. El Haredi College ofrece pistas para varones con estudios de Torá a tiempo parcial como parte de la medida, y programas como Kemach tratan de combinar el estudio de Torá con estudios profesionales. A veces las mujeres incluso ocultan el hecho de que están estudiando a sus parientes o vecinos, dijo Rozenblum.

“En los últimos tiempos ha habido una lucha [de rabinos haredi] en contra de que las mujeres estudien”, dijo Gutman. “Se exponen a nuevas personas y nuevas formas de pensar; ellas ni siquiera sabían que existían estas cosas. Eso es una gran amenaza para el estilo de vida tradicional Haredi”.

“Las mujeres Haredi cuando se gradúan son mujeres diferentes al regresar a casa”, dijo la profesora de ciencia y comunicación política Inés Gabel, que no es Haredi pero enseña a estudiantes Haredi en la Open University. “Aunque siga siendo creyente, ha visto cosas que no puede des-ver”.

Bar Shalom es testigo de esta transformación de primera mano en las mujeres estudiantes de la universidad Haredi. “Las estudiantes de primer año, si oyen hablar de feminismo, no vuelven a clase”, dijo Bar Shalom. “Dicen: ¡venimos a aprender en un ambiente Haredi! En su tercer año, podrían tener una conversación con el rabino y la Rabanit que las acompaña en su grado, y decir, ¿qué significa que el marido siempre tiene razón?! Es imposible, yo también puedo tenerla!”

El retroceso de la dirección ultraortodoxa también viene porque saben que un títuloo conducirá al empleo, tal vez incluso en el mundo exterior.

“Las mujeres Haredi reciben mensajes diversos, incluso contradictorios”, dijo Ilan, de Hiddush. “La sociedad les dice, tienes que educarte, porque tienes que traer el dinero y los ingresos que permiten a los hombres la oportunidad de estudiar Torá. Pero también les dice, no es bueno que las mujeres sean importantes. No debes hacer carrera. La razón por la que estás trabajando no es realizarte, no es ser importante. Lo único que realmente importa es llevar comida a la familia y dar a sus hombres la oportunidad de estudiar la Torá”.

Las mujeres que entran al mundo laboral crean tensión no sólo dentro de la sociedad ultra-ortodoxa, sino también, posiblemente, dentro de sus hogares.

“Puede haber problemas en los que un hombre sólo estudie Torá, no sólo es un precio material, también es un precio espiritual”, dijo Rozenblum. “Puede poner en peligro la intimidad de la pareja, porque el hombre se queda en el mundo cerrado de la Torá, y la mujer va por el mundo”.

Adina Bar Shalom asiste a una reunión de la facción Shas en la Knesset, el 6 de julio de 2015. (Hadas Parush / Flash90)

Adina Bar Shalom asiste a una reunión de la facción Shas en la Knesset, el 6 de julio de 2015. (Hadas Parush / Flash90)

Revolución vs. evolución

A pesar de los desafíos, los tiempos están cambiando, como demuestran el número de alumnos matriculados y las tasas de empleo femenino. Pero muchas líderes de mujeres ultra-ortodoxas insisten en que cualquier cambio significativo para las mujeres debe surgir desde dentro de su propia comunidad.

Las revoluciones son a veces necesarias para crear un cambio radical, pero dentro de las sociedades conservadoras, pueden crear una oposición tan fuerte que cualquier intento de cambio se verá frustrado. El mejor enfoque, dijeron, es fomentar el cambio evolutivo – desarrollo gradual y natural que finalmente se adopte como corriente principal.

“Los cambios tendrán que ser desde el fondo, y no por cambios en la política”, dijo Gabel, la profesora que enseña Medios y Comunicación a mujeres ultra-ortodoxas en la Open University. “Este tipo de desarrollo sólo puede venir desde el nivel de base”.

Pero incluso cambiar desde dentro no será sencillo.

Bar Shalom luchó durante años para obtener la necesaria aprobación de los rabinos que permitiera que los estudiantes se matriculen en el Colegio Haredi sin enfrentar aislamiento social. Antes de la fundación de la universidad en 2001, sobrevivió a una campaña de calumnias pegadas en pashkevillim (carteles que difunden noticias en los barrios ultraortodoxos) y ataques personales contra su persona.

Bar Shalom apenas tuvo éxito en su intento de crear un cambio, aun siendo la hija del prominente líder espiritual del mundo ultra-ortodoxo.

Ella continúa en una batalla diaria para alentar a las mujeres (y hombres) a inscribirse. Mientras sopesaba presentarse a la Knesset en las últimas elecciones, su principal preocupación era que su entrada en la vida política mancharía el nombre de todas las estudiantes asociadas al Colegio Haredi por demasiado radical. Finalmente, decidió no presentarse, pero dijo que habrá candidatas ultraortodoxas en el futuro “cuando sea el momento adecuado”.

Rozenblum dijo que las fuerzas externas que intentan reformar la sociedad ultra-ortodoxa pueden hacer más daño que bien, como el líder de Yesh Atid Yair Lapid. Lapid ha hecho mucho ruido sobre temas como el alistamiento Haredi en el ejército israelí, la reducción en los presupuestos de yeshivá, y la introducción del plan de estudios nuclear en la educación ultraortodoxa.

“[Lapid] dijo cosas radicales que nos afectan en el corto plazo, que nos hizo cerrar las vías para el cambio”, dijo. “Este proceso está ocurriendo lentamente, es un desarrollo natural”.

Ilan no está de acuerdo con el concepto de que el cambio sólo debe venir de dentro. “El cambio está ocurriendo principalmente por la presión exterior”, dijo. “El cambio está sucediendo debido a que Netanyahu corta los subsidios familiares y la sociedad israelí dice ‘ya no estamos dispuestos a pagar para que ustedes no trabajen'”.

Un judío ultra ortodoxo lee un "Pashkvil" - un cartel de información - en el barrio ultraortodoxo de Jerusalem Mea Shearim, 19 de agosto de 2014. (Yonatan Sindel / Flash90)

Un judío ultra ortodoxo lee un “Pashkvil” – un cartel de información – en el barrio ultraortodoxo de Jerusalem Mea Shearim, 19 de agosto de 2014. (Yonatan Sindel / Flash90)

“Pero esta presión exterior no puede ser directa”, agregó Ilan. “No se puede obligar a estudiar. Tiene que ser indirecta, como cortando los subsidios, ese es el tipo de presión que funciona. No se puede decir ‘hagan esto, o aquello’. Porque eso creará una situación en la que digan ¡es contra la Torá! La Torá puede ser muy flexible para el liderazgo Haredi, puede ser lo que quieran que sea”.

Ilan dijo que acciones como recompensas financieras para las escuelas que enseñan temas seculares como matemáticas e inglés serán más eficaces que obligar a todas las escuelas a enseñarlas. “Es la zanahoria, y no el palo”, dijo.

La reacción a la presión directa ha sido evidente en las últimas semanas con manifestaciones masivas contra el alistamiento ultraortodoxo obligatorio en el ejército, con decenas de miles de estudiantes de yeshivá en el barrio Haredi de Mea Shearim en Jerusalem.

El gobierno y las instituciones pueden adoptar medidas concretas para alentar a las mujeres ultra-ortodoxas a estudiar títulos profesionales y entrar en el mundo laboral creando empleos adecuados para ultra-ortodoxos, o apoyar programas que alienten a las empresas a contratar ultra-ortodoxos, dijo Rozenblum.

Rozenblum recordó la historia de Rabí Shimon Bar Yohai, que permaneció sentado en una cueva estudiando Torá con su hijo Rabí Elazar, sobreviviendo sólo de algarrobos. Después de 12 años de estudio, salieron de la cueva y vieron gente trabajando en los campos. Se sorprendieron de verlos participar en “asuntos mundanos” en lugar de estudiar Torá. Una voz celestial les amonestó a regresar a la cueva un año más. Cuando volvieron a salir, Bar Yohai y su hijo tenían otra perspectiva del trabajo.

“Hay un proceso para salir de esta cueva”, dijo. “Si sales de golpe, puede causar un daño, en realidad puede aislarte del mundo. La generación más joven entiende que esta salida hay que hacerla por pasos”.

“Con nosotros, la palabra cambio da un poco de miedo”, añadió Rozenblum. “La hemos estado utilizando como palabra negativa. Pero ahora, poco a poco, el cambio es cada vez más positivo”.

Fuente: The Times of Israel / Melanie Lidman

Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

https://www.enlacejudio.com/2016/01/01/israel-la-evolucion-de-las-mujeres-ultraortodoxas-pero-no-lo-llamen-feminismo/

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *