El antisionismo contemporáneo es la consecuencia inevitable de dos mil años de muy arraigada judeofobia. Las injusticias sufridas por el Estado de Israel son una continuación de la teología de desprecio, que se extiende por casi dos milenios.   El antisionismo del Siglo XXI no siempre conducido por la judeofobia cristiana, aunque siglos de denigración cristiana, además de la importación del antisemitismo islámico, han proporcionado la base para los ataques contra Israel.

Por Richard Mather

libelo de sangreAGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Acabo de terminar de releer El Crucificado Judío de Dan Cohn-Sherbok, que documenta en horrible detalle veinte siglos de antisemitismo cristiano desde la época de los Evangelios al Holocausto. A pesar de que no avanza mucho más allá de la Shoah, no da un salto de imaginación para concluir que la israelofobia contemporánea es la consecuencia inevitable de dos mil años de muy arraigada judeofobia.

Los israelófobos podrían decir que hay una diferencia entre el antisemitismo pre-Holocausto y el antisionismo post-Holocausto, pero no la hay. El antisionismo es una continuación de la judeofobia por otros medios. La afirmación de que antisemitismo y antisionismo son cualitativamente diferentes es una estratagema diseñada para legitimar la judeofobia y deslegitimar al Estado de Israel. En verdad, el antisionismo europeo precedió a la creación de Israel en varias décadas. En 1911-1912, los periodistas británicos comenzaron una campaña acusando a los “sionistas” de fomentar la revolución turca. En aquel entonces, el antisionismo no trataba de Israel, sino de una reacción paranoica a unos rumores de una conspiración judía mundial. No tenía nada que ver con asentamientos o palestinos. Después de la Primera Guerra Mundial, los antisemitas católicos franceses se lamentaban de la posibilidad de que Tierra Santa cayera “bajo el dominio de los judíos”. Una vez más, ninguna mención de los palestinos.

En otras palabras, el antisionismo existió mucho antes del problema palestino, que no se convirtió en un problema hasta después de la Guerra de los Seis Días de 1967. Antisionismo e israelofobia son variantes de un tema antiguo. Es la prolongación de un prejuicio que inspiró el libelo de sangre, la Inquisición, los pogromos, el caso Dreyfus y el Holocausto. Dada la historia de Europa, sería más sorprendente si la israelofobia no fuera un acontecimiento regular en el siglo XXI.

A lo largo de los siglos, la judeofobia ha tomado diferentes formas en diferentes momentos. A veces la judeofobia ha sido de carácter religioso; otras veces ha sido motivada por la raza o la economía. Todas estas variantes tienen una cosa en común: la demonización, que en lenguaje coloquial se refiere a la propaganda o pánico moral dirigido contra cualquier persona o grupo; más literalmente es la imputación de influencias diabólicas. Como A. Jay Adler ha dicho, al demonizado se lo “convierte en malévolo marginado de la sociedad: extraño, extranjero, bruja, blasfemo, incluso literalmente un extranjero – de alguna manera deshumanizado”.

La mayoría de las personas sanas en Occidente ya no creen que los judíos son culpables de deicidio (matar a Dios). Tampoco creen que los judíos realizan asesinatos rituales de niños cristianos para hacer pan ácimo (sin levadura), o que propagan la peste o envenenan pozos, aunque estas creencias siguen siendo comunes en el mundo musulmán. Nadie cree que los hombres judíos menstrúan. Pero una vez los europeos suscribieron algunas, o todas, estas creencias absurdas. De hecho, en Polonia todavía se creía el libelo de sangre después de la Segunda Guerra Mundial y fue la causa de una masacre de judíos en 1946.

Ahora, en lugar de deicidio, los judíos son acusados ​​de genocidio de un país ficticio llamado Palestina. En lugar de asesinato ritual, se acusa a los judíos de matar bebés palestinos y recoger sus órganos. En lugar de la plaga, se acusa a los judíos ​​de propagar el SIDA entre los árabes de Judea y Samaria. No creo que haya un equivalente moderno de la menstruación masculina, aunque las imágenes de caricaturas de Benjamín Netanyahu y ​​Ariel Sharon hartándose de sangre se le acerca. En el siglo XXI, los europeos suscriben algunas, o todas, estas creencias absurdas. La larga tradición en occidente de Adversus Judaeos (“Contra los judíos/judíos”) continúa en forma de antisionismo.

Es cierto que los europeos ya no expulsan a los judíos ni los ponen en guetos o dictan decretos prohibiendo a los judíos hacer X o Y. Pero  ocurre que los europeos boicotean los productos israelíes, chivo expiatorio de cientos de miles de los llamados colonos de Judea-Samaria, y llaman a expulsar a Israel de la familia de las naciones. Del mismo modo, los europeos han rechazado en gran medida el antisemitismo cristiano, sólo para abrazar el antisemitismo islámico, que es igual de virulento y desagradable. Gracias a Internet, tenemos una polinización cruzada de judeofobia europea y musulmana, con memes antisemitas, ideas, imágenes y teorías de la conspiración que cruzan el mundo a una velocidad vertiginosa. Como consecuencia, hay poca diferencia en la naturaleza de la judeofobia en Siria y Suecia, Irak e Irlanda, Jordania y Alemania. Llámalo antisemitismo Euro-islámico.

El antisionismo es la superstición por excelencia de la era post-Holocausto; la última neurosis que aflige el planeta. Tal vez en el año 2150, los historiadores mirarán hacia atrás a estos tiempos y se preguntarán cómo fue posible que la gente realmente creyera que el Estado de Israel era una potencia colonial genocida sanguinaria, cuando todos los hechos y las pruebas muestran claramente que es todo lo contrario. Después de todo, los historiadores estudian el antisemitismo medieval y atribuyen la judeofobia a la superstición, la intolerancia religiosa y la envidia económica. Los historiadores nunca dicen que los judíos medievales o las víctimas de la Shoah fueron culpables de la persecución que sufrieron, así que tal vez un día el Estado de Israel también será exonerado.

El problema es que al igual que los antisemitas de antaño, el antisionista contemporáneo es inmune a los hechos y las estadísticas. Como dijo George Orwell, “Si no te gusta alguien, te disgusta y punto: tus sentimientos no mejoran por recitar sus virtudes”.

Orwell dice algo interesante. El antisemitismo ha sido siempre una condición emocional o neurótica en la que el individuo o grupo en cuestión pierde contacto con la realidad y es impermeable a la lógica. El apego emocional a odiar a Israel debe ser mantenido por el antisionista a toda costa, de lo contrario su visión del mundo está en grave riesgo de colapso. Las personas que se consuelan con respuestas inadecuadas o incorrectas a las preguntas de la vida por lo general terminan representando sus problemas bajo la apariencia de fijaciones irracionales.

Por supuesto, los antisionistas no se cansan de decirnos que algunos judíos también se oponen al sionismo. Ergo (argumentan) es una prueba de que antisionismo no es igual a antisemitismo. Pero esto pasa por alto la larga historia de la apostasía judía. Solía ​​ser el caso que algunos judíos podían convertirse al cristianismo y escribir largas diatribas contra los rabinos o presentar una petición al Papa de prohibir el Talmud. Pero esto no prueba que los cristianos antisemitas tuvieran razón sólo porque un puñado de renegados judíos denunciara fanáticamente su antigua religión. Lo único que significa es que los judíos son tan capaces como cualquier otro de traición y oportunismo. El fenómeno moderno del judío israelí/antisionista que se odia a sí mismo es parte de una larga tradición de suavizar las relaciones con la mayoría gentil y no exonera a los gentiles antisionistas de la acusación de antisemitismo.

Dejando a un lado a los apóstatas judíos, no se puede confiar que el mundo no judío mate su propio demonio antisemita (a pesar de los horrores de los pogromos y el Holocausto). El antisemitismo islámico y la capitulación de Occidente a la judeofobia musulmana es prueba suficiente. ¿En quién podemos confiar? Nuestros amigos hoy pueden ser nuestros enemigos mañana. Las cambiantes alianzas políticas pueden cambiar de nuevo. Es por ello que la fuerza militar del Estado de Israel es esencial porque es lo único que se interpone en el camino de los antisionistas cuya intención final es la completa destrucción del Estado judío y el genocidio o la expulsión de millones de judíos israelíes. Gracias a los hombres y mujeres de las FDI, los servicios de seguridad e inteligencia, así como los sistemas defensivos como Cúpula de Hierro y la Opción Sansón, el mundo ya no está en una posición fácil donde puede erradicar el judaísmo o al pueblo judío – no sin tener que pagar un precio muy alto, de todos modos.

Así que, aunque Europa en particular, y el mundo en general, hayan vuelto al tipo antisemita, la mayor parte del pueblo judío ha asumido la responsabilidad para asegurar que “Nunca más” realmente quiere decir “Nunca más”. Por primera vez en la historia los judíos no están desamparados. Podemos estar solos. Pero no estamos indefensos. Eso es algo que las naciones tendrán que aceptar. Los judíos, y el estado judío de Israel, son características perdurables en el paisaje del mundo. No hay vuelta atrás.

Fuente: The Jerusalem Post Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

https://www.enlacejudio.com/2016/01/09/israelofobia-es-el-producto-de-veinte-siglos-de-judeofobia/

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico