avatar_default

ISRAEL –  La economía israelí tuvo otra sólida actuación en 2015. La Oficina Central de Estadísticas (CBS) del país publicó el 31 de diciembre su tradicional estimación preliminar de fin de año sobre el crecimiento económico, que mostró una expansión del PIB del 2,3% – ligeramente por debajo del 2,6% registrado en 2014.

israel_economy

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO- El principal motor de crecimiento ahora es el consumo, con el aumento de los gastos del hogar en un 4,5% y los gastos de las administraciones públicas del 2,8% – este último un tanto limitado por la ausencia de un presupuesto estatal aprobado para la mayor parte de 2015. Por otro lado, la inversión contribuyó un magro aumento del 0,6%, mientras que las exportaciones se redujeron en un 3%.

Esta estimación está en línea con los datos más recientes, que, para el tercer trimestre de 2015 igual que para el primer semestre del año, muestran un crecimiento del PIB a una tasa anual de 2,5% – igual que en 2014, para todo el año y en cada mitad medida por separado. La economía israelí parece haberse asentado en una ranura en la que – a pesar de fuertes fluctuaciones de trimestre a trimestre – 2,5% es su tasa de crecimiento de equilibrio. Esa es una tasa que muchas economías desarrolladas, especialmente en Europa, estarían felices de lograr; sin embargo, la mayoría de los economistas israelíes, tanto dentro como fuera del gobierno, no están satisfechos y creen posible un mejor desempeño en el 2016 y más allá.

Sin embargo, hay fuertes vientos en contra que impiden una mejora significativa en la tasa de crecimiento de Israel. El departamento de investigación del Banco de Israel emitió el 28 de diciembre un pronóstico económico actualizado de 2016 a 2017, en el que los economistas del banco central redujeron su pronóstico anterior de 2016 en medio punto porcentual, del 3,3% al 2,8%, citando la contracción en el comercio mundial y la lentitud en la economía mundial como principales factores detrás de esta revisión a la baja. Suponiendo una mejora en la economía mundial, el Banco de Israel espera que el crecimiento de Israel se eleve por encima del 3% en 2017.

Zvi Eckstein, profesor visitante de Finanzas de Wharton y decano de la Escuela de Negocios Arison en el Centro Interdisciplinario Herzliya, está de acuerdo en gran parte con esta evaluación. “La economía está creciendo a una tasa subyacente de 2,5% a 3% anual y esta tasa se ​​mantendrá en su lugar en el futuro previsible”, dice. “En un buen añopodría llegar a 3,25% o incluso el 3,5%, pero no más”.

“Debido al aumento en el valor de la tasación oficial, especialmente vis-à-vis las monedas europeas, muchas industrias que solían exportar ya no pueden hacerlo” -Zvi Eckstein

La “dualidad” de la economía israelí

Eckstein cree que la “dualidad” de la economía israelí sigue siendo un elemento clave y en realidad se está intensificando. Esto se refiere a la dicotomía entre los sectores de alta tecnología de Israel, que están orientadas a la exportación y que se caracterizan por su alta rentabilidad y alta productividad, en comparación con la mayor parte de su economía interna, que está protegida de la competencia extranjera y plagada de baja productividad y una mejora muy gradual en calificación.

“La industria de alta tecnología de Israel, que es el motor de su crecimiento de las exportaciones, lo está haciendo bien”, observa. El sector de la puesta en marcha del país continúa atrayendo flujos de inversión extranjera considerables. Sin embargo, como muestran los datos de 2015 antes citados, el crecimiento general de las exportaciones es lento. Esto, explica Eckstein, se debe a la fortaleza de la moneda israelí, el shekel, que, a su vez, es el resultado de un creciente superávit de la cuenta corriente. En 2015, ese excedente ha marcado nuevos récords, gracias a la fuerte caída en el costo de las importaciones, sobre todo de productos energéticos y de materias primas.

“Debido al aumento en el valor del shekel, especialmente vis-à-vis las monedas europeas”, continúa, “muchas industrias que solían exportar ya no pueden hacerlo. En consecuencia, el crecimiento de las exportaciones se encuentra en problemas y no puede impulsar el crecimiento económico global”.

Avi Temkin, comentarista económico senior de Globos, guía diaria de negocios de Israel, agrega otra capa de insatisfacción por el desempeño económico del país: “La tasa de crecimiento tiene que estar relacionada con el rápido crecimiento de la población de Israel – que aumentó un 2% en 2015, de 1,8% a 1,9% en los años anteriores. Estas son tasas mucho más rápidas que en los EE.UU., por no hablar de las de Europa. Medido en términos per cápita, el crecimiento del PIB de Israel es en realidad muy bajo – en el año 2015, era insignificante“.

Por lo tanto, lo que parece a primera vista ser un buen desempeño no se considera suficientemente bueno. La pregunta entonces es qué se debe hacer para mejorar las cosas – pero las respuestas son complicadas por el supuesto implícito de que las soluciones están disponibles. Esa suposición se ve socavada por la realidad de que la economía israelí es pequeña y abierta al comercio internacional y la inversión, por lo que su destino de ninguna manera está exclusivamente en sus propias manos.

Corto plazo frente a largo plazo

Las implicaciones políticas de esta situación fueron un tema central en una discurso importante titulado “Desafíos de Política Económica para el corto y largo plazo”, a cargo de la gobernadora del Banco de Israel Karnit Flug en una conferencia el 30 de diciembre. En este trabajo programático, Flug definió el papel de la política monetaria y de tipo de cambio – que el banco central se encarga de formular y ejecutar – como “centrado en suavizar el impacto a corto plazo de la volatilidad económica en la inflación y en el crecimiento y el empleo”, mientras que la política fiscal y estructural “se centra en lograr un crecimiento inclusivo que … aumente el nivel de vida de toda la población en el largo plazo”.

Flug pasó a discutir los problemas con los que el banco central ha estado lidiando los últimos dos años y espera seguir haciéndolo en los dos siguientes. En primer lugar, la inflación medida por el índice de precios al consumidor (IPC) ha sido negativa en los últimos dos años, mientras que el mandato del banco central es lograr un rango meta de inflación de entre el 1% y el 3% anual. Esta situación “se deriva en gran medida de la caída de los precios de las materias primas y la energía, y de la reducción de precios iniciada por el gobierno. Estos factores redujeron el IPC en un 1,7% en el último año; limpio de estos factores, el IPC subió un 0,8%”, señaló la gobernadora.

En otras palabras, la inflación negativa – Flug tuvo cuidado de evitar la temida palabra “deflación” – en gran medida se importa. Lo mismo ocurre con el otro problema que azota a la política monetaria, es decir, el aumento en el valor de la tasación oficial – también resultado de las políticas de interés a tasa cero perseguidos por los principales bancos centrales.

“Medido en términos per cápita, el crecimiento del PIB de Israel es en realidad muy bajo – en el año 2015, fue insignificante”. -AVI Temkin

“En este contexto”, la gobernadora explicó que “el Banco de Israel ha desplegado toda la gama de instrumentos de políticas: una política monetaria expansiva, junto con una declaración del comité monetario que espera que la política siga siendo expansiva durante mucho tiempo; la intervención en el mercado de divisas para evitar una revaluación aún más brusca; y una serie de medidas de estabilización para hacer frente a los peligros en desarrollo en el mercado de la vivienda”. El último punto es una referencia a la rápida subida de los precios de la vivienda y los préstamos hipotecarios en los últimos años.

Sin embargo, y en agudo contraste con la naturaleza de corto plazo y de origen principalmente extranjero de los desafíos que enfrenta la política monetaria, dijo Flug, “los problemas estructurales a largo plazo que enfrenta la economía no son susceptibles de herramientas de política monetaria. Necesitan políticas fiscales y estructurales nuevas, revisadas”.

Dos desafíos centrales

En sus comentarios, la gobernadora se posó en “dos desafíos centrales que enfrenta el gobierno: Elevar la tasa de crecimiento de la productividad … y el cierre de las brechas (sociales) y la reducción de la escala de pobreza”. Pasó a identificar tres orientaciones políticas clave necesarias para lograr el éxito frente a estos retos: seguir adelante con la aplicación de políticas destinadas a la integración de los grupos de población marginales en la fuerza de trabajo; elevar el nivel de capital humano en la fuerza de trabajo, tanto a través del sistema educativo y la formación tecnológica, y la eliminación de barreras para el crecimiento, para lo cual se enumeran una serie de medidas de política necesarias.

Moneda israelí

Es un reflejo de la medida en que Flug personalmente y, bajo su liderazgo, el Banco de Israel como institución se han distanciado de las prioridades de estrategia y política económica del primer ministro Benjamin Netanyahu, su receta [de Flug] apoyada en gran medida por críticos ajenos al gobierno. Eckstein, él mismo vicegobernador del Banco de Israel de 2006 a 2011, durante el mandato de Stanley Fisher como gobernador, es autor de numerosos documentos de política que presentan propuestas de medidas, especialmente en relación con el problema apremiante de mejorar la productividad en la economía nacional.

Visto desde fuera, hoy puede ser mucho más abiertamente crítico de la falta de acción del gobierno que altos funcionarios del banco central. “El gobierno actual se centra en medidas para conseguir precios a la baja”, dice, dando a entender que esto no es suficiente para superar el desafío de bajo crecimiento y alta pobreza. La reducción de precios de la vivienda, si se hace correctamente, es un importante objetivo estratégico, ya que puede aumentar el crecimiento y reducir la pobreza. Hasta el momento, no está claro que las medidas adoptadas sean eficaces para lograr ese objetivo.

Si bien no acusando abiertamente al ministro de Finanzas Moshe Kahlon de populismo, Eckstein señala que “el ministro de Finanzas se dedica a mantener las promesas que hizo a sus electores sobre los precios en general y de la vivienda en particular”. Aunque estos esfuerzos tengan éxito, no harán nada para resolver los problemas estructurales a largo plazo que Eckstein y Flug han resaltados y tratado de abordar.

Temkin, el analista de medios, está de acuerdo sobre el problema de la baja productividad, pero no está dispuesto a aceptar la exoneración de culpa que Flug ha dado a la política monetaria y cambiaria – y por lo tanto implícitamente a ella y sus colegas. Temkin apunta a otro aspecto de la historia del éxito macroeconómico de Israel que pone el punto de mira de nuevo en la política monetaria y cambiaria.

La necesidad de inversión nacional

“Como resultado de los superávits en cuentas corrientes que Israel está ejecutando, estamos acumulando constantemente activos en el extranjero, que ahora superan los $ 100 mil millones en términos netos. Esto simplemente significa que el exceso de ahorro generado por la economía israelí se está canalizando en el extranjero.

“Lo que deberíamos estar haciendo”, dice Temkin, en una fuerte salida del pensamiento económico aceptado tanto en Israel como en general”, es usar los ahorros para inversión nacional. Eso reduciría el superávit en cuenta corriente y quitaría algo de la presión al alza de la tasa de cambio, mientras se abordan los problemas a largo plazo de baja productividad y la necesidad de generar crecimiento más rápido y sostenible”.

Temkin comparte la decepción de Eckstein con las políticas y prioridades de Kahlon como ministro de Finanzas. También pone de relieve la ausencia de Netanyahu en el área de formular políticas económicas, tanto en los gobiernos actuales como en los anteriores. Aunque Netanyahu ha sido primer ministro desde 2009, en las coaliciones formadas después de las elecciones de 2013 y 2015 se vio obligado a dar a la administración de la Tesorería a la cabeza de un partido político rival – mientras que en el gobierno 2009-2013, el Tesoro estaba en manos del Likud y Netanyahu participó directa y estrechamente en la formulación de la estrategia económica y dirigía la política.

Parece, pues, que mientras la economía es capaz de seguir creciendo a un nivel razonable – aunque nada excepcional -, sus problemas subyacentes y a más largo plazo se cocinan a fuego lento en un segundo plano. Los expertos dicen que sólo un cambio drástico en la situación política o económica interna puede perturbar este conveniente, pero en último caso no deseado estado de cosas.

Fuente: knowledge.wharton.upenn.edu Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

https://www.enlacejudio.com/2016/01/10/la-economia-de-israel-es-estable-pero-por-cuanto-tiempo/

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí